Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy convocará a Sánchez esta semana para recuperar la iniciativa

El PP pretende trasladar el mensaje de que no serán los responsables si hay que repetir elecciones

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, durante su intervención en el congreso provincial del PP de Lugo. EFE

Mariano Rajoy pretende llamar a partir de esta semana al líder del PSOE para pedirle que le apoye o se abstenga y le permita seguir siendo presidente tras su investidura fallida. El PP pretende recuperar la iniciativa tras el mes de protagonismo negociador de Pedro Sánchez, y sobre todo, trasladar el mensaje de que si hay que repetir los comicios en junio por falta de acuerdos, no será por su culpa. “Esperamos que a partir de la semana que viene, esta vez sí, el PSOE acepte el pacto. Rajoy va a liderar esas negociaciones”, aseguró este domingo la vicesecretaria de programas del PP, Andrea Levy. “Si Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias quieren que vayamos a elecciones, serán ellos los responsables”, añadió. 

El PP, en cualquier caso, sabe que el PSOE ha repetido que no les apoyará “ni por activa ni por pasiva” y por eso Rajoy ha puesto ya a la formación en modo precampaña electoral,  como demostró en el acto de partido, con un claro formato de mitin, que protagonizó el sábado en Salamanca.

En cuanto a Ciudadanos, el PP marca ahora distancias. Porque es su principal rival ante unas posibles elecciones – el propio Rajoy admitió el sábado que les habían quitado “muchos electores”- y por su alianza con el PSOE. “Jugaba al disimulo, pero ahora ya sabemos quién es Albert Rivera: el número dos de Sánchez que quiere revivir el zapaterismo”, aseguró Levy al clausurar el congreso del PP de Lugo, en el que se ha nombrado nueva presidenta regional a Elena Candia, alcaldesa de Mondoñedo.

La vicesecretaria de programas del PP pidió a ese "tándem de perdedores" que "dé un paso atrás" y deje gobernar "al partido que ha ganado las elecciones".  Por mucho que lo intenten, dijo,  "no podrán hacer en los despachos lo que no consiguieron en las urnas". Y dirigiéndose al líder socialista, añadió: "El PSOE ha adoptado lo mejor del sectarismo político, intentando aislar al PP. Así no, Pedro. Así no se hace política. O apoya la investidura de Rajoy o lo mejor que puede hacer es retirarse y dejar de hacernos perder el tiempo". 

Tampoco el diálogo con Ciudadanos parece muy factible porque Rivera quiere negociar tomando como base el documento que ha firmado con el PSOE, el mismo que Rajoy considera una “voladura” a toda su “obra”. El PP insiste en su propio documento, cinco propuestas genéricas sobre empleo, reforma fiscal, Estado del bienestar, Educación y fortalecimiento institucional y tampoco está dispuesto, como pide el líder de Ciudadanos, a sacrificar a su líder.

De hecho, el acto del PP ayer en Lugo, como todos los del partido últimamente, se convirtió en una reivindicación de Rajoy para tratar de acallar esas voces que piden su retirada. "Hoy es más importante que nunca que el PP esté fuerte, unido. Han sido cuatro años difíciles, pero hubo un hombre que trabajó todos y cada uno de los días para devolverle a España la esperanza: Mariano Rajoy, y por eso volvió a ganar las elecciones", declaró Levy. El sábado, el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, también le dedicó estas palabras al presidente popular: "Siéntente muy arropado. Te queremos profundamente".

La vicesecretaria de programas del PP empleó los mismos términos que el presidente en funciones para referirse al debate de investidura de Sánchez -"sainete", "show", "espectáculo" -  y pidió a los militantes presentes en el acto en Lugo que "transmitan a sus vecinos" que la mejor opción es su partido.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, uno de los nombres más recurrentes en las quinielas para una hipotética sucesión de Rajoy, también hizo un llamamiento al cierre de filas.  "El éxito del PP es la unidad", dijo. El sábado respaldó a José Manuel Baltar, investigado por acoso sexual y cohecho, y reelegido como presidente de los populares de Ourense.