Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pablo Iglesias ansía un programa de televisión si es presidente

Podemos presenta hoy su estructura y estrategia política votadas por miles de personas

Pablo Iglesias y Jordi Évole, durante la entrevista del programa 'Salvados'.

Pablo Iglesias, el padre de Podemos, duda de si se quedaría en el Congreso de los Diputados en el caso de ser candidato a las próximas elecciones generales y no salir elegido presidente. "Si no gano las próximas elecciones generales, igual me voy", confesó en una entrevista emitida anoche por La Sexta en el programa Salvados, en el que también afirmó que “sería la hostia” disponer de un programa de televisión para responder a los ciudadanos desde la presidencia del Gobierno. En un tono distendido y entre risas, respondió a Jordi Évole que sí le gusta esa idea.

Iglesias reiteró que no es partidario de que Podemos concurra a las elecciones municipales con esta marca por "estrategia" y por "prudencia" pensando en su verdadero objetivo, las elecciones generales. "En el momento que mínimamente nos parezcamos a la casta, estamos muertos", comentó poniendo de ejemplo un eventual escándalo con un concejal que concurriera bajo la marca Podemos. "Ahora no nos lo podemos permitir", aseguró.

En la entrevista también manifestó que es muy consciente de a qué se debe el éxito de Podemos, que cosechó 1,2 millones de votos y logró cinco escaños en las pasadas elecciones europeas. "Somos el resultado de un desastre generalizado", dijo sobre la situación general de España. "Los padres de Podemos son el PP y el PSOE", añadió.

Entre otras cuestiones, el eurodiputado apuntó que Podemos "puede decepcionar incluso teniendo éxito" y que el programa electoral para las elecciones generales tendrá que ser mucho más concreto que el de las pasadas europeas. "En política nunca hay que comprometerse a algo que no se pueda cumplir inmediatamente", afirmó.

La entrevista a Iglesias se emitió la víspera de que se conozca el resultado de las votaciones internas que definirán la estructura de la futura dirección de Podemos y su estrategia política a medio plazo. Saldrá de una votación por Internet en la que se inscribieron para participar más de 190.000 personas y que ha escenificado el primer enfrentamiento interno en la cúpula del partido.

Pablo Iglesias y sus colaboradores más cercanos, las caras más visibles del movimiento desde que nació —Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre—, proponen una dirección más jerárquica con un secretario general fuerte y salvaguardar la marca para las elecciones autonómicas y generales, en lugar de arriesgarse concurriendo a las municipales.

Enfrente, el sector que lideran los eurodiputados Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y Lola Sánchez, aboga por diluir el liderazgo con tres portavoces, elegir por sorteo una parte del futuro Consejo Ciudadano y dar potestad a los círculos —asambleas de las ciudades— para optar a las municipales bajo el paraguas de Podemos.

Esa es la decisión sobre la que las bases han votado en una semana convulsa, puesto que un sector de Podemos, encabezado por los tres eurodiputados, acusó al equipo de Iglesias de alterar las normas al imponer una votación conjunta sobre distintos documentos, de forma que no pueda imponerse la tesis de una corriente sobre la estructura política y la de otra en la estrategia electoral. El núcleo duro de Podemos pidió disculpas por la comunicación pero mantuvo el esquema de votación que, según Iglesias y su equipo, se había decidido en un encuentro de la formación en septiembre. Así que los seguidores de Podemos votaron un todo. El profesor de la Complutense y tertuliano televisivo sigue siendo el favorito para mantener en el futuro las riendas del partido, al que la última encuesta de Sigma Dos para Telecinco, sitúa delante del PSOE.

Más información