Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero reprocha al PP el “frenazo” a la Ley de Dependencia

El expresidente insta a que la normativa que impulsó se dote de la financiación necesaria

Zapatero, este lunes, en el décimo aniversario de la Ley de Dependencia.

El PSOE ha aprovechado este lunes el décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia para darse una tregua y reivindicar en el Congreso de los Diputados el legado social del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), en cuyo mandato los avances en derechos civiles fueron igual de incontestables que los efectos de la crisis económica provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. "Lo mejor que le puede pasar al PSOE es que se hable de leyes como la de la dependencia", ha resumido el expresidente del Gobierno al finalizar el acto, el primero que protagonizaba en el Parlamento desde 2011 y al que han asistido, entre otros, el presidente de la gestora, Javier Fernández; el responsable de Organización y portavoz, Mario Jiménez; exministros de su gabinete como Jesús Caldera y Trinidad Jiménez; y Luis Cayo, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI).

"Tenemos una ley que está desde hace unos años en cuidados intensivos, en la UVI. Hay que reanimarla, pero no está muerta: es una ley que es un logro social que consideramos irreversible. El reto es revitalizarla y liberar el potencial que encierra", ha expresado Cayo. La Administración General del Estado aporta el 18,1% a la Dependencia sobre el total del gasto público, mientras que las comunidades autónomas aportan el 81,9%. La consecuencia es que el Estado incumple el reparto previsto en la ley (50%).

La ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley integral de lucha contra la violencia de género, la ley de interrupción voluntaria del embarazo o la ley de memoria histórica son otros de los hitos del legado social alcanzados por el último Gobierno socialista. El PSOE cuestiona su aplicación desde 2011 en los mandatos de Mariano Rajoy: el dato más extremo es que 125.000 personas han fallecido en los últimos cuatro años, según el Observatorio de la Dependencia, sin llegar a recibir las prestaciones o servicios que les habían sido reconocidos por su situación. Otro ejemplo en la misma línea es la pregunta que Isabel Rodríguez, portavoz adjunta, realizará este miércoles a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la sesión de control en el Parlamento por la aplicación de la normativa de la memoria histórica. "Cada conquista es un paso a paso. Cada frontera que se traspasa nos abre una nueva frontera. Recordar la ley de Dependencia es recordar cómo se construye este país. Es una ley que nos identifica de manera muy clara", ha observado Zapatero, que ha incidido en que la ley salió adelante con "un gran consenso" y "no fue recurrida al Tribunal Constitucional", a diferencia por ejemplo de lo que sucedió con el matrimonio homosexual, la ley del aborto o la ley de Igualdad.

No ha sido el único dardo al PP de Zapatero, que ha lamentado el "frenazo" y la "falta de voluntad política" para el desarrollo de la legislación de Dependencia. Por esta razón ha instado al Gobierno actual a que la ley de Dependencia "recupere la velocidad de crucero" y cubra a los más de 355.600 personas (29% del total) con derecho reconocido a ella pero pendientes de que se les aplique "cuanto antes". Los dependientes atendidos son 856.500 (71%). El PP fue la semana pasada el único partido que no firmó el acuerdo para revertir los recortesen Dependencia promovido por la organización independiente Asociación de Directores y Gestores de Servicios Sociales.

En contraposición a las políticas populares, Zapatero ha deseado que el grupo parlamentario socialista logre "un buen acuerdo, como con el salario mínimo". De esta forma se ha posicionado en sintonía con la dirección actual y la gestora, aunque más rotundo fue el viernes en Jaén en un acto en el que mostró su apoyo a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz de cara al liderazgo en el PSOE. "Con la subida del 8% del salario mínimo sentí satisfacción, felicito a quienes la han hecho posible; el salario mínimo es clave para que todos los salarios empujen hacia arriba, y para las cotizaciones sociales", ha manifestado. Antonio Hernando, portavoz y presidente del grupo parlamentario, ha definido la ley de Dependencia como "una de esas leyes que marcan cómo quiere ser un Gobierno y cómo quiere ser un país". "Era un sueño que tuvo Zapatero para dignificar este país", ha subrayado.

"Es un momento de reivindicación, la crisis no puede servir de coartada o pretexto para reducir los derechos sociales. Tenemos la obligación política y ética de exigir el cumplimiento de la ley de dependencia porque es de justicia, evitaría que aumentara el gasto sanitario y crea empleo", ha intervenido Matilde Valentín, secretaria general del grupo socialista en el Senado. Frente al "retroceso" por la falta de financiación de la dependencia -se estima que el recorte acumulado de la Administración General del Estado supera los 2.800 millones de euros-, la secretaria adjunta del grupo parlamentario en el Parlamento, María Sol Pérez, ha recalcado que, con la apuesta de Zapatero, "llegó un nuevo derecho, un derecho social". "No es una ley para pobres, los servicios sociales no son beneficencia, son derechos universales", ha apostillado.

Más información