Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sortu plantea adecuar al colectivo de presos al “nuevo tiempo político”

La formación soberanista apuesta por superar la estrategia de su frente de cárceles

ampliar foto

Sortu plantea adecuar al colectivo de presos de ETA al "nuevo tiempo político". Abandonar la denominación de presos políticos para denominarlos "independentistas" y superar el papel "basado en la resistencia" del colectivo de presos de ETA son algunas de las propuestas que Sortu baraja en un proceso de reflexión interna denominado Abian —en marcha, en euskera— que anunció la noche del martes en Pamplona el responsable de resolución del conflicto de la formación hegemónica de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria.

En una charla ante militantes del partido, el dirigente abertzale pidió al colectivo que agrupa a los reclusos de la banda que, "dado que la salida de los presos no va a venir de un acuerdo en una mesa", estudien usar el marco jurídico y penitenciario para buscar esa salida. Hasta ahora el colectivo de presos de ETA —EPPK en sus siglas en euskera— había rechazado la adhesión a medidas de reinserción de sus miembros. Etxeberria, no obstante, descarta el "arrepentimiento o la delación" que, afirma, "son medidas de excepción sólo para los presos vascos".

En ese sentido, el dirigente de Sortu reconoció que la salida de los presos se producirá "por medio de cauces legales y con una aplicación individualizada". Para ello proponen poner en marcha un plan de "excarcelación condicional anticipada". Sortu también confía en que tanto Euskadi como Navarra obtengan las competencias en materia penitenciaria, como han solicitado ambas comunidades.

Rufi Etxeberria anunció que la dirección de Sortu plantea la integración de la actividad del colectivo de presos dentro de la estrategia del independentismo vasco que "actualmente se desarrolla por vías políticas y democráticas". La formación soberanista lamenta la paralización del proceso de diálogo con el Gobierno central, pero mantiene que sigue adelante con la estrategia de final de la violencia. "La izquierda abertzale seguirá luchando para que los presos estén entre nosotros cuanto antes, pero, eso sí, dentro de una estrategia política independentista que debe ser eficaz y fructífera", matizaba Etxeberria, que consideró que "la caracterización actual del EPPK corresponde a otra época política y una estrategia superada".

En lo referido al desarme de ETA, Sortu plantea como objetivo la destrucción de los arsenales de la banda. Propone la creación de una comisión independiente que verifique y selle los zulos y posteriormente se destruyan "en un tiempo prudencial". Para ello, Etxeberria pedía el apoyo de los Gobiernos vasco y navarro.

Rufi Etxeberria también solicitó al nuevo Gobierno español que cumpla la hoja de ruta marcada por la Conferencia de Aiete en 2011, ya que, tras las elecciones de noviembre de ese año, el Gobierno Mariano Rajoy (PP) decidió "poner el contador a cero". Según Etxeberría, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) asumió entonces la excarcelación de los presos gravemente enfermos, el traslado escalonado de los reclusos de ETA a cárceles de Euskadi o Navarra y la mejora de sus condiciones de vida. Según el dirigente abertzale, el PP y los principales partidos "tuvieron conocimiento de la labor realizada" por los mediadores internacionales que patrocinaron la declaración de Aiete, previa a la declaración de final de la violencia realizada por ETA en noviembre de 2011.

Más información