Iglesias apela a la mayoría para “ocupar la centralidad del tablero”

El líder de Podemos afirma que los que no tengan apoyos internos se apartarán

Desmonta la propuesta de Pablo Echenique: "Ya me gustaría descargarme de responsabilidad"

Intervención de Pablo Iglesias en la apertura de la asamblea ciudadana. Foto: Luis Sevillano Vídeo: Atlas

El principal promotor de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó este sábado ante la asamblea fundacional de la formación dos mensajes cargados de intenciones programáticas. Primero se dirigió a la sociedad y finalmente habló a los suyos. El profesor de Políticas apeló a la mayoría social para “ocupar la centralidad del tablero” político, y advirtió a los impulsores de propuestas alternativas para la organización del partido que el que pierda deberá “echarse a un lado”. Él mismo prometió hacerlo si su proyecto no prospera.

Iglesias aprovechó su intervención en la primera jornada del congreso abierto de Podemos, al que acudieron cerca de 7.000 simpatizantes, para dejar claro su plan con vistas al calendario electoral que arranca con los comicios autonómicos y municipales de 2015. Hace semanas ya descartó concurrir con marca propia en los Ayuntamientos por miedo a quemarla, y hoy demostró que lo que más le interesa es la cita con las generales. Para ello, cuando aún falta un año para esas elecciones, llamó a la sociedad a la movilización en las urnas. Existe una mayoría social, dijo, “que quiere que los ricos paguen impuestos, que sabe que la única manera de acabar con la corrupción es democratizar la economía, y que sabe que el problema de la crisis es que hemos estado gobernados por mangantes”.

Asaltar el cielo. ¿Quién dijo eso antes?

B. M.

"El cielo no se toma por consenso, sino por asalto". La frase de Pablo Iglesias, pronunciada hoy en el congreso de Podemos, contiene un concepto, el del asalto a los cielos, con el que Karl Marx describió las aspiraciones de la Comuna, la fugaz insurrección que tomó el poder en París entre marzo y mayo de 1871.

La expresión la utilizó Marx en una carta que dirigió a su amigo el doctor Kugelmann el 12 de abril de ese año y se convirtió en una referencia relativamente frecuente en la retórica comunista. Irene Falcón, secretaria de Dolores Ibarruri Pasionaria, tituló precisamente 'Asalto a los cielos' su libro de memorias, publicado en 1996.

Sin embargo, el origen de la expresión podría ser más remoto. El cineasta Javier Rioyo, que dirigió junto a José Luis López Linares el documental Asaltar los cielos, sobre la muerte de León Trotsky, considera que la expresión fue heredada por los comunistas del romanticismo alemán, que a su vez se inspira en la mitología griega. El asalto a los cielos es mencionado en los poemas de Friedich Hölderlin, donde se recupera la figura de los titanes, seres que combatieron a los dioses del Olimpo en la llamada Titanomaquia.

Iglesias arremetió desde el escenario del Palacio de Vistalegre, en Madrid, contra los “partidos de la casta”, nombrándoles abiertamente. “Dijimos patria y nos criticaron. Dijimos que los que quieren romper España son los que tienen cuentas en Suiza o Andorra, sean de CiU, PP o Partido Socialista”, subrayó antes de hacer un guiño a las clases medias en contraposición con el actual sistema de representación democrática. “Sentirnos orgullosos de este país es sentirnos orgullosos de las mejores escuelas públicas, de los mejores hospitales... No es la casta política la que hace funcionar este país, es la gente, esa es nuestra patria, la gente”, resumió.

Los fundadores de Podemos tienen formación y procedencia política claramente de izquierdas, pero rechazan las categorías tradicionales y aseguran que su aspiración es convertir el partido en una organización transversal. En este contexto, no se conforman con el resultado logrado hasta ahora —cinco eurodiputados y 1,2 millones de votos en las elecciones europeas del 25 de mayo— y quieren “salir a ganar”, disputando el espacio que ocupa no solo Izquierda Unida sino también el PSOE. Lo dijo de manera muy clara Iglesias al defender su modelo de organización del partido, con un solo líder y cúpula frente a la propuesta del europarlamentario Pablo Echenique que plantea órganos colegiados. “Ya me gustaría a mí descargarme de responsabilidad, pero creo que tres secretarios generales no le ganan las elecciones a Rajoy ni a Pedro Sánchez y uno, sí”, mantuvo, dejando claro cuáles cree que son sus principales adversarios políticos. Esa idea quedó instalada entre los principales cargos de la formación desde la última noche electoral. Semanas después, en una conversación en el patio del Parlamento Europeo de Estrasburgo, Iglesias afirmó con toda rotundidad: “Lo que tenemos claro es que aquí no queremos ser una opción pintoresca, no queremos ser los de la pandereta”. No quieren serlo allí ni tampoco en España.

Para describir su plan recurrió a un símil deportivo al recordar la final de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y la selección de Gasol, Navarro y Garbajosa, que logró finalmente la medalla de plata. “Estamos en una situación como esa”, consideró. “Podemos ganar a Estados Unidos. No podemos fallar ni un triple. No nos conformamos con haber llegado hasta aquí”.

El líder de la organización abrió y cerró la asamblea asegurando que en Podemos no hay división, aunque “no tiene que haber acuerdos entre familias como en los partidos de la casta”. No obstante, en su intervención inicial enfatizó una frase que se presta a una doble lectura, en clave interna y externa. “El cielo no se toma por consenso. Se toma por asalto”, proclamó entre aplausos, parafraseando unas palabras que Karl Marx empleó en una carta a su amigo el doctor Ludwig Kugelmann para describir el fracasado intento revolucionario de la Comuna de París en 1871.

En su discurso de clausura hubo quizá menos carga épica, e Iglesias aprovechó para advertir a los suyos de que los promotores de las iniciativas que no logren el apoyo de los simpatizantes deberán apartarse. No obstante, Echenique, impulsor de la principal propuesta alternativa, quiso dejar claro que no hay dudas sobre el liderazgo: “Creo que la persona que mejor puede liderar Podemos en el futuro es la que mejor lo ha liderado hasta ahora y esa persona es Pablo. Cualquiera que piense lo contrario no ve las cosas con claridad”.

Más información