Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE propone un pacto político con Cataluña que fije su singularidad

Miquel Iceta, líder de los socialistas catalanes, elogia "la valentía" de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, durante la firma de sus propuestas electorales.
Pedro Sánchez, durante la firma de sus propuestas electorales. EFE

El conflicto con Cataluña puede entrar en vías de solución si el Gobierno central establece "un pacto político" con esa comunidad autónoma que plasme en el texto de la Constitución el reconocimiento de su "singularidad" y "mejore su autogobierno". Esta es la propuesta del candidato del PSOE a La Moncloa, Pedro Sánchez, que cuenta con el aplauso del PSC, que alaba "la valentía" del candidato socialista. Una vez aprobado el nuevo texto constitucional, el pacto perseguido se plasmará en un Estatuto reformado que fije competencias claras para Cataluña, aseguran los socialistas.

"Compromisos para un sí al Gobierno del cambio". Este es el título del documento que este lunes presentó Pedro Sánchez tras mantener una reunión de trabajo con su Gobierno en la sombra. A lo largo de sus 18 páginas, se sintetiza el programa electoral con el que concurrieron los socialistas a las elecciones del pasado 20 de diciembre, aunque se han incluido diversas propuestas complementarias, así como precisiones y algunas novedades. En el apartado territorial se ha introducido una propuesta para Cataluña de nuevo cuño, al proponer “un pacto político con Cataluña”. El programa electoral socialista fue ratificado hace dos semanas en un comité federal sin que hubiera ninguna mención a estas propuestas.

En la práctica, la iniciativa supone un trato bilateral del Estado con esa comunidad que debe plasmarse en la Ley Fundamental. Aunque nunca se ha explicitado como ahora ese concepto, siempre ha estado presente en quienes desde las filas del PSOE buscan una vía para un encaje de Cataluña en España que supere los planteamientos independentistas, señalan fuentes de la dirección socialista.

En el caso de la reforma de la Constitución se alude expresamente a Cataluña. “En el marco de esta reforma constitucional, y aprobado en consecuencia por todos los españoles, se acordará un pacto político con Cataluña que, respetando las implicaciones del principio de igualdad, reconozca su singularidad y mejore su autogobierno”, dice el texto.

Derechos históricos

La dirección socialista aseguró este lunes que el pacto político al que se alude se refiere al momento en el que se aborde la reforma del Estatuto de Cataluña. El primer paso sería la reforma de la Constitución, necesariamente acordada por la mayoría de los partidos al requerirse una mayoría reforzada en las Cortes, que aludiría a la “singularidad” de algunas autonomías y, desde luego, a Cataluña. Esa reforma deberá ser votada en referéndum por todos los españoles y de la misma se derivaría la reforma de los estatutos de autonomía afectados. En la discusión del Estatuto catalán es donde se establecería ese pacto político con la inclusión de competencias claras para evitar la litigiosidad que ahora se registra entre el Estado y la Generalitat ante el Tribunal Constitucional. El final sería la votación en Cataluña de su nuevo Estatuto.

Antes de estas explicaciones, en el PSC existía gran satisfacción por la literalidad del texto de Sánchez, como expresó su primer secretario, Miquel Iceta. Este partido entiende dicha definición como un pacto del Gobierno con la Generalitat para reconocer la singularidad catalana y que esta se incluya primero en la Ley Fundamental y, después, se desarrolle en otro Estatuto.

“La sinceridad y valentía que ha demostrado Pedro Sánchez le ennoblece”, elogió Iceta, para quien la propuesta debería ser aprovechada para incorporar a la Constitución los derechos históricos de Cataluña que reconoce el artículo 5 del actual texto estatutario. Esta fórmula es una propuesta que siempre ha sugerido el PSC y se sitúa más en el ámbito de los símbolos que de las competencias políticas concretas, que se detallarían en el nuevo Estatuto.

Iceta no ve motivos para que la propuesta “incomode” a líderes territoriales del PSOE porque “la bilateralidad” resulta posible dentro del Estado autonómico y cabe, además, en el Documento de Granada de 2013, que estableció las bases para una reforma de la Constitución, bajo los auspicios del entonces secretario general socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

Advertencia andaluza contra los privilegios

El PSOE andaluz marca el límite a cualquier acuerdo con Cataluña en el Documento de Granada, que el partido aporbó en 2013 y ratificó en su día el consejo de política federal y que, según la federación que encabeza la presidenta de la Junta, Susana Díaz, expresa claramente la posición de los socialistas en el conflicto y ante cualquier reforma de la Constitución.

El texto aprobado por los socialistas en esa ciudad andaluza admite que la ley recoja “los hechos diferenciales y las singularidades políticas, institucionales, territoriales y lingüísticas” de una comunidad, pero aclara que, en cuanto al sistema de financiación, es preciso que sea “justo, equitativo y que dé certeza, estabilidad y equilibrio al sistema de reparto de los recursos públicos”.

A la espera de conocer los términos exactos de la propuesta de Sánchez y receloso ante la bilateralidad del acuerdo, el PSOE andaluz mantiene su rechazo a cualquier pacto que suponga el establecimiento de privilegios de unas comunidades frente a otras, sin menoscabo de que se pueda reconocer la singularidad catalana.

Más información