Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Baltar, investigado por acoso sexual y cohecho, revalida la presidencia del PP de Ourense

El presidente, respaldado por la dirección nacional de su partido, declara el próximo día 15 en el juzgado

José Manuel Baltar, en un mitin en 2010.

“Este es el acto político más importante que se celebra hoy en Galicia y en España”, clamó este sábado un exultante José Manuel Baltar en la inauguración del XVII congreso provincial del PP. Horas después, expresaba su satisfacción por el respaldo casi unánime (el 95,66% de los votos) de cerca de un millar de compromisarios a su candidatura, la única que se ha presentado para dirigir el partido en Ourense.

Desde que el pasado mes de octubre una mujer acudió a la Fiscalía para denunciarlo por acoso sexual (aseguró que en 2010 Baltar le había ofrecido un empleo en la Diputación, entonces presidida por su padre, a cambio de sexo), el hijo-sucesor del todopoderoso barón del PP gallego no ha hecho más que mirar hacia delante. También pesa sobre él una investigación por un supuesto cohecho. Este sábado ha contado con el respaldo de Feijóo y del PP nacional a través de la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, que ha cargado contra los que se “autoetiquetan como nueva política” y pretenden “enseñar” a los populares orensanos a hacer las cosas.

Un asunto personal

El PP gallego intenta pasar de largo por la imputación del presidente orensano. A lo largo de los últimos cinco meses, tras haber sido difundidas las grabaciones aportadas por la denunciante en las que se escucha supuestamente a Baltar prometerle un empleo en la Diputación y jactarse de cambiar las notas de las oposiciones, el presidente provincial ha evitado pronunciarse sobre la denuncia. “Es un asunto personal”, responde invariablemente.

El dirigente orensano pudo respirar aliviado cuando la fiscalía anunció, sin haberlo citado a declarar ni pedir las grabaciones que ofrecía la demandante, que descartaba la investigación del supuesto acoso sexual. Prácticamente al mismo tiempo el presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, arropaba a Baltar y cargaba contra la demandante: la acusó a ella de haber intentando hacer delinquir al presidente orensano.

La tranquilidad fue efímera: horas antes del archivo por la Fiscalía la mujer ya había acudido al juzgado con las grabaciones y los mensajes de texto. La denuncia prosperó. La titular del Juzgado de Instrucción 3 de Ourense acabó citando al presidente popular para el día 10 de este mes en calidad de investigado, junto a la demandante, por los supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias y acoso sexual.

El PP gallego convocó para cinco días antes de ese trance el congreso provincial que se ha celebrado esta mañana y Feijóo, presente en el cónclave, volvió a expresar todo su respaldo al presidente imputado que se mantiene el cargo desde el que sucedió a su padre en 2010, tras derrotar sin paliativos al candidato patrocinado por las direcciones gallega y nacional del partido. Desde entonces no ha habido candidato alternativo.

Un viaje a Eurodisney

Tocado ahora por la demanda, Baltar se revuelve contra la investigación judicial. Al conocer su citación para cinco días después del congreso, reclamó a la juez que la pospusiera alegando que tenía comprometido de antemano un viaje a Eurodisney. Declarará finalmente el día 15. Y al conocer que el grupo político de la oposición Democracia Ourensana (DO) se había personado como acusación popular (ante la eventualidad de que una posible imputación a la demandante invalidara la acusación particular) pidió a través de su letrado que se impusiera a DO una fianza de 100.000 euros que la juez estimó no obstante en 9.000 y que el grupo político ya ha pagado.

Este sábado por la mañana, aclamado por los suyos -los mismos que durante décadas habían cerrado filas ya con su padre y predecesor en todos sus cargos, condenado finalmente por enchufismo tras consumar la sucesión-, Baltar consiguió el respaldo unánime del cónclave a un manifiesto en defensa de las diputaciones “frente a los intereses partidistas”. El PP gallego solo mantiene la de Ourense.