Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez pide a Tsipras que mueva a Iglesias para que permita el cambio

El candidato socialista solicita al primer ministro griego que le diga al líder de Podemos que "desbloquee la situación"

Tsipras y Sánchez durante una reunión de líderes socialistas europeos. VÍDEO: ATLAS

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llevó este jueves a la reunión de los líderes socialistas y socialdemócratas europeos el mensaje de que podría haber en España un gobierno progresista si Pablo Iglesias, secretario general del Podemos, lo permitiera. Empezó por decírselo al primer ministro griego, Alexis Tsipras, a quien por su estrecha relación con Iglesias le indicó que la actitud de su correligionario impide en España “un gobierno de cambio”.

Pedro Sánchez busca aliados internacionales en su trabajo por convencer a Pablo Iglesias de que facilite su investidura. Y este jueves en Bruselas se empleó a fondo en esta misión. En la reunión previa al Consejo Europeo celebrada por los socialistas se contó por primera vez con la presencia del primer ministro griego, Alexis Tsipras, invitado como observador a este cónclave.

“Quiero dar la bienvenida a Tsipras a la familia socialista europea”, señaló Sánchez antes de que empezara la reunión. Dentro de la misma se mostró igualmente afectuoso, una actitud que también mantuvieron la mayoría de los líderes socialdemócratas europeos.

Fuera y dentro, Sánchez dio su versión de lo que ocurría en España. “Le voy a pedir a Alexis Tsipras que le diga a Iglesias que su actitud de bloqueo está perjudicando a millones de españoles que sufren la desigualdad, los recortes y la austeridad”, anunció Sánchez. Y, en efecto, así lo hizo en la reunión que ambos mantuvieron. El político socialista es conocedor de la buena relación entre el líder de Syriza y el de Podemos, con apoyos mutuos en sus respectivas campañas electorales. Tsipras incluso pidió a través de Twitter el voto para Catalunya Sí que es Pot en los comicios catalanes. Ambas formaciones políticas, además, comparten grupo en el Parlamento Europeo, donde cuentan con 52 diputados.

Pero las necesidades de Tsipras como gobernante le llevan a buscar aliados en el grupo socialdemócrata y cuántos más países gobiernen con ese color ideológico, más comprensivos serán, en principio, con sus necesidades. En el entorno de Sánchez se informó este jueves de que el político español se manifestó en la reunión de la familia socialista totalmente solidario con las necesidades de Grecia en la crisis de los refugiados. El país heleno no puede hacer frente a un problema de tal magnitud sin que toda Europa se implique.

Sánchez fue claro en su mensaje sobre la realidad migratoria europea: si es presidente trabajará por “una Europa más solidaria para con los refugiados y por el fin de la austeridad".

Antes Portugal

En la reunión de los socialistas europeos también participó el primer ministro portugués, António Costa, que lidera un Gobierno de izquierdas que nadie consideraba factible. A Portugal viajó Sánchez tres semanas después de las elecciones para dar testimonio de que todo era posible aunque su fórmula es más complicada: Sánchez busca apoyos por la derecha y por la izquierda. A decir de Podemos, Pedro Sánchez quiso “ser portugués” pero se ha vuelto “alemán”, en referencia al gobierno de coalición de la derecha y la socialdemocracia de ese país.

A este respecto, el líder de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, señaló este jueves en declaraciones a Efe que "no hace falta ir a Grecia para conseguir un gobierno en España. Lo que hace falta es que se asuma que hay una mayoría para un gobierno del cambio, y que este no pasa por un pacto con Ciudadanos". Pero no todo es negativo para Domènech, quien elogió a Sánchez por reunirse con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El problema de fondo sigue porque el PSOE “bloquea” la situación al escoger como aliado a un partido con el que no suma "y lo quiere imponer a toda costa en las negociaciones", señaló en referencia a Ciudadanos, compañero de negociación del PSOE que Podemos no acepta. El próximo capítulo de la negociación llegará la próxima semana, cuando Pedro Sánchez se reunirá con Pablo Iglesias para calibrar si es posible reanudar relaciones.

Más información