Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno amplía su investigación a la consejería de Exteriores de Romeva

La Abogacía del Estado amplía su informe al nuevo departamento que dirige Romeva

El Gobierno ha ampliado la investigación de la Abogacía del Estado y sus servicios jurídicos abierta sobre la fórmula utilizada por el nuevo presidente catalán, Carles Puigdemont, para aceptar su cargo sin acatar la Constitución española también a la decisión de nombrar un nuevo consejero de Exteriores, puesto que ostentará Raül Romeva. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría aclaró esta mañana, tras el Consejo de Ministros, que el Ejecutivo central ha frenado el primer informe de sus expertos jurídicos para añadir un estudio detallado sobre los criterios y la composición del nuevo departamento, cuando se publiquen en el Boletín Oficial del Gobierno catalán.

El trabajo de los responsables de la Abogacía del Estado sobre el particular juramento de Puigdemont no está acabado porque, entre otras razones, se ha añadido a su foco la composición de la nueva cartera de Exteriores, que hasta ahora era solo una secretaría general y tenía otra estructura totalmente distinta. El Ministerio de Exteriores que dirige José Manuel García-Margallo ya había avanzado que vigilaba muy de cerca ese nuevo departamento, aunque el propio Romeva se encargó de aclarar desde el primer momento que no pretendía entrar en conflicto con el Gobierno central.

Soraya Sáenz de Santamaría subrayó esta mañana, tras un nuevo Consejo de Ministros del Gobierno de Mariano Rajoy en funciones, que estudiarán con todo detalle cualquier actuación del ejecutivo catalán que pudiera pretender vulnerar las leyes o la Constitución vigente. La vicepresidenta recordó de nuevo que el Tribunal Constitucional ya falló y por unanimidad contra la resolución aprobada el 9 de noviembre por el Parlamento catalán que pretendía avanzar en esa misma línea.

La vicepresidenta aprovechó su comparecencia para arremeter especialmente contra el PSOE y su líder, Pedro Sánchez, por haber prestado a varios senadores a los grupos nacionalistas catalanes Democracia i Llibertat y Esquerra Republicana de Cataluña para que pudieran formar grupo propio en el Senado. Santamaría pidió explicaciones a Sánchez por esa actuación tanto en nombre del Gobierno como de los militantes de bases socialistas, y citó las provincias de Lugo y Cantabria, por “dar voz y más relieve” a esas formaciones independentistas con una concesión que criticó por “muy preocupante” y un “malísimo precedente” ante la futura formación del nuevo Ejecutivo central en un momento de grave desafío para España.

Más información