Rajoy prefiere quedarse en Madrid que ir al foro antiyihadista de Obama

El presidente alega que está en funciones para no acudir a la cumbre de líderes mundiales en Washington

Obama clausura la Cumbre de Seguridad Nuclear, hace dos años en La Haya (Holanda).

La agenda pública del jefe del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, solo registra un acto para los próximos jueves y viernes: presidir el Consejo de Ministros. Sin embargo, Rajoy ha excusado su presencia en la Cumbre de Seguridad Nuclear, que se celebra esos mismos días en Washington con la asistencia de medio centenar de mandatarios y Barack Obama como anfitrión. Se perderá un foro mundial sobre la amenaza del terrorismo yihadista marcado por los ataques de Bruselas.

España ha estado presente en dos de la tres cumbres sobre seguridad nuclear celebradas hasta ahora: Zapatero en Washington (2010) y Rajoy en Seúl (2012) . Este último tuvo que cancelar su aistencia a la cumbre de La Haya (2014) por la muerte del expresidente Suárez. El objetivo central de estos foros, convocados por la Administración estadounidense, es acordar medidas para evitar que componentes nucleares caigan en manos de organizaciones terroristas, lo que constituye una de las mayores pesadillas para la seguridad mundial.

El Rey, invitado a Panamá el día de las probables elecciones

M. G.

Felipe VI, que ha cancelado ya sendos viajes a Arabia Saudí, Reino Unido, Japón y Corea del Sur por la situación política española, debe decidir si se ausenta de España el día en el que probablemente se tendrán que repetir las elecciones generales: el próximo 26 de junio.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, ha convocado para ese día la ceremonia de inauguración de la ampliación del canal de Panamá. Será en esa fecha cuando el primer buque mercante cruce las nuevas esclusas.

Panamá ya ha empezado a cursar las invitaciones a 70 jefes de Estado, incluido el norteamericano Barack Obama y el chino Xi Jinping.

El español Felipe VI no debería faltar, ya que la ampliación del canal, ejecutada por un consorcio liderado por la empresa española Sacyr, es una de las obras más emblemáticas de la Marca España. Este martes, el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, indicó que el coste final de la obra podría ascender a 4.485 millones de euros, frente a los 2.870 del presupuesto inicial.

La cita ha estado siempre dedicada a abordar el problema del terrorismo pero en esta ocasión, como han avanzado funcionarios estadounidenses, se centrará en la amenaza que supone el Estado Islámico. La cumbre se celebrará cuando apenas hayan pasado 10 días de los atentados de Bruselas y 100 horas de la masacre de Lahore (Pakistán).

Fue el mismo día 22, pocas horas después de los ataques contra la capital europea, cuando La Moncloa comunicó que Rajoy no acudiría a Washington. La razón que se aduce para esta ausencia es que, al estar en funciones, tiene muy limitada su capacidad para asumir compromisos y tampoco existe una mayoría clara en el Congreso que le permita consultar su posición con el probable nuevo presidente. Y ello a pesar de que la política antiterrorista es una de las pocas que cuentan con un amplísimo consenso, vista la presencia de casi todos los grupos —incluido Podemos como observador— en el pacto antiyihadista.

Desde que está en funciones, Rajoy solo ha acudido a las cumbres de la UE y eso porque no puede eludirlas, ya que las normas del Consejo Europeo prohíben que nadie pueda sustituirle. Si Rajoy no fuera a Bruselas, tendría que delegar en algún jefe de Estado o Gobierno extranjero.

Y si asistiera a Washington, es más que probable que los grupos parlamentarios le exigieran comparecer en el Congreso, algo que quiere evitar a toda costa y solo ha aceptado a regañadientes respecto al Consejo Europeo porque la ley le obliga.

Será el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, quien vaya a Washington y recoja la distinción concedida a España por la seguridad de sus instalaciones nucleares. Desde EE UU, Margallo tiene previsto viajar a Argentina y Chile.

Lo que no podrá hacer el ministro es reunirse con los mandatarios que acudirán a la cumbre. Entre otros, el argentino, Macri, el chino Xe, el turco Erdogan, el indio Modi o el paquistaní Sharif. Casi todos los líderes mundiales, salvo Putin.

Más información