Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jurado declara culpable al hombre que mató a su mujer en el aeropuerto de Sevilla

El veredicto declara probado que el acusado estranguló "con una cuerda u objeto similar" a su pareja

Cordón policial en el aeropuerto de Sevilla, donde estaba el cuerpo de la víctima.
Cordón policial en el aeropuerto de Sevilla, donde estaba el cuerpo de la víctima. EFE

Un jurado popular ha declarado culpable por unanimidad al hombre que estranguló a su mujer en un coche abandonado en el aeropuerto de Sevilla el 1 de junio del año pasado, según una nota del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Tras una discusión verbal por motivos familiares, el jurado considera probado que T. C. E., rumano y de 35 años, "estranguló con una cuerda fina u objeto similar a J. E., apretándole fuertemente el cuello hasta causar efectivamente su muerte". La fiscalía y la defensa del acusado piden 12 años y seis meses de prisión como autor de un delito de asesinato con la agravante de parentesco y la atenuante muy cualificada de confesar espontáneamente a las autoridades el delito.

El acusado evitó cualquier posibilidad de huida de la víctima al atacarla de "forma súbita y sorpresiva" por la espalda, según la resolución. Una vez terminada la discusión, la mujer estaba sentada en el asiento delantero derecho del automóvil, cuando el acusado le rodeó el cuello con la cuerda desde el asiento trasero, "lo que impidió que tuviera capacidad de reacción o que pudiera hacer cualquier gesto útil para oponerse a su estrangulamiento". El acusado y la víctima, aunque se encontraban separados temporalmente, estaban casados. En su veredicto, el jurado se opone al indulto total o parcial.

Durante el juicio, la fiscalía y la defensa del acusado han pedido una pena de 12 años y seis meses de prisión como autor de un delito de asesinato con la agravante de parentesco y la atenuante "muy cualificada" de confesar espontáneamente a las autoridades el delito. La fiscalía, que pedía inicialmente 18 años de cárcel, rebajó su petición porque, como admitió en su declaración en el juicio el inspector jefe del Grupo de Homicidios, de no haber sido por la confesión espontánea del acusado se habría tardado más tiempo en resolver el caso, ya que, el cadáver estaba en un automóvil abandonado en un lugar muy apartado del aparcamiento. En su declaración, el acusado aseguró que mató a su mujer "para no escucharla más" durante la discusión.

Tanto el ministerio público como la defensa también han estado de acuerdo en que el acusado pague a cada uno de sus hijos una indemnización de 90.000 euros, aunque, por la presumible insolvencia del condenado, sus hijos solo percibirán la indemnización prevista a cargo del Estado para las víctimas de delitos violentos. La fiscalía retiró su petición inicial de que se impusiera al acusado el alejamiento de sus hijos y se le privara de la patria potestad ya que los adolescentes, en acogida con unos parientes en un pueblo de Castilla-La Mancha, manifestaron que deseaban mantener el contacto con su padre. 

Más información