Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatados casi 600 inmigrantes en las costas en menos de 12 horas

La cifra de pateras localizadas en el Estrecho y el Mar de Alborán es la mayor de 2017

Jornada aciaga e intensa en las costas, tanto que ha marcado un nuevo hito en 2017. En menos de 12 horas, 599 personas han sido rescatadas de 15 pateras y dos motos de agua, 21 de ellas menores y un bebé, entre la zona del Estrecho y el Mar de Alborán. Se trata del mayor número de inmigrantes rescatados en una única jornada en las costas españolas en lo que va de año, según las instituciones encargadas de la atención y salvamento y ONG.

Las cifras registradas en lo que va de este miércoles es la visualización de una tendencia ascendente que se viene produciendo desde 2016 y que consolida su aumento en 2017. Tras varios días de viento de levante que ha retraído la llegada de pateras, hoy se han concentrado 15 embarcaciones que han sido rescatadas por Salvamento Marítimo sin náufragos. El cierre de la valla de Ceuta ha podido influir para que tantas pateras —todas de madera— hayan coincidido en una sola jornada, subrayan los expertos.

Hasta el 18 de julio, el número de inmigrantes llegados a España por vía marítima ascendía a 7.547 personas del total de 10.751 que accedieron de forma irregular al país (al sumar también los llegados a través de saltos en la valla de Ceuta y Melilla). Esto supuso un aumento del 104,2% respecto al mismo periodo de 2016. Aún así, las cifras están lejos de la ‘crisis de los cayucos’ de 2006, cuando llegaron 39.180 personas.

La agitada actividad en el Estrecho comenzó al filo de la medianoche del martes, cuando el 112 recibió un aviso de Salvamento Marítimo de la interceptación de una patera a las 23.55. El servicio de emergencias alertó a la policía, la Guardia Civil, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) y al Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de Cruz Roja para la asistencia de los migrantes. La Salvamar Arturus localizó a 39 hombres de origen magrebí en las inmediaciones de la costa gaditana, cerca de Barbate.

Ese solo fue el preludio de un intensa madrugada en el Estrecho y una larga mañana de atenciones, centralizadas todas en el puerto de Tarifa, que se extendió hasta pasadas las 14.00. Las salvamares Arturus, Atria y Gadir trabajaron de forma coordinada para dar respuesta a la intensa aflencia registrada en el mar, especialmente intensa durante las primeras horas de la mañana. Entre las 1 y las 8 llegaron hasta siete pateras a Tarifa y una moto de agua a Algeciras con un total de 320 personas. A las 39 en la primera se sumaron 66 ocupantes, 34 en otra, 86 de dos, 66 en otra embarcación y 26 en una última.

Sin embargo, la tarde deparó más actividad en el Estrecho. Hasta Tarifa llegaron tres pateras más rescatadas que elevaron la cifra final de inmigrantes en 430: cuatro que llegaron en una embarcación de juguete, 34 de origen subsahariano en una neumática y entre 70 y 80 personas de origen marroquí. De hecho, del total de asistidos, la mayoría era de origen magrebí, frente a los 68 atendidos subsaharianos.

Mientras que la tensión se rebajaba en Estrecho, el foco de atención se trasladó a las costas cercanas del Mar de Alborán, donde llegaron hasta 169 personas a bordo de cinco pateras y una moto de agua: 35 inmigrantes en la primera, 33 en otra, 3 en la moto de agua, 34 una embarcación más, 26 y 38 en dos últimas. La mayor parte de los rescatados fueron trasladados a las costas de Almería y Motril. Por suerte, tanto los inmigrantes llegados a la zona del Estrecho como en el Mar de Alborán se encontraban en buen estado de salud y no fue necesaria una atención sanitaria más allá de la primaria en los propios puertos.

Ana Rosado, de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, destacó ayer que la cifra de rescatados alcanzada es la mayor en una jornada en lo que va de año. De hecho, desde Salvamento Marítimo decían no recordar una afluencia similar, al menos, desde el año 2014 en el que llegó un alto número de inmigrantes, en aquella ocasión a lo largo de dos días. Antes de ese año, hay que remontarse a la crisis de los cayucos del 18 de agosto de 2006, cuando llegaron a Canarias 512 extranjeros en un solo día

Entre los motivos que justifican la mayor afluencia de pateras en 2017, Rosado encontró dos: “Ellos [por los migrantes] buscan vías para llegar, cuando se reprime una vía, como ha ocurrido ahora en la valla de Ceuta, aumenta por otra”. A eso añadió que el temporal de viento de levante que ha azotado las costas del Estrecho en los últimos días ha hecho que “no hayan llegado pateras en los últimos cuatro días, lo cual explica también que, en cuanto el viento ha amainado, lo hayan intentado”.

La activista resaltó también cómo algunas de las últimas pateras que arribaron ayer o a las costas españolas vuelven a ser embarcaciones de madera, como ocurría en los primeros años de este fenómeno migratorio. “En estos casos, suelen ser personas que, entre todos, han pagado el barco”, explica la voluntaria, frente a otros casos en los que suelen intervenir mafias que cobran a los inmigrantes por el viaje hasta las costas españolas.

Más información