Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rivera propone que PP, PSOE y Ciudadanos negocien sin líderes

El presidente de la formación emergente cree que es mejor que los equipos de cada partido encabecen el diálogo ante la falta de comunicación entre Rajoy y Sánchez

Albert Rivera durante la rueda de prensa posterior a la Ejecutiva nacional.

Albert Rivera quiere que el PSOE y Ciudadanos empiecen a negociar conjuntamente esta misma semana con el PP y Podemos, y propone que los líderes de cada partido dejen paso a sus equipos para que sus fricciones personales no afecten a las conversaciones. Ese, precisamente, fue el modelo que siguieron los socialistas y Ciudadanos cuando empezaron a pactar el acuerdo con 200 reformas que han convertido en la base de su propuesta, y que el viernes sumó 131 apoyos en la votación de investidura fallida de Pedro Sánchez. Como Felipe VI no ha propuesto aún un nuevo candidato, Rivera considera que todavía no es necesario que se citen los cabezas de cartel. Su objetivo, ha explicado, es trabajar en el programa y sus medidas, ya que el acuerdo no tiene quién lo lidere hasta que el Monarca se pronuncie. En cualquier caso, si Rajoy le invita a una reunión, con o sin Sánchez, acudirá.

"Si realmente el problema es de sillas, apellidos y egos, que se le diga a los españoles", ha dicho Rivera sobre la incomunicación que marca la relación entre Sánchez y Mariano Rajoy, y el veto que mantiene Pablo Iglesias para con su partido. "Dado que no se dan la mano, lo más razonable e inteligente es hablar de contenidos entre equipos negociadores", ha seguido el presidente de Ciudadanos, que quiere abrir el acuerdo a las sugerencias de asociaciones y agentes sociales para ensanchar así sus apoyos. "Hay unos más preocupados de mantenerse en el poder; y otros de asaltar el poder", ha descrito. "El señor Rajoy solo quiere hablar de su silla y su continuidad. El señor Iglesias solo quiere hablar de su vicepresidencia y sus seis ministerios. Les pido que hagan un esfuerzo".

Los dirigentes de Ciudadanos habían dicho siempre que les separa "un abismo ideológico" de Podemos, lo que hacía "imposible" que coincidieran en un acuerdo. Ahora, sin embargo, el partido de Rivera vería con buenos ojos la abstención de Iglesias, y también la del PNV, mientras que esta formación no pida a cambio el acercamiento al País Vasco de los presos de ETA o una consulta de autodeterminación. Rivera, según fuentes consultadas, sí mantiene el veto a ERC, DiLL y Bildu.

Esta es la situación. Ciudadanos asegura que sus 40 votos están comprometidos con el acuerdo de Gobierno, y no con Sánchez. Su meta, según aseguran fuentes de su Ejecutiva, es repasar punto a punto las medidas del pacto para que los dos partidos que pueden decidir la presidencia  "se retraten" y dejen claro qué reformas les impiden participar en la operación. Entonces, explicaron desde el entorno de Rivera, llegará el momento de saber si es más fácil sumar su apoyo añadiendo nuevas medidas al pacto PSOE-Ciudadanos, o quitando parte de su contenido.

Más información