Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE preparan una intervención más dura si el separatismo reincide

Rajoy y Sánchez rechazan el "discurso frentista" y las "manifestaciones xenófobas" de Torra

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, y Pedro Sánchez, líder del PSOE, reactivarán el artículo 155 de la Constitución si el nuevo Ejecutivo catalán traspasa la legalidad, ya sea con la creación de estructuras ajenas al Estatuto o con cualquier otro hecho delictivo. Si así fuera, el 155 no será para convocar elecciones, como ocurrió en octubre, sino para intervenir parcelas y servicios. El carácter xenófobo que atribuyen a Quim Torra lo utilizarán populares y socialistas europeos para combatir la propaganda en el exterior de los independentistas.

Mariano Rajoy recibe a Pedro Sanchez en La Moncloa. En vídeo, declaraciones de Sánchez.

El Gobierno y el PSOE dan casi por seguro que tendrán que activar por segunda vez en Cataluña el artículo 155 de la Constitución. Lo aplicarán “con contundencia”, en expresión del secretario general socialista, Pedro Sánchez, que ayer se reunió en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. La reunión fue breve, menos de 50 minutos, pero suficiente para que ambos políticos constataran su coincidencia de criterio.

Los dos discursos del debate de investidura del presidente electo de la Generalitat, Quim Torra, les han dado los elementos necesarios para barruntar que puede estar en marcha un nuevo proceso de desafío al Estado; apuntan, por ejemplo, a la alusión de Torra a crear estructuras de poder más allá del Govern y el Parlament: un Consell de la República y una Asamblea de Cargos Electos, ajenos a la legalidad que marcan el Estatuto de Cataluña y la Constitución. No prejuzgan aún por dónde pueden discurrir las acciones ilegales pero sí se preparan para detenerlas a través del artículo 155.

En el encuentro, Rajoy y Sánchez expresaron sus peores presagios. Pero también mostraron su preocupación y enojo por la actitud del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que mañana se entrevistará con Rajoy, y apelaron a la necesidad de que los partidos constitucionalistas se mantengan unidos si el Estado tiene que afrontar un nuevo desafío secesionista. A Rivera le pareció insuficiente el comunicado público posterior a la reunión de Rajoy y Sánchez y exigió que no se derogue el 155, a sabiendas de que necesariamente dejará de estar en vigor cuando se forme Govern, como marca el decreto pactado en octubre por el Ejecutivo central, PSOE y Ciudadanos, según recordó ayer el coordinador del PP, Fernando Martínez-Maillo.

La maquinaria para intervenir Cataluña se pondrá en marcha con celeridad, pero solo si hay hechos que lo justifiquen, recalcaron ayer en el Gobierno y en el PSOE ante las urgencias expresadas por Ciudadanos. Hablaron de hechos porque, de momento, solo ha habido declaración de intenciones; tanto en la sesión de investidura como ayer en la conferencia de prensa de Torra y Carles Puigdemont en Berlín, en la que no se dio la lista de consejeros de la que estaba pendiente el Gobierno por si en la misma se incluía a encarcelados y fugados.

En un comunicado conjunto, el PSOE y el Gobierno calificaron de “frentista” el discurso político de Torra y destacaron “el carácter xenófobo de sus manifestaciones públicas”.

Campaña en Europa

La intensa producción de artículos de Torra, en la que se vierten conceptos xenófobos sobre lo español, ha consternado a Rajoy y a Sánchez. Si el nuevo presidente catalán quiere relanzar la campaña internacional por la independencia, como explicó en su investidura, el PP y el PSOE ya han movido los terminales de sus respectivas familias políticas europeas para contrarrestarla. El Partido Popular Europeo y el Partido Socialista Europeo hicieron públicos ayer sendos comunicados casi idénticos en los que condenan los “comentarios racistas” del nuevo president y sus expresiones de odio “que no caben en la UE”. Por esas razones, señalan los socialistas europeos, “hay muchas dudas de que sea una persona adecuada para el cargo”. En España, el Gobierno y el PSOE actuarán unidos ante “cualquier eventual desafío” del Govern. El comunicado conjunto cita expresamente su rechazo a cualquier intento del Gobierno catalán de poner en marcha estructuras políticas distintas a las contempladas en la ley.

“Ante cualquier intento de quiebra del orden constitucional y del Estatuto de autonomía, el Estado social y de derecho responderá con firmeza, serenidad, proporcionalidad y de forma pactada”, explicó Sánchez. “El debate no es si [ante estos posibles comportamientos ilegales] se tiene que aplicar el 155 o no, ese es un debate superado. La respuesta es sí. La pregunta es: ¿qué artículo 155?”, señaló el líder socialista.

 Eso no significa que la intervención tenga que ser inmediata. El Gobierno y el PSOE irán paso a paso y pueden adoptar otras medidas previas para frenar los intentos de quiebra de la legalidad en los que pudiera incurrir el Govern. Por ejemplo, ante la creación de estructuras paralelas, como serían el Consell de la República y la Asamblea de Cargos Electos, una primera medida podría ser la de cortar la financiación pública para esos organismos. De hecho, el Ejecutivo va a mantener por el momento —con el apoyo del PSOE— la intervención de las finanzas de la Generalitat por parte del Ministerio de Hacienda, una medida que se implantó antes de la aprobación del 155.

 Actuar en TV3

El Gobierno trata de cargar de razones la nueva intervención en Cataluña, si esta ha de activarse. El nuevo 155 sería necesariamente “de otra naturaleza” al que ahora va a ser retirado. Ya no sería para la convocatoria inmediata de elecciones, toda vez que ya se celebraron y acaba de arrancar la legislatura. Pero, además, pueden revisarse otros aspectos que se dejaron fuera la vez anterior, como la intervención en TV3, la televisión pública, a la que entonces se opuso el PSOE. La aplicación de ese nuevo 155 se prefigura, por tanto, más dura.

El acuerdo entre el presidente y el líder de la oposición es firme y esta vez quieren que sea más amplio, con la participación también de Unidos Podemos, al que invitan a sumarse y a renunciar al derecho de autodeterminación para Cataluña.

Rivera insiste en la ampliación del 155

J. J. GÁLVEZ / J. J. MATEO

Tras el encuentro entre Sánchez y Rajoy, Albert Rivera ha vuelto a pedir al presidente del Gobierno que "rectifique" y amplíe la aplicación del 155 pese a que se forme Govern. "Yo no comparto la idea de Rajoy de salir corriendo de Cataluña", ha sentenciado el líder de Ciudadanos, que acudirá el próximo jueves a La Moncloa a reunirse con el jefe del Ejecutivo. "Le vamos a pedir que controle las cuentas, que no lo ha hecho hasta ahora", ha añadido.

"Yo creo que con un presidente racista, que ya dice que va a instalar la república catalana... solo nos queda aplicar la Constitución. Lo que tenemos que decidir es cómo, de qué manera y sobre qué competencias", ha apostillado Rivera, que ha criticado la reunión de este martes entre Rajoy y Sánchez: "No podemos salir de una reunion como la de hoy. Los españoles se merecen más. El jueves vamos a ir a intentar proponer soluciones y a pedirle a Rajoy que rectifique. Dejar desamparados a los catalanes no separatistas no es nuestra solución". "No comparto la 'no acción' o el 'no acuerdo' que han tomado hoy", ha remachado el presidente de Ciudadanos.

El PP ha pedido a Ciudadanos, por su parte, el mismo "sentido de Estado" que a su juicio ha mostrado Pedro Sánchez al pactar con Mariano Rajoy que populares y socialistas mantendrán la intervención de las finanzas de la Generalitat y actuarán inmediatamente contra cualquier ilegalidad cometida por el nuevo Govern. "Nos sorprende que algunos hablen de 155 blando, cuando se cesó a un gobierno que, nos gustara o no, tenía la legitimidad de las urnas", ha dicho el coordinador nacional del PP, Fernando Martínez-Maillo.

"El objetivo de la reunión con Sánchez y Rivera es que la mayoría que apoyó el 155 se mantenga, siga en vigor y sea incluso reforzada", ha seguido Martinez-Maillo, en referencia a la preocupación que ha causado la investidura de Quim Torra. "Hoy podemos decir con satisfacción que los dos grandes partidos se mantienen unidos en la respuesta al desafío independentista y ante nuestros socios europeos. Reconocemos el sentido de Estado del PSOE", ha añadido. Y ha rematado: "Me sorprendería que el señor Rivera pusiera pegas a la unidad. Espero que de aquí al jueves, pase de esas palabras gruesas [de hoy] a un acuerdo de mínimos, que deje de lado las críticas, piense menos en votos, y piense más en el interés general. No cabe un 155 preventivo, no está en la Constitución".

Más información