Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez detalla los abusos sexuales a un menor de 10 curas de Granada

Levantado el secreto del sumario del caso de agresiones que un joven denunció al Papa

Ampliar foto
Casa en Pinos Genil (Granada) propiedad de algunos de los acusados de pederastia y donde supuestamente cometían abusos a menores.

El juez Antonio Moreno Marín, que investiga un clan de presuntos curas pederastas de Granada, ha sintetizado, en apenas cinco folios, la cruda y descarnada escalada de abusos sexuales que sufrió un joven monaguillo, cuyo caso llegó a oídos del Papa. El auto de levantamiento del secreto del sumario sobre el llamado caso Romanones incluye un relato de hechos imputados que repasa tres años de abusos, que empezaron de manera inocente y acabaron en orgías y vejaciones, supuestamente perpetradas por el sacerdote Román Martínez, supuesto cabecilla del grupo, y supuestamente secundadas o consentidas por otros nueve sacerdotes y dos laicos.

El joven denunciante, que ahora tiene 24 años y se declara supernumerario del Opus Dei, cuenta cómo todo comenzó inocentemente en 2004, cuando tenía 14 años. Él y un amigo habían sido monaguillos de la iglesia de San Juan de Vianney (Granada) desde los siete años. Por ello no les extrañó que el párroco, Román Martínez, les invitara a la casa parroquial ni tampoco que los llevara al chalé de la urbanización Los Pinillos de Cenes de la Vega donde se reunía el clan. El entonces chaval se quedaba a "dormir y a ver alguna película", porque los curas veían en él "una gran vocación para el sacerdocio" y creían que tenía que aprender y compartir su "modo de vida".

Lo primero que puso en alerta al joven, que denunció los hechos el 14 de octubre de 2014, fue esta situación que se narra en el auto del titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada: "Cuando [el denunciante] se quedaba a dormir, R [Román] le proponía ocupar su cama, estando otras camas libres; ante la negativa inicial, R. le decía que iba a romper la relación que como de un padre a un hijo le estaba dando, por lo que aquel accedió (...) al sentirse presionado física y psicológicamente". Era la primera etapa.

Una noche todo cambió. A peor. Tras quedarse a dormir "sin que nada ocurriera", don Román le pidió que le diera un masaje para relajarse. El cura estaba "completamente desnudo". El juez entra a describir escenas explícitas de sexo (necesario para precisar qué tipo de delito se puede imputar: agresión o abuso sexual), se detiene en contar cómo el sacerdote se excitaba y en cómo pedía a su víctima que le masturbara y que se dejara a su vez. El joven se negó, pero el sacerdote intentaba de esta manera vencer su resistencia: "Soy tu padre; tienes que dejarte llevar; no vives bien tu sexualidad". Y la víctima, temerosa de que lo echaran de la congregación, accedió. Otra etapa de la escalada.

El auto describe cómo en dos ocasiones, entre 2006 y 2007, el sacerdote intentó penetrar analmente al joven, tras reclamarle y practicarle masajes en los que ya se incluía el aceite. "Debes dejarte llevar y vivir la sexualidad sin tapujos", cuenta el joven que le decía el cura para que accediera a todo lo que él pedía. El relato se hace en este punto especialmente escabroso.

El denunciante cuenta cómo fue masturbado por otros dos de los acusados, quienes, además, "practicaron en varias ocasiones sexo anal y felaciones con R. y entre sí" en su presencia, al tiempo que le ponían películas pornográficas para que el joven sintiera que lo que ellos hacían "era algo normal". El joven le contó al juez que Román, durante las tertulias del grupo de curas, llegó a amenazarlo con echarlo del grupo "si no vivía la sexualidad con claridad de miras".

El juez se pregunta si los delitos han prescrito

Los tertulianos de los Romanones, además, "se exhibían desnudos en la piscina " de la casa de Los Pinillos, y solían besarse, darse masajes y acariciarse entre ellos, según el propio denunciante y otros tres jóvenes, cuyo testimonio ha sido incluido en la causa.

El juez, que sólo da iniciales de los supuestos abusadores o consentidores, considera que estos pueden haber cometido los delitos de agresión y abuso sexual, exhibicionismo, y otros, tanto en grado de participación como de cooperación necesaria o encubrimiento.

Pero, antes de proceder, el juez da un plazo de 10 días a las partes para que se pronuncien sobre si los delitos pueden estar prescritos, debido a los años transcurridos desde que ocurrieron los hechos hasta que se interpuso la denuncia.

La segunda supuesta víctima terminó acudiendo a misa casi a diario al hacerle el padre Román plantearse una posible vocación sacerdotal. Comenzó con siete u ocho años y se fue de la parroquia siete años después. En ese tiempo lo invitaba a merendar a una casa del Zaidín con el grupo de imputados. El menor observaba cómo los integrantes del grupo se besaban, lo que no le parecía normal, pero lo justificaban en que eran “como una familia” en la que R. M. V. C. era un “padre cercano”. El joven, que en 2003 y 2004 pasó más tiempo con estos sacerdotes, se refirió también a “muestras de cariño” que le hacía supuestamente el padre Román para “ayudarle” con unos problemas de espalda que tenía el menor. Tales masajes se alegaban con “finalidad libidinosa”. El joven se encuentra en tratamiento psicológico, detalla el juez.

Además, hay dos testigos más que han relatado hechos que pudieran ser constitutivos de delito. El tercero, cuando tenía 14 o 15 años acudió a la casa de Los Pinillos y vio como los sacerdotes se bañaban en la piscina y se cambiaban delante de todo el mundo. Aunque el padre Román se lo pidió, no llegó a dormir con él. Cuando tenía 13 años el cura le acarició mientras veía la televisión con “ánimo libidinoso”. El cuarto testigo que consta en el auto relata un episodio en la ducha donde el cabecilla de este grupo habría intentado tocamientos.

“Todo el grupo de imputados dispone de importante patrimonio en común”, concluye en su exposición el juez. Los hechos imputados indiciariamente a este grupo de sacerdotes provocaron que varios fueran apartados del ejercicio, igual que uno de los seglares de su labor de docente como profesor de Religión.

El levantamiento del secreto del sumario ha coincidido con la visita que el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, ha realizado al Vaticano por invitación expresa del Papa.