Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PSOE y Ciudadanos defienden su pacto ante la patronal

Jordi Sevilla argumenta que el acuerdo deroga la reforma laboral, y Luis Garicano lo niega

Los equipos del PSOE y de Ciudadanos, con los representantes de la CEOE y de Cepyme.

Los equipos negociadores del PSOE y de Ciudadanos, encabezados por Jordi Sevilla y Luis Garicano, respectivamente, se han reunido en la tarde de este lunes con Joan Rosell, de la CEOE, y con Antonio Garamendi, de Cepyme, para transmitirles las medidas laborales y económicas que recoge el acuerdo rubricado por los dos partidos. Los firmantes del pacto han llegado a la cita tras semanas enfrentándose sobre el contenido del acuerdo —el PSOE sostiene que deroga la reforma laboral del PP, y Ciudadanos que la corrige—, y la han dejado manteniendo ese pulso argumental.

Los representantes de la patronal, según los partidos, han coincidido en la importancia de recuperar la negociación colectiva y el arbitraje; se han interesado sobre la propuesta en el impuesto de sociedades, y han aplaudido las medidas centradas en los autónomos.

“El acuerdo busca un nuevo modelo de relaciones laborales. En la medida en la que es nuevo, deja de estar en vigor el anterior, y a eso se le llama derogar”, ha advertido Sevilla.

“La reforma que proponemos en absoluto deroga la reforma laboral”, ha opinado Garicano. El acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos reequilibra las posiciones de sindicatos y empresarios, porque los convenios colectivos de empresa pierden jerarquía frente a los sectoriales cuando se trata de salarios y jornada. Además, propone redactar un nuevo estatuto de los trabajadores. Los representantes de la patronal, que no comparten todo el contenido de esta parte de la propuesta, también se interesaron por las modalidades de contratación que recoge el acuerdo.

Los tipos de contrato se reducirían a formación, relevo, indefinido y temporal. Este se mantendría limitado a dos años, pero se incrementaría la indemnización por despido y se mejorarían los incentivos para que se conviertan en indefinidos, con bonificaciones y sanciones a las empresas.