Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron cita a la UE, África y la ONU contra la trata de migrantes en Libia

Reunión de urgencia en Costa de Marfil del presidente francés, la premier alemana, el primer ministro italiano y Rajoy con representantes de los países africanos afectados

Un grupo de subsaharianos tras su llegada al puerto de Melilla.
Un grupo de subsaharianos tras su llegada al puerto de Melilla.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha convocado este miércoles de urgencia y por sorpresa a los líderes de los cuatro grandes países actuales en la Unión Europea para abordar la dramática situación de la trata de personas en Libia, la inmigración irregular a Europa y las nuevas rutas de entrada más cercanas a España, como por ejemplo por Argelia. A la cita han sido convocados por el presidente francés, que está de gira de promoción de su papel por varios países africanos, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente español, Mariano Rajoy, y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni y representantes de los países afectados, la Unión Africana y la ONU y todos adquirieron el "compromiso político de elaborar un plan contundente contra las mafias en Libia".

La reunión de Abidjan resultó un paso de continuidad de una cumbre similar que esos cuatro países, los mayores de la UE, ya fijaron a finales del pasado mes de agosto en Paris y que debía tener su segunda sesión en Madrid. Los principales mandatarios de Europa se han vuelto a reunir este miércoles en uno de esos encuentros que se preparan y gestionan habitualmente en los márgenes de las grandes cumbres internacionales y que nunca se anuncian por anticipado forzados por la crudeza de las imágenes emitidas por la CNN y que demuestran la existencia del mercado de esclavos en Libia.

La minicumbre impulsada por Macron duró algo más de una hora, al final de la jornada, y concluyó con el firme compromiso político de luchar entre todos, de manera conjunta y coordinada, contra las mafias que trafican con personas. No se precisaron más esos planes ni si habrá nuevas dotaciones presupuestarias.

La idea de Emmanuel Macron cuando citó en agosto a Merkel, Gentiloni y Rajoy en el Palacio del Elíseo era compartir sus experiencias con los responsables de tres países africanos determinantes en esos movimientos migratorios irregulares, como son Libia, Níger y Chad. Aquella cita derivó luego en una cena privada entre los cuatro mandatarios europeos en la que se abordaron otras cuestiones relacionadas con el futuro de la UE. Macron quedó encantado y Rajoy prometió convocarles a todos de nuevo en octubre en Madrid para continuar con esas discusiones más restringidas. Ese nuevo encuentro no fue posible al final por la situación de inestabilidad política que se generó en Alemania tras las elecciones de septiembre y que han dejado a Merkel a la espera aún de formar gobierno.

Macron no quiso desperdiciar estos días la oportunidad de encontrarse de nuevo con Merkel y Rajoy con ocasión de la cumbre de la Unión Africana y la Unión Europea en Abidjan y concertó de nuevo otra reunión al finalizar la primera sesión de esas jornadas. El primer objetivo de la nueva cita era Libia, donde a su caos y desgobierno habitual se ha sumado ahora la denuncia de la trata de personas y el comercio de esclavos inmigrantes. El presidente francés volvió a llamar a la reunión al mandatario de Libia sostenido por la ONU, y a los presidentes de Níger y Chad, junto con el presidente rotatorio actual de la Unión Africana y presidente de Guinea Conakry, Alpha Condé, y a la alta representante de la Unión Europea, Federica Mogherini. Al la reunión se incorporó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Bajo el objetivo de abordar el futuro de Libia y de encontrar una solución a su desgobierno los reunidos discutieron la posibilidad de reforzar la cooperación actual puesta en marcha por ACNUR y la Organización Internacional de la Migración en la lucha contra las mafias que mueven esas redes. Esos planes ya han facilitado el retorno a sus países de origen de unos 13.000 migrantes, aunque hay ya otros 44.000 solicitantes de asilo reconocidos y se teme que esa cifra pueda ser en realidad mucho mayor. La meta, al margen del grave problema actual con Libia, es volver a impulsar desde la UE las políticas comunes para regular una inmigración ordenada a Europa pero en este caso con el añadido de comprobar cómo en los últimos meses esas rutas de migrantes se han desplazado desde Libia hacia Argelia con entradas masivas por las costas españolas.

 

El lema central de esta cumbre entre la Unión Africana y la Unión Europea, la primera con este formato y la quinta entre la UE y África, es "Inversiones en la Juventud por un Desarrollo Sostenible" aunque en realidad de lo que se trata es de promover una especie de Plan Marshall de la UE para frenar la inmigración de los más jóvenes en este continente.

Más información