Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez investiga si el PP de Madrid cobró un millón de la trama Púnica

Las iniciales del empresario Javier López Madrid y del exgerente de la formación aparecen en una agenda incautada a Granados

Alejandro de Pedro, imputado en la trama Púnica, comparece en la Asamblea de Madrid. Luis Sevillano | VÍDEO : ATLAS

El juez Eloy Velasco investiga si el PP de Madrid fue el receptor final de más de un millón de euros que supuestamente donó Javier López Madrid —yerno del empresario Juan Miguel Villar Mir— al entonces gerente del partido Beltrán Gutiérrez Moliner. Las iniciales de este y de López Madrid figuran en una agenda secreta de Francisco Granados, el ex número dos del PP madrileño, ahora preso, junto a cantidades de dinero que presuntamente corresponden a pagos al exgerente.

La agenda de Granados, interpretada ante el juez por su exsocio y examigo David Marjaliza (ambos situados por la investigación en la cúspide de la trama corrupta de Púnica), contiene varios apuntes económicos flanqueados por las iniciales J.L.M. y B.G., según fuentes jurídicas. Las cantidades superan con creces el millón de euros, según las fuentes, que no dudan a quiénes corresponden las citadas iniciales: Javier López Madrid y Beltrán Gutiérrez.

La operación que el jueves condujo a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a entrar en las oficinas del PP de Madrid —sita en la primera planta de la sede nacional del partido, en la calle de Génova— buscaba hallar pruebas para corroborar si Beltrán Gutiérrez recibió esas sumas de dinero y, sobre todo, si fueron directamente a su bolsillo, a las arcas del partido, a ambos o también a terceros. En las anotaciones figuran más iniciales y referencias, unas que Marjaliza vincula directamente con Granados y otras que no han sido adjudicadas aún.

Las fuentes aseguran que las anotaciones dinerarias seguidas de la palabra “me” corresponden a las cantidades que supuestamente entregó Beltrán Gutiérrez a Francisco Granados para su propio disfrute. Marjaliza ha identificado ese “me” con el yo inglés con el que el exsecretario general del PP de Madrid se refería a sí mismo.

También Fundescam

Esta es al menos la segunda vez que Beltrán Gutiérrez se ha visto salpicado por casos que apuntan a la supuesta financiación irregular del PP. Durante el registro de la nave en la que la trama corrupta Gürtel guardaba buena parte de su documentación, se encontraron papeles que demostraban el fraccionamiento del coste de un acto del PP y el pago endosado, en parte, a la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid (Fundescam), vinculada al PP. En esas facturas figuraba la firma de Gutiérrez, quien entonces era gerente. La Agencia Tributaria denunció en 2012 la financiación ilegal de los populares, pero el caso había prescrito.

El otro objetivo de los registros fue Javier López Madrid. La empresa constructora OHL negó este viernes que este —yerno de Villar Mir— forme parte de la dirección de la compañía ni “ostente ninguna posición ejecutiva en la misma”. La firma emitió un comunicado en el que afirma que es vocal del consejo de administración. La compañía también desmiente haber realizado ningún pago al PP. El comunicado de la firma no hace ninguna defensa de López Madrid.

Granados admitió ante Velasco en octubre pasado que había disfrutado en Palma de Mallorca del yate Myriam, propiedad de López Madrid, de quien se declaró amigo desde hace más de 25 años. El juez de la Audiencia Nacional de momento solo tiene indicios que se dirigen hacia los delitos de cohecho (soborno) y blanqueo de capitales, lo que apunta a que los cobros efectivamente se realizaron pero no se declararon a Hacienda.

Lo que los investigadores ya tienen prácticamente asegurado es la procedencia del millón de euros en metálico hallado en un maletín en un altillo de la casa del suegro de Francisco Granados: según las citadas fuentes jurídicas, son comisiones presuntamente pagadas al que fue secretario general del PP por empresas salpicadas por la trama Púnica a las que Granados supuestamente benefició con contratos, como Waiter Music o Cofely.

Más información