Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entidades antidrogas piden reinvertir las sanciones por venta de alcohol a menores en deporte y cultura

Las asociaciones proponen una medida parecida a la Ley del Fondo, que destinaba también a las ONG los bienes requisados al narcotráfico

Un grupo de jóvenes hace 'botellón' en Ciudad Universitaria, Madrid.
Un grupo de jóvenes hace 'botellón' en Ciudad Universitaria, Madrid.

El abuso de alcohol preocupa cada vez más a entidades antidrogas, familias y profesionales sanitarios. Representantes de estos colectivos no se cansan de repetir datos que alarman: en el último mes, al menos dos de cada tres menores han consumido en algún momento alcohol; uno de cada tres ha bebido cinco o más cañas, vasos o copas en un corto plazo de tiempo. La Movilización Alcohol y Menores, impulsada por la Federación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), ha propuesto este jueves una serie de medidas para hacer frente a la situación. Entre ellas, la de reinvertir el dinero de las multas por venta a menores o consumo ilegal de alcohol en instalaciones deportivas, locales de música, arte, o tecnología, planes de prevención y actividades libres de consumo.

José Luis Rabadán, de la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD), pone como ejemplo la Ley del Fondo, aprobada en 2003, que establecía destinar también a entidades que luchaban contra las drogas los bienes requisados al narcotráfico. Ignacio Calderón, vicepresidente de la FAD, sostiene que esa medida dio muchas oportunidades a las asociaciones para realizar planes de lucha contra la drogodependencia y garantizó buenos resultados.

Calderón cree que no es suficiente incrementar el control policial de los lugares donde sales los jóvenes o endurecer las sanciones, sino pensar también en medidas más amplias. Según la FAD, un ejemplo podría ser convertir los "botellódromos", espacios restringidos destinados al consumo de alcohol en algunas localidades, en lugares "de convivencia y ocio saludable". "Es mucho más importante ganar por la educación que por la represión”, comenta Calderón.

La ley de alcohol, en fase de estudio

En noviembre de 2016 la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, afirmó que quería impulsar una ley para frenar el consumo de alcohol entre la población menor. El vicepresidente de la FAD, Ignacio Calderón, ha asegurado este jueves que la ley está en una fase de estudio y que es ambiciosa, aunque la negociación es difícil. Para él lo importante es aprobar una ley que se cumpla, aunque no sea "muy ambiciosa", antes que una que no se cumpla. Las asociaciones y entidades de la Movilización Alcohol y Menores piden que la futura ley no sea solo represiva y contemple también el tema educativo y de prevención.

Las cerca de 40 entidades que se han sumado a la Movilización Alcohol y Menores coinciden en que hace falta una acción global contra esta lacra. Las propuestas formuladas se dirigen a distintos agentes que forman parte del entorno de los jóvenes. Entre ellas, se ha manifestado la necesidad de considerar a los menores que abusan de alcohol como colectivo de riesgo y realizar un seguimiento de los jóvenes que acaban en urgencias por tomar demasiado tras rehabilitarse. Expertos en atención sanitaria aseguran que es importante involucrar a las familias y a los centros educativos para cumplir con este objetivo.

La sensibilización de las familias es uno de los principales focos en los que se quiere centrar la actividad de FAD. Se proponen medidas como obligar a las asociaciones de madres y padres (AMPAS) a invertir parte de sus ingresos "para formar a las familias en prevención en consumo de alcohol en menores". También se dedica atención al papel que juegan los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Entre las ideas compartidas este jueves, en una jornada temática sobre este tema, está la de crear unidades de policías especializados que puedan colaborar en programas de formación en las escuelas para prevenir el abuso de esta sustancia dañina para la salud.

Locales de ocio y medios de comunicación

Solo el 42,5% de los jóvenes entre los 15 y los 22 años de edad considera el alcohol peligroso, según los últimos datos de los que dispone la FAD (2014). Por eso las entidades antidrogas piden ayuda también a los locales de ocio y los medios de comunicación. Las asociaciones aconsejan prohibir publicidad de productos con alcohol en conciertos, fiestas, eventos deportivos y locales destinados a menores. La Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE), que se ha unido a la movilización, asegura que los medios tiene que hacer información responsable sobre el tema, porque "no cabe neutralidad" ante los riesgos del consumo de alcohol por parte de menores.

Todos los representantes de las entidades reunidas en la lucha contra el abuso de alcohol de los menores coinciden en que "responsabilizar" a los jóvenes por su comportamiento no es una solución, sino que hace falta escucharlos e involucrarlos en los procesos de concienciación sobre los riesgos y prevención. "Muchas veces se ha producido un fracaso de los programas de ocio y tiempo libre, que han sido diseñados por técnicos municipales sin contar con el auténtico destinatario", recuerda Rabadán.

Más información