Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del ‘caso Fernández Díaz’

Las grabaciones reveladas esta semana colocan supuestamente al ministro en la cúspide de un grupo policial dedicado a desprestigiar a políticos soberanistas

El ministro de Interior, Jorge Fernandez Diaz, este miércoles.
El ministro de Interior, Jorge Fernandez Diaz, este miércoles.

El ministro de Interior, respaldado por el presidente del Gobierno, asegura una y otra vez que no dimitirá. Pese a las grabaciones, publicadas por Público, que lo colocan presuntamente en la cúspide de un grupo de policías dedicado a lanzar informes sin firma para desprestigiar a políticos de partidos soberanistas. Una "guerra sucia" —en palabras del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont— que arranca a finales de 2011, con la llegada del PP a la Moncloa.

EL PAÍS denuncia la "conjura policial" contra el soberanismo. Apenas un año después de que Jorge Fernández Díaz asumiera el cargo de ministro del Interior, este diario denunciaba cómo un grupo de policías se estaba dedicando a elaborar informes sin firma para extender sospechas de corrupción contra la clase política soberanista de Cataluña, contra jueces y fiscales que investigaban la corrupción de dirigentes de Convergència y contra directivos de los diarios de mayor difusión en esa comunidad autónoma. A principios de 2012, el ministro había nombrado director adjunto operativo de la Policía a Eugenio Pino, que presuntamente se encargó de crear, a petición del ministro, el grupo de agentes dedicado a elaborar estos informes apócrifos contra los líderes de partidos independentistas y sus familias.

Primeras grabaciones a Fernández Díaz. El diario Público desveló este martes el audio de una conversación entre el ministro y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en las que ambos conspiran supuestamente para incriminar penalmente o buscar acusaciones contra dirigentes de los partidos independentistas. Las grabaciones evidencian el interés de Fernández Díaz en encontrar corruptelas que afectaran a dirigentes de ERC y de CDC. Es la primera prueba que vincula supuestamente al dirigente del PP con la trama policial.

El ministro abre una investigación sobre las grabaciones. Tras difundirse los audios, Fernández Díaz ordena a la Policía judicial que abra una investigación sobre las grabaciones sobre él mismo. El ministro se autodenomina entonces la "víctima" de una conspiración para tumbarlo a falta de pocos días para la cita electoral del 26-J.

Oriol Junqueras, en la rueda de prensa que ofreció tras publicarse las grabaciones.
Oriol Junqueras, en la rueda de prensa que ofreció tras publicarse las grabaciones. EFE

La oposición exige en bloque la dimisión. Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos) exigieron este miércoles la dimisión inmediata del ministro y señalaron la "responsabilidad del presidente del Gobierno en los hechos. "Estamos ante un GAL informativo", denunció Carles Puigdemont, integrante de Convergència, que también pidió, como ERC, la dimisión de Fernández Díaz. "Es una conspiración de los máximos niveles del Estado y de sus cloacas, un escándalo, una vergüenza absoluta, un insulto a la dignidad y a la decencia", afirmó Oriol Junqueras.

Segundas grabaciones. La difusión de unas segundas grabaciones el miércoles cercan aún más al ministro. En ellas, se escucha a Díaz comprometerse para "hacer las gestiones con el fiscal general". "Lo ideal es si eso está en el juzgado y sale. Nadie va a sospechar que sale de la Policía ni de investigaciones policiales; nadie va a sospechar", asegura el dirigente del PP a De Alfonso.

El ministro se niega a dimitir. Fernández Díaz repite, de nuevo, que no dejará su cargo. "¿Para qué?", se pregunta en una entrevista en EL PAÍS. "¿Para darle gusto al independentismo o a Bildu?", apostilla.

Daniel de Alfonso, en de la comisión del Parlament, este jueves.
Daniel de Alfonso, en de la comisión del Parlament, este jueves.

De Alfonso comparece en el Parlament. El director de la Oficina Antifraude de Cataluña ha comparecido este jueves durante cuatro horas ante la Comisión de Asuntos Institucionales. Con un tono muy duro, De Alfonso ha atacado a los representantes políticos y ha acusado a Albert Rivera de ir a visitarle para pedirle que "le diera alguna cosa". Según las grabaciones, De Alfonso le propuso al ministro un plan para apartar a Artur Mas de la presidencia de la Generalitat y de Convergència Democràtica; e impulsar como relevo a Germà Gordó, que forma parte del ala más moderada en el plano independentista de CDC. Precisamente, Gordó propuso a De Alfonso para que el departamento de Interior de la Generalitat lo condecorara el pasado 11 de abril.

Terceras grabaciones. La tercera entrega de las revelaciones de Público evidencia cómo Fernández Díaz apremió a De Alfonso para que llevara a la fiscalía sus investigaciones sobre Josep Maria Vila d'Abadal, presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). "Esto hazlo ya", le reclamó el ministro, tras quedar satisfecho con un dossier que consideró como un "torpedo bajo la línea de flotación" de Convergència.

Más información