Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal excluye del presupuesto los sueldos de los diputados autonómicos

La partida para las Cortes de Castilla-La Mancha se reduce un 10%

La presienta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, en una imagen de archivo.
La presienta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, en una imagen de archivo. EFE

No era un farol. La presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, ha presentado los presupuestos de la comunidad para 2013 que incluyen un recorte de un 10% en la partida destinada a las Cortes. Según fuentes del Gobierno castellano-manchego, esa reducción se traducirá en la eliminación de los sueldos de los diputados para el próximo año. Un diputado raso cobraba hasta ahora, mensualmente, entre 2.800 y 3.000 euros netos. A partir de ahora, los parlamentarios solo cobrarán dietas por asistencia a plenos y comisiones.

La presidenta anunció, en el debate sobre el estado de la región, su intención de dejar a los 49 diputados sin “retribuciones regulares” alegando que los ciudadanos “necesitan saber que aquellos que trabajamos en este oficio público también estamos dispuestos a dar ejemplo”.

La partida para las Cortes es un montante global, que para el año que viene asciende a ocho millones de euros. Ahora, realmente, es la Mesa la encargada de distribuir el presupuesto entre sus necesidades pero nadie duda que el presidente de la Mesa, que además es secretario del PP de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, cumplirá con el anuncio de Cospedal y excluirá el sueldo de los diputados del reparto. En cualquier caso, será la misma Mesa la que, por ejemplo, determine si sus miembros, entre los que se encuentra el presidente, segunda autoridad de la comunidad, se quedan también sin remuneración.

Los presupuestos incluyen una reducción también en los gastos de estructura de la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas de un 14% que, según fuentes del Gobierno, se centra, fundamentalmente, en altos cargos. Esa fue una de las críticas del PSOE ya que mientras que los sueldos de los diputados suman un gasto de, aproximadamente, un millón de euros, el gasto en alta dirección se eleva a 69 millones de euros. Las cuentas de este año desvelan una reducción de dos millones de euros en sueldos de alta dirección, es decir, un gasto de algo más de 67 millones de euros.

Dolores de Cospedal presentó ayer los presupuestos para el año que viene, que ascienden a 7.440 millones de euros, lo que supone alrededor de un 10% menos que el del año pasado. El techo de gasto, el dinero con el que el Gobierno puede contar, descontando partidas finalistas y pagos de deudas financieras, es de 5.249 millones de euros, lo que supone un descenso del 7,1 % respecto al año anterior, tal como ha admitido Cospedal.

"Es un presupuesto austero, realista y que ha de servir como impulso para la recuperación económica a partir del segundo semestre 2013", dijo Cospedal, que expuso cómo eliminan "muchos gastos superfluos y una administración paralela" y computa "ingresos en términos realistas pero sin ningún nuevo impuesto".

Cospedal volvió a marcar el cumplimiento del déficit como objetivo del presupuesto. “Castilla-La Mancha cerrará el ejercicio cumpliendo el objetivo de déficit de 2012”, fijado en el 1,5%, afirmó la presidenta que, de ser así, habrá logrado bajar seis puntos de déficit."Es muy complicado pero cumpliremos el objetivo para 2013, fijado en el 0,7%", añadió.

“Nos encontramos con 3.000 millones de euros de déficit, en 2012 lo vamos a rebajar hasta los 568 millones de euros y en 2013 se rebajará hasta los 265 millones”, aseguró Cospedal que, nuevamente, hizo referencia a la “herencia” recibida del Gobierno anterior, el del socialista José María Barreda.

La presidenta de Castilla-La Mancha se refirió también al Fondo de Liquidez Autonómico al que se ha acogido el Gobierno castellanomanchego y del que ha reclamado 848 millones con unos costes, “mucho menos onerosos que en financiación en mercado normal, en los bancos”, dijo. “No tiene obligaciones suplementarias”, insistió.

Más información