Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres universidades catalanas lideran el ‘ranking’ de la educación superior

La clasificación universitaria de la Fundación BBVA detecta una mejora del rendimiento desde 2013

Una biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra, este jueves.

Tres universidades catalanas y la Politécnica de Valencia lideran la clasificación U-Ranking, según el último informe sobre universidades españolas realizado por la Fundación BBVA. El podio lo ocupan la Universidad Pompeu Fabra —con un índice de 1,6—, seguida de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y la Politécnica de Cataluña y Valencia, que reciben un 1,4. La cuarta edición de este estudio confirma que las mejores universidades de España se sitúan, en su mayoría, en las grandes áreas metropolitanas. Le siguen en la clasificación general la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Universidad Carlos III, que ha empeorado su puntuación con respecto a 2015. La Universidad de Barcelona, por contra, ha mejorado en el último año. 

Este informe, realizado por la Fundación BBVA y el IVIE (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas), analiza 61 universidades que representan más del 95% del sistema universitario español. Las puntuaciones se confeccionan en función de un gran número de indicadores relacionados con la docencia, investigación innovación tecnológica y desarrollo.

Tres universidades catalanas lideran el ‘ranking’ de la educación superior

Joaquín Aldás, coautor del informe junto a Francisco Pérez, cree que no hay que centrarse en la Pompeu Fabra, sino en toda la política universitaria seguida en Cataluña que ha dado grandes frutos. Por algo tres de las cuatro mejores universidades están en la región. "No han sido erráticos como en otras políticas. Saben muy bien lo que quieren. Muchas veces no es cuestión de tener recursos,  sino de cómo los gestionan. Y ellos lo han hecho bien, con independencia de que hayan mimado algunos campus, condicionando los recursos a ciertas medidas". Lo compara con Madrid donde el Gobierno regional no ha puesto objetivos a cumplir.

Los catalanes han primado la especialización, la internacionalización y la trasferencia de conocimiento. "Incluso una privada como la Ramón Llull", subraya Aldás. Que añade: "Las universidades catalanas son las que apuestan por los títulos 3+2 (tres años de grado y dos de postgrado), a diferencia del resto, porque quieren atraer alumnado extranjero, que venga un estudiante alemán a hacer toda la carrera y allí estudian el 4+1".

Tres universidades catalanas lideran el ‘ranking’ de la educación superior

La edición de 2016 del U-Ranking coloca a la Universidad de Navarra y a la Pompeu Fabra como las mejores en docencia, y a la Universidad Autónoma de Barcelona, como líder en investigación. Las mejores en innovación y desarrollo tecnológico son la Politécnica de Cataluña, la Politécnica de Valencia y la de Madrid. El estudio también detecta una mejora de un 5,6% en la evolución del rendimiento de las universidades españolas en los tres últimos años (de 2013 a 2016).

Reconoce Aldás que la posición de la Pompeu Fabra "tiene truco" pues se centra en grados sanitarios y sociales que son rentables, frente a grandes universidades históricas que ofertan todas las ramas del saber, también las Humanidades que no son competitivas.

Tres universidades catalanas lideran el ‘ranking’ de la educación superior

Las universidades públicas dominan el ranking general —de las 16 primeras, 14 son públicas—, la clasificación de investigación —las 13 primeras son públicas— y la de innovación y desarrollo tecnológico —las 11 primeras son públicas—. De las 61 universidades analizadas, 13 son privadas.

Según el informe, los resultados docentes de las privadas superan en un 8% la media del sistema universitario. 8 de las 13 universidades privadas analizadas están por encima de la media. En cambio, ofrecen resultados muy pobres en investigación, área en la que están en un 36% por debajo de la media. La única que supera la media es la Universidad de Navarra. En innovación y desarrollo tecnológico los resultados de las privadas son mejores. 6 de las 13 universidades privadas analizadas están por encima de la media.

Cataluña tiene un 20% más de rendimiento

Por regiones, el informe concluye que el sistema universitario más potente es el catalán, con un índice de rendimiento situado un 20% por encima de la media. Le sigue de cerca el de Cantabria (con una sola universidad y cuyo rendimiento está un 12% por encima de la media) y, tras ella, Comunidad Valenciana (11%), Navarra (10%), Baleares (8%) y Comunidad de Madrid (3%).

Entre los sistemas universitarios regionales situados por debajo de la media se hacen varios varios escalones. Las regiones que no están demasiado alejadas de la media —Aragón, Galicia, Andalucía— y las que se separan más de un 20%, entre las que está Extremadura, Canarias o La Rioja.

Los autores advierten de que "no tiene sentido ignorar esta circunstancia al diseñar las políticas universitarias y los objetivos de mejora". "No pueden ser los mismos para universidades que son muy distintas porque, aunque todas compartan la misma denominación institucional, las misiones que cada una considera, las estrategias que desarrollan y las oportunidades que les ofrecen sus entornos son diferentes", concluyen.

Aldás entiende que las universidades privadas funcionan “como una empresa privada que busca beneficios, y esos vienen con las matrículas, la investigación es rentable a muy largo plazo”. Y encuentra explicación a que puedan abrirse nuevos campus a los que se les exige investigación. “Lo que se mira es el porcentaje de profesores que son doctores, pero si estos luego no investigan no sirve de nada”.

El experto valenciano sostiene que es un error -como propuso un comité de expertos al ministro José Ignacio Wert- que unos campus se especialicen e investiguen mientras otros solo se dediquen a la docencia. "Eso ya pasa un poco. A la Universidad de Huelva no se le puede pedir que tenga el desarrollo investigador de un campus grande, pero sí unos mínimos. Empeorará la docencia si no investigan. Una encuesta entre universitarios americanos señalaba que preferían poco contacto con un profesor que investigaba, que mucho con otro que repetía la contribución de otros a la ciencia".

Suben las patentes pese a los recortes

Desde que estalló la crisis económica las universidades públicas han visto muy diezmado su presupuesto en investigación y, sin embargo, su trasferencia de conocimiento (pacientes o convenios con empresas) no deja de crecer. Tanto, que entre el 2013 y el 2016 esta trasmisión de saberes ha subido en los campus un 22%, mientras que la investigación se resentía un 2% y la calidad de la docencia mejoraba un 7%. Así lo indican los parámetros utilizados por el informe U-Ranking.

El IVIE ha tenido en cuenta en sus parámetros los ingresos por patentes y su número, los ingresos por contratos de asesoramiento o por la oferta de formación continua. También ha valorado la internacionalización que se refleja mediante las patentes triádicas (válidas en Europa, Estados Unidos y Japón) y los ingresos por contratos internacionales.

Frente a este despegue en patentes de las universidades públicas, los centros privados, que destacan en docencia (un 8% por encima de la media, aunque hay mucha heterogeneidad entre ellos), son muy débiles en investigación (un 36% por debajo) y en innovación y desarrollo tecnológico (un 7% por detrás de la media). Una de las condiciones exigidas por el Ministerio de Educación para fundar un campus nuevo es que tenga actividad investigadora, que no sea unas meras trasmisoras de conocimiento. Pero su implicación recibe un suspenso.

El coautor Joaquín Aldás encuentra la explicación: “Lo que se mira es el porcentaje de profesores que son doctores, pero si estos luego no investigan no sirve de nada”.

Más información