Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP financiará la campaña de sus candidatos y ayudará a los que tengan menos medios

La tesorera elaborará una instrucción para que los aspirantes puedan pasar gastos al partido

Los siete aspirantes aliderar el Partido Popular Ampliar foto
Los siete aspirantes aliderar el Partido Popular EFE

El PP financiará el grueso de los gastos de campaña de los aspirantes a sustituir a Mariano Rajoy y actuará para evitar que la mayor capacidad financiera de los favoritos impida que el resto tengan las mismas opciones de victoria. Así lo anunció ayer el presidente de la comisión organizadora del congreso, Luis de Grandes, que no detalló cuánto dinero invertirá el partido. Como informó EL PAÍS, los candidatos tendrán coche y chófer si así lo quieren, pasarán gastos al PP, y deberán garantizar la trazabilidad de cada euro para que lo fiscalice el Tribunal de Cuentas.

Estas son las facilidades que pondrá el PP a los seis precandidatos que ha confirmado este viernes —el séptimo, José Luis Bayo, tiene 24 horas para enmendar problemas formales en sus avales—: coche, chófer y personal administrativo; el uso de las sedes del partido en toda España para sus actos de campaña; gastos de manutención o medios de transporte hasta un límite que no se ha hecho público y que ha establecido la tesorera, Carmen Navarro, y el envío de su propaganda a todos los afiliados por medios electrónicos. Lo que no se cubrirá será el coste de cualquier acto organizado fuera de las sedes del PP —en hoteles y palacios de congresos, por ejemplo— o el envío postal de material electoral.

“De momento estamos pagándonoslo todo de nuestro bolsillo”, explicaron desde la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, en un resumen de lo transmitido por el resto de aspirantes. Los candidatos tendrán que adelantar el dinero, para luego presentar sus facturas al PP. Además, la comisión organizadora está facultada para revisar y autorizar los principales desembolsos de cada caravana electoral, según el reglamento del proceso interno. Un régimen de control con el que se busca evitar que los problemas de un candidato afecten luego al partido, que es el responsable ante el Tribunal de Cuentas.

“Todos los gastos tienen que estar perfectamente tasados y regulados. No vamos a tolerar financiaciones irregulares”, explicó ayer De Grandes. “Ponemos ya a disposición de los candidatos las sedes de toda España para sus actos, y todos los medios y los recursos materiales que necesiten, pero todo tiene que estar perfectamente documentado”, siguió. “Seremos requeridos por el Tribunal de Cuentas, ya tenemos la experiencia de otros partidos que han tenido problemas de forma indeseada”, añadió en referencia a las primarias del PSOE, donde se cuestionó la colecta empleada por la candidatura de Pedro Sánchez. “La tesorera ya ha establecido un sistema con limites de gasto relacionado con los requisitos del Tribunal”.

Protección de datos

Como candidatos más fuertes, con más trayectoria en la vida pública y apoyo orgánico, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado parten con un margen mayor para financiar sus viajes y actos por toda España. No es ese el caso de los diputados José Ramón García Hernández y José Manuel García Margallo, y mucho menos el del concejal Elio Cabanes o el del afiliado Bayo, si es que este finalmente pasa el corte. Para que esa diferencia de partida no acabe por marcar el proceso, concediendo más opciones a quienes pueden organizar más mítines y visitar más partes de España, el PP tomará medidas.

“Vamos a intentar que se equilibre, que ningún candidato tenga menos que otros”, avisó De Grandes. “Todo estará tasado, y reglado con generosidad, pero también con los límites que imponen las normas para que no exista desequilibrio”.

El envío de propaganda también ocupará a la comisión organizadora, que ya ha recibido protestas de afiliados que denuncian haber recibido en sus teléfonos particulares vídeos y comunicados de algunos aspirantes. De Grandes reconoció ayer que ha habido organizaciones territoriales que han colaborado con algún aspirante —sin especificar cuál— cuando no debían hacerlo. En consecuencia, el PP remitió un comunicado a todas sus sedes para informarles de que hoy, y no antes, empieza la campaña. Una referencia velada a Casado, que lleva ya días recorriendo España, y enviando propaganda, lo que ha creado malestar en las otras candidaturas y en algunos afiliados, que en al menos dos casos han protestado ante el partido.

Desde hoy y hasta el 4 de julio, los candidatos explicarán su proyecto a los afiliados. Estos votarán el día 5, eligiendo un máximo de dos aspirantes y a los compromisarios que decidirán el ganador en el Congreso del 20 y el 21 de julio.

El PP renuncia a organizar un debate a siete

El presidente de la comisión organizadora del Congreso, Luis de Grandes, reconoció ayer que quería celebrar un debate entre candidatos, que había buscado una moderadora —la periodista Victoria Prego— y que había tenido que frenar el proyecto por la recomendación de varios expertos y la oposición de varios aspirantes. "A siete es imposible", dijo.

Aunque el PP no descarta celebrar un cara a cara entre los dos candidatos que superen la criba de la votación de los afiliados —5 de julio—, la decisión soliviantó a los que tienen menos opciones.

"En La 1 los organizan cada semana con ocho personas", dijo el diputado José Ramón García. "Vamos ser tremendamente beligerantes".

"No sería el primer debate a seis o más", opinó el exministro José Manuel García Margallo. "En las primarias demócratas fueron seis y en las republicanos diez".

Consultados por EL PAÍS, los equipos de María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado negaron haberse opuesto al debate a siete.