Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos elimina la socialdemocracia de su ideario y abraza el liberalismo progresista

Rivera impone la tesis con la que intenta relanzar su proyecto para las elecciones de 2019

Albert Rivera, durante su intervención en la Asamblea de Ciudadanos. Atlas

La Asamblea de Ciudadanos ha respaldado este sábado la apuesta de Albert Rivera por redefinir ideológicamente el partido y ha votado a favor de eliminar de su ideario la referencia al socialismo democrático para sustituirla por el liberalismo progresista. Tras expandirse por toda España en 2015, la formación de origen catalán busca relanzar su proyecto para formar gobiernos a partir de 2019, cuando hay elecciones municipales, autonómicas y europeas. Ese ha sido el debate más encendido de un cónclave en el que el equipo del presidente ha contado con el apoyo del 70% de los compromisarios, lo que le ha permitido rechazar las siete enmiendas a la totalidad que había planteadas contra su proyecto.

¿Qué es el centro político? La pregunta que persigue a los representantes de Ciudadanos tiene respuesta desde este sábado: para los afiliados del partido de Rivera, ser de centro es ser “un partido constitucionalista, liberal, demócrata y progresista”.

La formación de origen catalán perdió 400.000 electores entre las elecciones generales del 20-D de 2015 y las del 26-J de 2016. Sus estrategas analizaron entonces que les había perjudicado la polarización electoral entre “los conservadores” del PP y “los populistas” de Podemos. Había que llenar de contenido ideológico al concepto de “centro”. Sin embargo, la propuesta del presidente provocó una fuerte contestación interna en cuanto se hizo pública. La eurodiputada Carolina Punset acusó a Rivera de “derechizar” Ciudadanos. El ala socialdemócrata se impuso en las elecciones a compromisario de Cataluña, la cuna del partido. Y los intelectuales que fundaron Ciudadanos se dividieron frente al cambio.

¿Es esto una refundación? ¿Debe desaparecer Ciutadans, fundado en 2006 en Cataluña, para que crezca Ciudadanos, implantado en toda España a partir de 2015?

"No es una refundación, es una evolución para hacer más fuerte todavía el partido", ha asegurado Rivera. “Defiendo que el partido se defina como progresista, para ganar a los conservadores, pero también que seamos un partido menos intervencionista que el PSOE”, ha seguido. “El debate no tiene que ser tanto semántico como de contenido. Hay que decirle a los españoles que nosotros no queremos subir los impuestos, que queremos bajarlos; que nosotros queremos una España autonómica, no una España rota y troceada; que queremos ser europeístas y luchar contra el proteccionismo y el populismo. En definitiva, el mensaje que hay que darles a los españoles es qué vamos a hacer si gobernamos".

Rivera ha emprendido personalmente la defensa de esa tesis al intervenir en contra de dos de las enmiendas planteadas contra su propuesta. Al tiempo, ha encomendado a Juan Carlos Girauta, su portavoz parlamentario, que argumentara la necesidad del cambio de ideario.

"Y ha ganado Girauta porque es mejor", ha dicho Jordi Cañas, el exdiputado autonómico catalán que ha encabezado la defensa de la permanencia de la socialdemocracia como referente ideológico de Ciudadanos. "Ha sido un debate muy intenso, intelectualmente muy potente, con mucho cariño", ha añadido. "Queríamos que se reconociera también de dónde venimos. Han creído que es más importante decir lo que somos a nivel de propuesta política y han ganado. Esto es hacer política: las diferencias las hemos resuelto y a trabajar juntos", ha rematado Cañas, que ha acabado abrazándose a Rivera tras concitar solo un 25% de los apoyos, según fuentes de la dirección.

También ha sido rechazada la enmienda parcial que abogaba porque Ciudadanos entrara "inmediatamente" en todos los Gobiernos en los que pudiera para así tener un balance que presentarle a sus votantes en el próximo ciclo electoral.

Más información