El fiscal ve falsedad en la denuncia de la doctora contra López Madrid

La dermatóloga Elisa Pinto se autoenviaba mensajes amenazantes y los atribuyó al yerno del dueño de OHL y al comisario José Villarejo

La Fiscalía de Madrid considera que la dermatóloga Elisa Pinto pudo cometer un delito de denuncia falsa contra Javier López Madrid, yerno del dueño de la constructora OHL, y contra el comisario del Cuerpo Nacional de Policía José Villarejo, a los que acusó de amenazas y agresión con arma blanca. Tras una investigación exhaustiva, la fiscal demanda que se archive la causa contra ambos, que instruye el Juzgado de Instrucción 39 de Madrid, y asegura que las 13 denuncias que interpuso Pinto por estos hechos “no merecen crédito” alguno.

La fiscalía tacha de invención las denuncias de Pinto. A López Madrid le atribuyó acoso sexual y mensajes amenazantes que distintos informes periciales revelan que se los autoenvió ella misma; y al comisario le imputó una agresión con arma blanca a instancias de López Madrid.

La fiscalía se ampara, entre otros, en un informe criminológico que analiza los supuestos mensajes amenazantes y desvela que quien los hizo actuó por “despecho” y con la intención de "hacer daño a la imagen personal de la víctima" y que sugiere la autoría de la propia dermatóloga. E incluso señala que la letra de una carta amenazante que supuestamente recibió Pinto y que ella atribuyó a López Madrid coincide con la que figura en los exámenes escolares de su hijo de 12 años. Es decir, que utilizó a sus hijo para autoenviarse una carta coactiva e imputar su contenido al directivo de OHL.

Además, la fiscalía desmonta con otros informes periciales la agresión que Pinto endosó, por otra parte, al comisario José Villarejo. Dijo que, estando con su hijo en un coche, estacionado, se le acercó el comisario por la espalda y la agredió con un arma. El visionado de las cámaras de seguridad del lugar donde ella situó esa agresíón la desmiente. Estaba sola dentro del coche y nadie se le acercó y menos aún la acuchilló, según refleja el visionado.

En el escrito en el que pide el sobreseimiento de la causa contra Villarejo y López Madrid, la fiscalía destaca que, entre noviembre de 2013 y hasta mayo de 2014, Pinto interpuso un total de 13 denuncias en las que atribuía a ambos agresiones y amenazas. Señala la fiscal que en el sumario consta numerosas llamadas de hasta una hora de duración entre Pinto y López Madrid y, además, entre enero y octubre de 2013, “intercambio de regalos y correos de tipo profesional y de amistad”, así como, a partir de noviembre de 2013, “whatapps entre ambos”.

En una de sus denuncias, Pinto indicó que López Madrid “la acosaba sexualmente” y que, incluso, le comentó que había contratado al comisario José Villarejo “para ponerla en su sitio”. La fiscal señala que no hay nada acreditado al respecto y sugiere que las pruebas que aporta la doctora pudieron ser fabricadas. Para desentrañar este asunto, que ha generado un abultado sumario, la fiscalía apela también a un informe de la Guardia Civil que ha analizado los posicionamientos geográficos de los teléfonos desde los que se hicieron las llamadas amenazantes y que revela que fue ella la que se enviaba así misma mensajes para aparentar que procedían de López Madrid. Es decir, el posicionamiento de los teléfonos desde los que se lanzan los mensajes coincide con la zona donde vive la doctora Pinto. Según las pesquisas, tales mensajes salieron de móviles con tarjeras prepago que supuestamente adquirió la propia dermatóloga.