Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Iglesias trata de cerrar la crisis con Echenique como ‘número tres’

El líder de Podemos anuncia una "nueva época" en el partido y cambios organizativos

Echenique y Pablo Iglesias, hoy en Madrid. LUIS SEVILLANO REUTERS-QUALITY

Pablo Iglesias declaró este viernes inaugurada una “nueva época” en Podemos con Pablo Echenique como secretario de Organización. El secretario general de Podemos propuso el nombramiento del líder territorial de Aragón, encuadrado en el pasado entre los más críticos, tres días después de la destitución fulminante de Sergio Pascual, mano derecha de Errejón. Esta decisión supondrá una enmienda al trabajo de Pascual en una etapa en la que el aragonés tratará de instaurar un nuevo modelo organizativo: “Mayor protagonismo de los territorios, mayor democratización y más dispositivos participativos”.

En tres días, Podemos ha cambiado de rumbo, y uno de los hombres encargados de llevar el timón será Pablo Echenique. Su elección como secretario de Organización de la formación, que deberá ser ratificada en el consejo ciudadano previsto para el 2 de abril, encierra algunos mensajes en medio de la mayor crisis que ha atravesado el partido desde su nacimiento y que empezó la semana pasada con una cascada de dimisiones en la Comunidad de Madrid.

Íñigo Errejón, número dos del partido, salió orgánicamente debilitado de la destitución de Sergio Pascual, con la que no estuvo de acuerdo en el fondo y en las formas. Echenique, no obstante, representa una solución de consenso, la más “transversal” posible entre las almas del partido, según el sentir de todos los sectores. Es decir, el líder aragonés no forma parte del círculo más próximo a Iglesias —entre los que sonaron para ese cargo figuraban los diputados Rafael Mayoral y Juan Manuel del Olmo, ambos del equipo del secretario general— y durante el primer año de Podemos estuvo enfrentado, a veces con dureza, al propio Pablo Iglesias.

El dirigente de la formación se reunió ayer con los secretarios autonómicos de 13 comunidades en un momento en el que el partido afronta conflictos en Cataluña, Galicia, Euskadi, Cantabria y la Comunidad de Madrid.

“De alguna manera, se abre una nueva época en Podemos. Podemos se ha tenido que construir afrontando muchos retos electorales”, afirmó Iglesias, que describió brevemente las características de esa nueva etapa. “Mayor protagonismo de los territorios, mayor democratización y más dispositivos participativos”, recalcó. Y, en su opinión, “la persona de Pablo encarna las características para estar al frente de esta nueva etapa”. Echenique, que fue informado el jueves del nombramiento, aseguró que pese a las discrepancias mantenidas en el pasado con Iglesias sobre el modelo organizativo, todos han ido aprendiendo.

 Durante la campaña de las autonómicas del pasado mes de mayo se reconciliaron, y el aragonés llegó a ser presidente del comité electoral del partido. “Al ser una organización tan joven tenemos la oportunidad de empezar un camino nuevo. Ya sabemos cómo se hacen las cosas mal. Tenemos ahí la película para verla cuando queramos y no repetirla”, aseguró. Echenique desempeñará su cargo desde Aragón, donde es líder territorial y portavoz en las Cortes de Aragón. En el Parlamento regional permitió el Gobierno del socialista Javier Lambán, y juntos aprobaron las últimas cuentas autonómicas. “Los Presupuestos son grises con topos morados, pero no hacerlo hubiera supuesto prorrogar los del PP”, declaró entonces el dirigente de Podemos, que ha endurecido la oposición a PSOE.

Errejón, que se distanció de Iglesias tras la destitución de Pascual, no participó en la reunión de ayer, que fue un encuentro entre el líder y los dirigentes autonómicos. El secretario general dejó claro que está en contacto permanente con su número dos, y que está preparando con él, Irene Montero y el economista Nacho Álvarez la cita con Pedro Sánchez prevista para la próxima semana.

“No creo que en Podemos tenga que haber pablistas, carolinistas, errejonistas ni monteristas”, advirtió. “Hacen falta compañeros que debatan de todo apostando por la lealtad”, prosiguió. Esa confianza es lo que según el entorno de Iglesias perdió Pascual tras la crisis de la cúpula de Madrid. Comienza, dijo, una nueva etapa, un nuevo estilo. El 2 de abril, el partido debatirá su futuro.

Más allá del 2 de abril la dirección de Podemos no descarta además ir a una nueva asamblea fundacional como la de Vistalegre de hace dos años, pero no abrirá ese melón hasta después de que finalicen las negociaciones de investidura. Iglesias ha explicado que "en el momento que la situación se estabilice" es posible que  Podemos "tenga que abrir una discusión" a fondo sobre sí mismo: "Sobre cómo mejorar lo que somos", ha descrito. El nuevo hombre fuerte, Pablo Echenique, también cree que es mejor esperar. "Hasta que no sepamos qué va a ocurrir con la conformación del Gobierno de España no es sensato llevar a cabo un debate como ese. Hay que hacer cambios organizativos pronto, pero no es este el momento de tener una asamblea".

El debate que afronta Podemos será organizativo y no político, ha querido dejar claro Iglesias. "Hay en este momento unanimidad en la dirección respecto a la apuesta inequívoca sobre un Gobierno a la valenciana. Pensamos que es lo mejor para nuestro país". Ese rumbo, insiste Podemos, sí es invariable.

Correr y atarse los cordones al mismo tiempo

El secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, acuñó una metáfora sobre la rápida expansión y crecimiento territorial de Podemos, desarrollado además al mismo tiempo que el partido hacía frente a múltiples citas electorales. Pablo Iglesias citó ayer a su número dos: “Es como correr y atarse los cordones al mismo tiempo”. Errejón se presenta con una frase similar en WhatsApp: “Abrochándose los cordones a la carrera”.

Echenique utilizó la misma expresión para ejemplificar por qué el partido afronta una crisis territorial cuya resolución le corresponde a él pilotar ahora como nuevo secretario de Organización: “Vivimos un momento difícil, pero somos una fuerza que ha hecho algo inédito en este país a velocidad de vértigo”.

Más información