Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
olga jiménez

“No voy a dimitir. Sigo siendo la presidenta de garantías de Podemos”

La presidenta electa del órgano disciplinario afirma que el expediente que la aparta es nulo

La presidenta de la comisión de garantías de Podemos, Olga Jiménez, el viernes durante la entrevista.
La presidenta de la comisión de garantías de Podemos, Olga Jiménez, el viernes durante la entrevista. EL PAÍS

Olga Jiménez (Madrid, 1968), abogada laboralista, fue elegida en febrero por las bases de Podemos presidenta de la comisión de garantías democráticas del partido, el órgano disciplinario que vela por el respeto a las normas. La dirección de Podemos y parte de la comisión la consideran apartada de sus funciones tras haber promovido un dictamen contrario a los nuevos estatutos que se aprobaron sin consultar a las bases, lo que ha motivado la mayor rebelión interna desde el congreso del partido de Vistalegre 2. Jiménez, que no cobra ningún sueldo de Podemos, sostiene que su expediente es nulo y denuncia la injerencia en la comisión del secretario de Organización, Pablo Echenique.

Pregunta. ¿Cuál es su situación actual en Podemos?

Respuesta. Soy la presidenta de la comisión de garantías estatal de Podemos y la portavoz del órgano.

P. Pero el día 7 una comunicación oficial informó de que la comisión de garantías, reunida el 6 de septiembre, acordó por votación mayoritaria de sus miembros titulares ratificar el expediente que la suspende, y la acusa de haber usurpado las responsabilidades de las cuales fue relevada.

R. No se me ha relevado de nada porque para relevar de sus funciones a un cargo orgánico hay que hacer una resolución de suspensión y motivarla. Esa resolución se tiene que aprobar por el pleno del consejo de coordinación [la ejecutiva], que está formado por 15 miembros, y no existe. La notificación que se me hace es de la apertura de expediente. No se notifica en ningún caso una suspensión.

P. El servicio de prensa oficial de Podemos lo transmitió como un acuerdo de la comisión de garantías de Podemos y el propio Pablo Iglesias lo validó.

R. Prensa de Podemos pertenece a la secretaría de organización. Y Pablo Iglesias debe estar donde debe estar, en temas políticos, en ser el portavoz del partido. Creo que todavía no se ha sentado a valorar el conflicto interno. Cuando tenga tiempo, lo valorará en consecuencia. Llegará un momento en el que tendrá que solucionar este conflicto, como secretario general le compete una parte importante de responsabilidad en sentar en una mesa a la secretaría de organización y la comisión de garantías.

P. ¿Por qué no otorga validez a ese pleno de la comisión del día 6 que ratifica su expediente?

R. La composición de la comisión de garantías según los nuevos estatutos, que dicen que solo tienen derecho a voto los cinco miembros titulares, está anulada por la propia comisión. Todos los miembros, titulares y suplentes, tienen derecho a voz y a voto, eso es lo justo. Estamos hablando de un derecho fundamental, que es el derecho al sufragio activo, al voto. Estamos hablando de un partido político, Podemos, en el cual no se limitan los derechos, sino que se amplían. En Vistalegre 2 se habla de diez miembros de la comisión de garantías, y no se entra a valorar quién tiene voz y voto. Como no se entró a valorar en Vistalegre 1. Nosotros no hemos hecho más que cumplir con Vistalegre 2, y ratificar que todos los titulares y suplentes tienen derecho a voz y voto mediante nuestro acuerdo de constitución. Y seguir la doctrina que ya se aplicó con la anterior comisión de garantías. Por lo tanto, esta pseudocomision de garantías [la reunida el día 6] no puede tener ninguna validez. Deja fuera a los suplentes, se basa en una suspensión que no existe y está vulnerando Vistalegre 2. Y además los nuevos estatutos no pueden aplicarse porque no están en vigor, al no cumplir el requisito formal de no estar registrados. Una cosa es inscribirlos en el Ministerio, pero luego se publican y ya tienen validez. Eso no ha ocurrido.

P. ¿En qué estado está su expediente?

R. No se me ha notificado la suspensión. Es muy importante, porque el suspendido tiene derecho a recurrir. Y los denunciantes son juez y parte. El 10 de agosto formalizan una denuncia contra mí. Los tres miembros de la comisión que me denuncian abren el expediente y son quienes van a resolver. El 11 de agosto el consejo de coordinación [la ejecutiva] autoriza el expediente en un pleno virtual. Por cierto, desde febrero, hemos solicitado la apertura de dos expedientes y todavía estamos esperando. Es muy significativo que este lo abran en menos de 24 horas. En ningún momento me comunican los hechos de los que se me acusan. El 20 o 21 de agosto me llega un correo sin firmar con una serie de preguntas. No contesto. El 31 de agosto, tres semanas después de abrir el expediente, es cuando deciden decir que me comunican los hechos.

P. El día 30 de agosto EL PAÍS publicó que usted no conocía de qué se le acusaba y su expediente carecía de garantías. Echenique lo tildó de “mentiras”.

R. Era cierto. Puedo acreditar que se me notificó de qué se me acusaba el 31 de agosto.

P. ¿De qué se le acusa?

R. De haberme extralimitado en mis funciones. Argumentan que los estatutos los adaptan ellos, el consejo de coordinación. Y que nadie puede anularlos posteriormente. Pero una de las funciones de la comisión de garantías es velar por los principios de Podemos. Y estos dicen que los documentos votados por la gente se traspongan literalmente. Lo hicimos porque vimos que los estatutos no tienen nada que ver con el documento votado en Vistalegre. Lo que han hecho es innovar, meter un régimen disciplinario en el que se produce un vaciamiento de las comisiones de garantías y se da la competencia disciplinaria a los círculos, a los consejos de coordinación, lo que deja a los inscritos en un limbo.

P. Si los denunciantes son de la comisión, ¿quién debería resolver?

R. Primero, uno de ellos no ha existido como miembro porque no estaba inscrito en el partido cuando presentó su candidatura, y fue inhabilitado. Todo el expediente es nulo de pleno derecho.

P. ¿Pero entonces la presidenta de la comisión nunca podría ser expedientada?

R. Sí, si se hace conforme a derecho. Si a mí me denuncia un tercero, esa denuncia se admitiría a trámite, yo me apartaría y los demás miembros entrarían a comprobar. Claro, cuando te denuncia la propia comisión, algo prohibido en Podemos, porque la comisión no puede perseguir de oficio a nadie sin denuncia, cuando son los denunciantes quienes tienen que resolver, y una de las partes no existe... y encima no me notifican los hechos hasta tres semanas después…Es un expediente nulo.

P. ¿Los nuevos estatutos de Podemos vulneran la Ley de Partidos, como dice la demanda de una corriente de la formación que está en los tribunales?

R. Los estatutos vulneran Vistalegre 2. Por eso se anularon parcialmente en la comisión estatal, y el pleno federal de comisiones autonómicas los anuló por completo.

P. ¿Existe otro dictamen contradictorio de la comisión sobre los estatutos, como afirmó Echenique?

R. No hay dos dictámenes. Hay un dictamen que es el emitido en pleno, el que anula parte de los estatutos, y un informe de la antigua secretaria técnica que solo firma ella que pretende hacer valer como voto particular. Es importante esto porque un dictamen es vinculante y se resuelve en pleno. Un voto particular es una opinión en contra de la resolución votada. Tampoco ningún compañero se adhirió a ese voto particular. La equivocación, para mi fundamental del señor Echenique, es que conociendo todo esto como lo conozco yo, denomine también dictamen a lo que no lo es.

P. ¿Ha habido injerencia de la ejecutiva en la comisión de garantías?

R. El señor Echenique ha interferido con manifestaciones sobre las funciones de otro órgano.

P. El expediente contra usted, ¿ha sido una maniobra política para controlar el partido y la comisión?

R. Yo no sé qué motivos pueden tener, porque tampoco me los han explicado. Pero nosotros debemos mantenernos firmes en que la comisión de garantías tiene que ser independiente del resto de órganos. Y no debemos permitir injerencias de cualquier otro órgano. De hecho, el señor Echenique ha estado diciendo que la comisión debe ser independiente, pero a la vez entra en una contradicción cuando él avala unos dictámenes sí, unos dictámenes no... está haciendo injerencias en la comisión de garantías. Injerencias que no se pueden permitir cuando proceden de otro órgano. En Podemos tiene que haber separación de poderes.

P. ¿Ha cambiado su percepción de Podemos tras este conflicto?

R. Creo que no hay ninguna organización perfecta, pero es verdad que estoy decepcionada con muchísimas cosas de Podemos. Pero hay otras que siguen siendo originales: los círculos y la gente, por esa gente hay que seguir.

P. ¿No va a dimitir?

R.No. Continuaré con la presidencia de la comisión de garantías y seguiré anulando los actos de la pseudocomisión. Tenemos abierta la vía a la mediación y apostamos por el diálogo para solucionar este conflicto.