Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

PSOE, Podemos y Ciudadanos renuncian a los coches oficiales

También la socialista Micaela Navarro decide prescindir del vehículo oficial con chófer que el Congreso facilita a cada uno de los miembros de la Mesa

La socialista Micaela Navarro ha renunciado al coche oficial que le corresponde como vicepresidenta segunda de la Mesa del Congreso. La diputada del PSOE se ha unido así a los representantes de Podemos y Ciudadanos, que ya anunciaron esa decisión previamente y para todos los miembros del partido que tenga derecho al uso del vehículo. En consecuencia, además de Patxi López, presidente de la Cámara y tercera autoridad del Estado, en la Mesa solo mantendrán ese medio de transporte los representantes del PP.

El Congreso facilita un coche oficial con conductor a cada uno de los nueve miembros de la Mesa, en la que las formaciones que lideran Pablo Iglesias y Albert Rivera cuentan con cuatro representantes en su conjunto, así como a los portavoces de los grupos parlamentarios. Podemos aún no ha decidido cuál será la estructura de su dirección parlamentaria, pero ha anunciado que "el próximo portavoz del grupo parlamentario de Podemos también renunciará al vehículo oficial". Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos, tampoco lo usará.

El partido de Iglesias ha señalado en un comunicado que la vicepresidenta tercera, Gloria Elizo, y el secretario cuarto, Marcelo Expósito, de En Comú Podem, han optado por renunciar a esta prerrogativa. El partido califica de "gesto", que se suma a "la renuncia que los diputados de Podemos ya hicieron de las pensiones a exparlamentarios, la tarjeta de 3.000 euros para taxis o el pago de internet en el domicilio, así como la limitación de los sueldos a tres salarios mínimos interprofesionales [unos 1.950 euros]". El 50% de la diferencia entre esa cantidad y el tope salarial de un diputado, 4.500 euros de media, se destina a la financiación de esta formación.

Los dos cargos de Ciudadanos en el órgano de gobierno de la Cámara, los secretarios segundo y tercero, José Ignacio Prendes y Patricia Reyes, respectivamente, también han renunciado al coche oficial. Los diputados de Ciudadanos también han renunciado a que el Congreso les pague la conexión a internet en el domicilio, pero no a la tarjeta de 3.000 euros para taxis.

Micaela Navarro, presidenta del PSOE, ha decidido seguir los pasos del portavoz parlamentario de los socialistas, que prescindió del coche oficial al ser nombrado para ese cargo en septiembre de 2014. Esos vehículos, además de los miembros de la Mesa y los portavoces, suelen utilizarlos los integrantes de las direcciones de los grupos y los diputados "cuando lo precisan para asistir a actos o reuniones oficiales", han recordado fuentes del PSOE. 

Más información