Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colectivos antidrogas piden encarecer el alcohol para reducir el consumo de los menores

El 68% de los jóvenes entre 14 y 18 años ha bebido en los últimos 30 días

Jóvenes consumiendo alcohol en la calle.
Jóvenes consumiendo alcohol en la calle.

El 68,2% de los menores entre 14 y 18 años reconoce haber consumido alcohol en los últimos 30 días, según los datos del último Plan Nacional Sobre Drogas de 2015. Por ello, la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción (FAD), junto a las familias y representantes del sector educativo, ha presentado este martes una serie de medidas para prevenir el consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes. El incremento del precio de estos productos para hacer menos atractiva su compra es una de ellas.

Según el Plan Nacional Sobre Drogas, la edad de inicio de consumo de alcohol por parte de los jóvenes es a los 13,8 años y el consumo compulsivo los fines de semana ha aumentado del 14% al 37% en el último periodo. Para evitar que los datos empeoren, además de subir el precio de las bebidas alcohólicas, la FAD también propone a las administraciones públicas control exhaustivo de los locales que vendan alcohol, sanciones económicas a los lugares que venden a menores, reinvertir esas sanciones en acondicionamiento de locales para ocio juvenil y legislar sobre la publicidad y los patrocinios de las empresas de bebidas alcohólicas. 

La presidenta de CEAPA, Leticia Cardenal y el presidente de CONCAPA, Pedro José Caballero, en representación de las familias han reconocido su parte de culpa en esta situación. "Los adultos hemos fallado y somos cómplices del daño a la salud de nuestros jóvenes, por lo que es necesario un cambio de rumbo. No hemos sido conscientes de que es un fracaso social de todos, especialmente de las familias, que somos los principales responsables de lo que está sucediendo", han sostenido. 

Desde la FAD han añadido la necesidad de legislar y controlar el no beber en la vía pública. Promover una "verdadera" Ley del alcohol estatal de obligado cumplimiento por todas las administraciones locales y municipales. Trabajar con los servicios sociales y policía local en los sitios de encuentro de ocio y concienciar a la sociedad del gasto que supone la limpieza de los lugares de concentración de jóvenes para hacer "botellón", o los costes sanitarios que implica la atención de personas ebrias o con comas etílicos, entre otras. 

Celia Prat, jefa del equipo de formación de la FAD, la presidenta de Socidrogalcohol, Maite Cortés y la técnica de programas de la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD), Lola Capdepón han matizado la importancia de "no criminalizar" al colectivo de mejores que consumen y han abogado por "unir esfuerzos" para conseguir erradicar el consumo de alcohol entre los jóvenes a edades tan tempranas. "La adolescencia es el periodo del desarrollo evolutivo en el que tiene lugar la construcción de la identidad, el alcohol va a provocar importantes interferencias", han advertido.  

Como recomendaciones a seguir por la sociedad para prevenir la ingesta de este tipo de bebidas, la FAD pide potenciar las Asociaciones de Madres y Padres (AMPAS) como primer agente formativo de las familias. Que exista una colaboración entre las AMPAS y las administraciones públicas para desarrollar programas de ocio alternativo responsable. Representación de las familias en todas las estructuras de las administraciones en las que se hable, dialogue o trabaje sobre el consumo de alcohol. Y desarrollar trabajos en favor de la comunidad para los jóvenes reincidentes. 

Más información