Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un sector de Podemos acusa a Iglesias de condicionar el voto de las bases

Miembros de los círculos critican un cambio de última hora en el reglamento

Los promotores recuerdan que el método quedó fijado el 15 de septiembre

Ampliar foto
Pablo Iglesias, el pasado domingo.

Un sector de las bases de Podemos acusa a los fundadores de la formación de intentar condicionar el proceso de votación de los documentos internos —que terminará el próximo domingo— para asegurarse el liderazgo. Decenas de simpatizantes integrados en los llamados círculos denuncian que a última hora del domingo, al acabar la asamblea ciudadana que congregó en Madrid a unos 7.000 simpatizantes, se impulsó un cambio del reglamento que obligaba a votar de forma conjunta todos los documentos sobre principios éticos, organizativos y políticos presentados por el equipo de Pablo Iglesias. Este grupo, formado también por Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre defiende, por el contrario, que esa norma había quedado apuntada ya en un documento aprobado el pasado 15 de septiembre.

Las críticas, muchas de ellas recogidas en el foro de debate online de la organización, subrayan que este método de votación conjunta beneficia a los actuales cabezas visibles de Podemos, porque forzaría el aval mayoritario de todas sus propuestas, incluidas las que han recibido más críticas (como la de que exista un solo secretario general o la decisión de no concurrir con marca propia a las municipales). Si se vota cada documento por separado, sostiene este sector, algunas de las propuestas del equipo de Iglesias tendrían muchas probabilidades de decaer por falta de apoyos.

El eurodiputado Pablo Echenique, impulsor de la principal alternativa a Iglesias, fue miembro del equipo que el pasado domingo se opuso a ese modelo de voto (que finalmente fue aprobado por mayoría). Echenique cree que la decisión “es legítima, pero tiene importantes defectos”. Asegura que “casi todo el mundo había interpretado que los documentos se votarían por separado”. En definitiva, lo considera un error.

Pero hay sectores de las bases mucho más duros. Los simpatizantes agrupados en el muy activo Círculo de Enfermeras, por ejemplo, emitieron esta madrugada un comunicado en el que lamentan “asistir atónitos al cambio de las reglas en plena disputa de la partida, de manera unilateral y atentando contra las máximas de un ideario como el que da vida a Podemos”.

Luis Alegre, del equipo de Pablo Iglesias, defiende sin embargo que la decisión sobre la votación conjunta de documentos quedó negro sobre blanco en el reglamento aprobado en septiembre. Ese texto señalaba que “los grupos de ponentes no están obligados a presentar un bloque con tres documentos”, pero advertía a continuación que si optan por presentarlos por separado “podrían surgir incompatibilidades de documentos tras la votación”. Por ello, el equipo técnico sugería que los grupos que decidieran presentar sus documentos por separado, no en bloque, tendrían “la posibilidad de indicar con qué otras propuestas pueden vincularlas” (pactando con otros grupos). Alegre interpreta que esa redacción ya apuntaba a que los equipos podrían pedir la votación conjunta de sus propuestas, que es lo que hizo el grupo de Iglesias.

Más información