Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más controles de droga para evitar los atropellos de ciclistas

Tráfico incrementará, en las mañanas del fin de semana, la vigilancia de los conductores

La Guardia Civil analiza el punto donde se produjo el atropello mortal de tres ciclistas en Oliva (Valencia), a principios de mayo.
La Guardia Civil analiza el punto donde se produjo el atropello mortal de tres ciclistas en Oliva (Valencia), a principios de mayo. EFE

La DGT ya ha fijado un primer personaje clave a combatir para evitar los atropellos de ciclistas: el conductor drogado o bebido. Así se desprende del plan especial de vigilancia de las carreteras anunciado este martes por Tráfico, que incluye un aumento de los controles de alcohol y drogas en las vías convencionales durante las mañanas de los sábados y domingos —cuando se eleva la presencia de los deportistas en bicicleta—. El departamento dirigido por Gregorio Serrano prevé realizar 130.000 pruebas más, después de que tres conductores borrachos arrollasen a 14 ciclistas en tres accidentes distintos en solo dos semanas.

Esta iniciativa, según anunció Interior, se implementará de forma paralela a toda una batería de medidas. Entre ellas, la DGT ordenará a las Jefaturas provinciales que suspendan la vigencia del carné de los automovilistas reincidentes, que acumulen dos o más sanciones por consumo de alcohol o estupefacientes en menos de dos años. De esta forma, en base al artículo 36 del Reglamento General de Conductores, Tráfico decretará la falta de aptitudes psicofísicas de los conductores y estos tendrán que pasar de nuevo por las autoridades sanitarias. Este procedimiento es similar al que se aplica a personas de avanzada edad o con determinadas enfermedades que les incapaciten para ponerse al volante.

"Existe una preocupación en el Ministerio y en la propia DGT por el colectivo ciclista", ha asegurado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Más de 400 personas han muerto en la última década cuando circulaban en una bicicleta por las carreteras. Y los accidentes se han duplicado en solo siete años: han pasado de 1.082 en 2009 a 2.013 en 2015.

Para combatir este auge de la siniestralidad, Tráfico también incrementará el control de las vías con más agentes y vuelos de vigilancia; confeccionará una nueva campaña de concienciación a través de paneles informativos; y elaborará un estudio sobre la accidentalidad de los ciclistas.