Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 400 ciclistas que dejaron de pedalear

Los accidentes con bicicletas implicadas se duplican en siete años por el aumento de la movilidad y la falta de estrategias institucionales, según los expertos

Los 400 ciclistas que dejaron de pedalear

A Aitor Martínez se le quiebra la voz al recordar a su compañero Jesús Negro y aquel fatídico 25 de febrero de 2016. Apenas llevaban un kilómetro en la vallisoletana VA-30, cuando un camión invadió el arcén por el que circulaban los dos ciclistas. "La Guardia Civil nos dijo que el conductor iba despistado y que no pisó el freno", explica Martínez al rememorar el momento en el que el vehículo, tras un volantazo, los golpeó a más de 90 kilómetros por hora. Él sufrió heridas graves —se rompió varias costillas y le tuvieron que extirpar el bazo— y pasó casi un mes en el hospital. Pero Negro se dejó allí mismo la vida, sumando su nombre a la larga lista de ciclistas muertos en las carreteras españolas en la última década. Más de 400, según los datos de la DGT.

Como Eduardo Monfort y Luis Alberto Contreras, que fallecieron el pasado domingo después de que una automovilista, que dio positivo en alcohol y drogas, arrollase en Oliva (Valencia) al grupo de seis ciclistas con el que iban. Un siniestro que pone el foco de nuevo en este colectivo, que ha experimentado un auge de la siniestralidad. El número de accidentes con bicicletas implicadas se ha duplicado en las vías interurbanas en solo siete años: ha pasado de 1.082 en 2009 a 2.013 en 2015. Y ese aumento se ha reproducido dentro de las ciudades: evolucionando de 2.387 a 5.173 en el mismo periodo. A su vez, el total de heridos hospitalizados también ha aumentado de 489 en 2009 a 652 en 2015 (+33%).

Pero, ¿qué explica ese incremento? "En primer lugar, una mayor movilidad en bicicleta. El uso de este vehículo, como medio de transporte o para hacer deporte, va cada vez a más", apunta Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, que explica: "Pero, frente a esta tendencia, nos topamos con una falta de estrategias y medidas institucionales". Entre ellas, el investigador cita las deficiencias de las infraestructuras —“sobre todo, en el ámbito interurbano”— y la falta de campañas de sensibilización y formación. El 30% de los ciclistas españoles reconoce, por ejemplo, que nunca se ha informado sobre la normativa, según una encuesta de la plataforma Ponle Freno y la Fundación Axa. Todo ello, en un país donde se venden más de un millón de bicicletas al año, según la Asociación de Marcas y Bicicletas de España.

Los 400 ciclistas que dejaron de pedalear

"Debemos ser muy cautelosos y no generar alarma. Actualmente, existe un menor riesgo a la hora de ir en bicicleta que hace 10 años", opina Manuel Martín, director técnico de ConBici, la coordinadora nacional en defensa de la bicicleta, que recuerda que el número anual de fallecidos se ha mantenido estable pese al auge de la movilidad. "Numerosos informes demuestran que el aumento del uso de estos vehículos reduce la siniestralidad. Porque supone que haya menos coches en las carreteras. Y porque los conductores están más habituados a su presencia", añade. El 60% de los ciclistas no había cometido ninguna infracción en el momento del siniestro, según un estudio de la Universidad de Valencia.

En esa línea, la DGT lanzó hace menos de un mes la campaña de concienciación Almas ciclistas, que recoge en vídeo las historias de varias víctimas que se dejaron la vida mientras pedaleaban, así como los testimonios de sus familiares y amigos. Como el de Aitor Martínez sobre Jesús Negro: "El día del accidente salimos solos. Y, menos mal, porque si hubiésemos ido siete u ocho, el camión se habría llevado a todo el grupo [por delante]".

Los 400 ciclistas que dejaron de pedalear

El "paso atrás" de 2015

Según Perico Delgado, ganador del Tour de Francia, en 2015 se produjo un "paso atrás" en la protección de los ciclistas. Ese año, el PP impuso su mayoría absoluta para sacar del Código Penal las faltas por imprudencia leve. "Se lanzó un mensaje de que esos accidentes no tenían importancia", apunta el deportista. Pero, además, esa reforma se tradujo en que "quedaran impunes" casos como el del marido de Anna González, que murió atropellado por un camionero que se dio a la fuga.

El caso se archivó porque se consideró que su despiste era una "imprudencia leve" y que, como la víctima murió en el acto, no hubo omisión de socorro, "porque no se puede socorrer a un fallecido". González entregó en marzo en el Congreso 200.000 firmas para modificar la legislación. Y la Comisión de Seguridad Vial del Parlamento ya aprobó una proposición no de ley para estudiar su cambio.

En cifras

  • Los datos de la DGT revelan que más de 400 ciclistas fallecieron en la última década en las carreteras españolas (solo en vías interubanas): 372 de 2008 a 2015, según las cifras definitivas de Tráfico; más 51 en 2016 y lo que va de 2017, según las provisionales de estos dos ejercicios, aún por cerrar estadísticamente.
  • Según un estudio de la Universidad de Valencia, los meses que registran mayores índices de accidentalidad son aquellos con mejores condiciones climatológicas: con julio a la cabeza.
  • "Los hombres son los que han sufrido mayoritariamente las consecuencias de los accidentes de tráfico en bicicletas", apunta la DGT, que detalla que 56 de los 58 fallecidos en bicicleta en 2015 eran varones, así como el 86% de los heridos hospitalizados y el 82% de los heridos no hospitalizados.
  • El 82% de los ciclistas muertos se contabilizan en vías interurbanas. Pero la mayor parte de los accidentes (72%) se registran dentro de las ciudades.