Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rivera pide a Rajoy e Iglesias que dejen de destruir y construyan

El líder de Ciudadanos afea al líder del PP que haya "puesto en jaque el papel constitucional del Rey" y al de Podemos, no seguir el ejemplo de Carrillo en la Transición

Albert Rivera sonríe mientras Patxi López reclama silencio.

Albert Rivera afronta desde hoy las consecuencias de un giro radical en su trayectoria. El líder de Ciudadanos puso ayer al PP y a Podemos frente a sus supuestas contradicciones para intentar que se abstuvieran en favor de Pedro Sánchez. A Mariano Rajoy le acusó de poner “en jaque” la figura de Felipe VI al rechazar ser candidato y le recriminó que coincidiera en su voto negativo con los partidos independentistas y de izquierdas. A Pablo Iglesias, que no buscara un acuerdo, siguiendo la estela del comunista Santiago Carrillo en la Transición. Como no logró su meta, Rivera afronta ahora los efectos que cause en los votantes que se haya mostrado como socio del PSOE. “Dejen de destruir y empiecen a construir”, pidió.

“No les voy a pedir que trabajen por España, porque Rajoy ha puesto en jaque el papel constitucional del rey”, dijo sobre el presidente en funciones, que decidió no presentarse a la investidura cuando se lo propuso el Monarca. “Van a votar juntos los que quieren romper España y los que no quieren que nada cambie. Y vamos a votar juntos por el sí los que hemos entendido que hacen falta cambios y diálogo. Lamento que el señor Rajoy vote con Bildu y ERC”.

La bancada popular reaccionó con pitidos, abucheos y gritos ("¡Niñato! ¡Sinvegüenza! ¡Traidor!"). Fue tal el estruendo que provocó la intervención de Patxi López, el presidente del Congreso, que pidió silencio. Rivera esperó en la tribuna con los brazos en jarras. Mirando a su bancada. Asombrado por el ruido. Luego, criticó a Iglesias por su discurso previo, en el que el líder de Podemos mezcló el recuerdo de su beso con Xavier Domènech con su petición de “un Gobierno a la valenciana”. “Lo que quiere es un Gobierno de traca, más que a la valenciana”, opinó el presidente de Ciudadanos sobre el pacto entre PSOE, Compromís y Podemos para que Ximo Puig dirija la Comunidad Valenciana. “Hablando también de la Transición, qué diferencia entre aquel PCE y aquellos hombres de Estado y lo que hemos escuchado hoy [por este viernes] aquí al señor Iglesias”, siguió Rivera. “Ojalá se pareciera usted, ojalá. Venir del exilio y pactar con aquellos que piensan distinto es épica de verdad y no de laboratorio, como lo que ustedes traen a esta cámara”, recriminó. “¿Cuántos ministerios y secretarías pidieron desde el PCE? Ninguna. Pidieron solo libertad”, finalizó en alusión al proyecto de Iglesias, que querría una vicepresidencia y varias carteras en el caso de llegar a un acuerdo para un Gobierno de coalición con el PSOE.

Condena al franquismo

Gabriel Rufián, de ERC, acusó a Ciudadanos de ausentarse del Parlament durante una votación para condenar al franquismo. “Es una falsedad flagrante”, intervino Juan Carlos Girauta, portavoz de la formación, recordando que su partido ha llegado a coincidir con ERC cuando se votó esa condena.

Fue, según Girauta, en 2013. Rivera estaba allí. Ahora está en el Congreso. Desde hoy, vive una situación sin precedentes. Ciudadanos mantiene que su compromiso es con el acuerdo que alcanzó con el PSOE, no con Pedro Sánchez. Como dijo Rivera el jueves: “Entramos en un territorio desconocido. No sé lo que va a hacer el Rey. Nos tendremos que sentar las partes del acuerdo. Todo está por hacer”.