El PP calla sobre Barberá y pide no ser Torquemada por la corrupción

Maroto: "Si hubiéramos actuado con cada caso que aparece, no habría ningún concejal, diputado, senador o miembro del Gobierno"

El vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, este lunes. FOTO: CLAUDIO ÁLVAREZ / VÍDEO: ATLAS

Preguntado hasta seis veces por si creía que Rita Barberá debería acudir a declarar voluntariamente ante el juez, como le ha ofrecido el instructor del caso Taula, y renunciar a su cargo de senadora tras la imputación del PP valenciano por blanqueo, el vicesecretario de sectorial del partido, Javier Maroto, ha repetido este lunes que desconocía el asunto. La noticia estaba en todos los medios, pero, según el popular, no se ha tratado esta mañana en el Comité de Dirección del PP, al que ha asistido Mariano Rajoy. Sí ha dicho que Barberá acudirá mañana al pleno del Senado después de meses sin hacer acto de presencia en la Cámara más allá de para ordenar su despacho.

Maroto no quiso referirse en ningún momento a la situación concreta de la exalcaldesa valenciana, cuyo nombre no pronunció. Sí respondió varias preguntas sobre la ahora senadora echando balones fuera —citando, por ejemplo, las 10 imputaciones del líder del PSOE gallego, José Ramón Gómez Besteiro, y la investigación por posibles comisiones ilegales que afectan al PNV— y asegurando que "el PSOE es el primer partido en el ranking de dinero robado en este país".

Tras mucho insistir sobre Barberá, Maroto ha respondido lo siguiente: "Sin dar ningún nombre, porque en este caso, además, no hay ninguna apertura de juicio oral, lo que digo es que es incompatible la regeneración democrática con la corrupción. O se aparta de forma definitiva a todo el que tenga hechos probados en relación a este asunto [la corrupción] o no se tendrá credibilidad en la política. Dicho esto, hay un paso intermedio entre convertirse en Torquemada y poner paños calientes porque ha habido gran cantidad de personas acusadas e incluso imputadas por corrupción que luego han quedado en nada. Algunos son ministros a día de hoy. Si hubiéramos actuado como Torquemadas con cada caso que aparece, hoy no habría ningún concejal funcionando en ningún Ayuntamiento, ningún diputado, ningún senador, ningún miembro de ningún Gobierno".

En anteriores comparecencias, Maroto, como las jóvenes nuevas caras del partido —como Pablo Casado o Andrea Levy—, se había manifestado partidario de ser contundente con los casos de corrupción e incluso había asegurado que era necesaria una "purga" para limpiar el partido de los corruptos que dañan sus siglas con los escándalos. La respuesta a los casos de corrupción ha generado cierta fractura en el partido. Su líder, Mariano Rajoy, trató de zanjarla pidiendo a los suyos que no cayeran en "la histeria" y actuaran con serenidad ante el goteo de imputaciones entre sus filas.

Más información