Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del ‘caso Nicolay’ imputa a la pareja del comisario José Villarejo

El magistrado sigue con las citaciones, pese a los intentos de la fiscalía de desbaratar el procedimiento

El 'Pequeño Nicolás' atiende a los medios de comunicación tras declarar en el juzgado.

El juez que investiga el caso de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el “pequeño Nicolás”, ha citado a declarar ahora —también como imputada— a la pareja del comisario José Villarejo, uno de los presuntos inspiradores de la llamada “policía patriótica” junto a su examigo y compañero, el exjefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas.

Con la citación —el próximo jueves a las 10.00— de Gemma Isabel Alcalá Garcés, periodista de Información Sensible, el magistrado Arturo Zamarriego sigue adelante con un procedimiento que la propia Fiscalía trató de desbaratar el pasado junio, rechazando la citación de 14 investigados. Y también continúa con el propio Martín Blas como comisionado judicial en la causa.

Detrás de esta investigación por presunta revelación de secretos, hay dos mandos policiales agriamente enfrentados. Una especie de fontaneros de las cloacas del Estado que mantienen una guerra fratricida, librada hace meses en los medios de comunicación con filtraciones y grabaciones.

Investigaciones turbias

Villarejo y Martín Blas. Sus nombres aparecen ligados a turbios casos de investigación de presuntas corruptelas de políticos, como el famoso ático de Ignacio González, las presuntas cuentas de Trias en Suiza, las evasiones fiscales de la familia Pujol, las grabaciones e intervenciones telefónicas al pequeño Nicolás, e incluso las recientemente publicadas del ministro al Interior, Jorge Fernández Díaz, con el exdirector de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso.

Su enfrentamiento se agudizó a raíz de la detención del pequeño Nicolás, el 15 de octubre de 2014. Nadie entendió entonces por qué dirigió esa rocambolesca operación Martín Blas, aún jefe de Asuntos Internos. Y comenzaron a descubrirse las andanzas del joven estudiante de 22 años que aparentemente —y a la luz de las fotos publicadas con José María Aznar, Esperanza Aguire, Ana Botella o el Rey— se codeaba alegremente con lo más granado del Gobierno.

“El chaval fue introducido en los círculos de poder por el secretario de Estado de Comercio Jaime García-Legaz”, asegura un alto mando policial. Era un habitual de “saraos más o menos oficiales”, “hacía las veces de colaborador o informador, pero se les fue de las manos”, aseguran las mismas fuentes. “García-Legaz y Martín Blas, que entonces hacía de agente de enlace entre la Policía y el CNI, se conocían del ministerio”, recuerda.

Precisamente, en esta pieza separada por Zamarriego, se investiga una presunta grabación ilegal de una reunión el 20 de octubre de 2014 en el despacho de Martín Blas con agentes del CNI, en la que se habla de supuestas escuchas ilegales y seguimientos al pequeño Nicolás.

El juez también ha citado para el próximo 8 de septiembre a un perito para que ratifique su informe sobre la grabación, así como a dos policías, a un facultativo y al jefe de la Sección de Acústica Forense para que presten declaración como testigos. Advierte el magistrado que los citados "deberán remover cualquier obstáculo que pudiera impedir su comparecencia, procediéndose a la suspensión de sus vacaciones si fuere necesario". Y suspende, a petición de la abogada del periodista de Información Sensible Carlos Mier, las citaciones previstas para el día 9. Para esa jornada estaban citados dos periodistas y el policía municipal que acompañó al "pequeño Nicolás" en su viaje a Ribadeo (Lugo).