Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Víctimas y políticos viajan a Buenos Aires por la querella contra el franquismo

El 20-N se entrevistarán con la juez argentina que lleva el caso, María Servini de Cubría

ERC incorporará a la querella el caso de Lluís Companys

Los querellantes contra el franquismo en Argentina están preparando un viaje a Buenos Aires, acompañados por políticos de diversos partidos, para reunirse el próximo 20-N con la juez argentina que lleva el caso, María Servini de Cubría. Entre los diputados que podrían asistir está Joan Tardá, de ERC, quien planea viajar a Buenos Aires incluso antes para sumarse a la querella con el caso del presidente de la Generalitat Lluís Companys, fusilado en 1940 tras un juicio sumarísimo. "No podemos dejar pasar ese tren", afirma Tardá.

El proceso abierto en Argentina tras el procesamiento del exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por su intento de investigar los crímenes de la Guerra Civil y la dictadura, "ha superado la aparente parálisis" en el que se encontraba, ha dicho hoy una de las abogadas de las víctimas, Ana Messuti. El pasado lunes, la juez argentina recogió la declaración de Soledad Luque, que busca a su hermano mellizo, supuestamente robado, y el jueves se reunió con tres de los querellantes y sus letrados. Luque entregó a la magistrada argentina documentación sobre otros casos de niños robados y la situación en la que se encuentran los afectados en España. En Buenos Aires, Soledad Luque también se reunió con las Abuelas de plaza de mayo argentinas. "Sentimos verdadera envidia del pueblo argentino por todo lo que han conseguido en la recuperación de su memoria", ha dicho Luque en referencia a los juicios por robo de bebés en el país latinoamericano. 

Tanto los abogados como los querellantes que se reunieron la semana pasada con la juez argentina confían en que la declaración de Luque sirva de pistoletazo de salida para el resto. El pasado mayo se aplazaron por tercera vez las videoconferencias en el consulado argentino para que la juez Servini de Cubría recogiera desde Buenos Aires los testimonios de una representación de los querellantes.En aquella ocasión, según explicó la propia magistrada, las videoconferencias se cancelaron en el último momento, con todo ya preparado, porque el embajador argentino recibió una nota verbal del Gobierno español comunicándole su malestar por el procedimiento.

Desde que el 14 de abril de 2010, día de la República, las víctimas de los crímenes del franquismo presentaran la querella en Argentina, decenas de asociaciones, colectivos y represaliados se han sumado al procedimiento al considerar que todas las puertas se han cerrado en España. Hoy hay ya 170 querellantes, entre ellos, hijos de desaparecidos o fusilados, presos políticos, víctimas de trabajos forzados y afectados por el robo de bebés.

Los querellantes han solicitado a la juez que cite a declarar como imputados a una decena de cargos franquistas. Entre ellos,el exministro de Vivienda y exsecretario general del Movimiento José Utrera Molina, suegro del actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; Rodolfo Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales en 1976, o el exministro deTrabajo Fernando Suárez González. Las víctimas también quieren que la magistrada interrogue a dos jueces del franquismo: Jesús Cejas Mohedano y Rodolfo Gómez Chaparro, así como los policías José Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño, José Ignacio Giralte González, Celso Galván Abascal y Jesús Muñecas Aguilar.