Selecciona Edición
Iniciar sesión

Líderes regionales del PP presionan a Rajoy para celebrar primarias

Madrid se une a Galicia, Andalucía, Baleares y Euskadi en la presión para elecciones abiertas de líderes y candidatos. La dirección nacional se resigna a asumirlas

El próximo congreso del PP de Madrid elegirá a su futuro presidente con el sistema de primarias, abiertas y con un voto para cada militante. No será el único. Los barones territoriales de Galicia, Andalucía, Baleares y Euskadi han asumido ya ese método. La recién nombrada presidenta de la gestora del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, también lo impondrá y todos lo reclamarán para el Congreso Nacional. En el equipo de Rajoy dan por hecho que tendrán que asumirlo.

“Es imprescindible garantizar desde este mismo instante que la elección de la presidencia en el próximo congreso sea por un proceso abierto, transparente y participativo en el que cada militante tenga un voto. Me gustaría trasladar a todos los militantes, simpatizantes, y al conjunto de los madrileños que hoy empieza una nueva etapa en el PP de Madrid para recuperar la confianza perdida a lo largo de los años por casos de corrupción intolerables”. Cristina Cifuentes aprovechó este martes su primera intervención pública tras aceptar el encargo de Mariano Rajoy de presidir la gestora del PP madrileño para hacer una declaración de intenciones: hay que abrir el partido para cerrar la hemorragia de votos.

Tras dimitir, Aguirre planteó que ese congreso para elegir a su sucesor fuera abierto como una exigencia de despedida, pero Cifuentes lleva tiempo pidiendo lo mismo y de hecho, lo hizo formalmente en la junta regional del pasado enero ante la propia Aguirre. Incluso antes, en el congreso nacional del PP en Valencia en 2008 había presentado una enmienda con el ahora consejero de presidencia, Ángel Garrido, a favor de las primarias. Entonces fueron derrotados, pero Cifuentes plantea ahora esos cambios como baronesa y responsable de una de una de las organizaciones territoriales con más peso en el PP.

“En la Comunidad de Madrid ya hemos puesto en marcha un plan de regeneración democrática que supondrá la eliminación de aforamientos, la limitación de mandatos, listas abiertas... y yo me propongo llevarlo a cabo en el PP con unos códigos éticos muy similares a los que ya asumimos en la Asamblea de Madrid”, declaró este martes Cifuentes en Getafe, primera parada de la gira que emprenderá como presidenta de la gestora para tratar de unir a los populares madrileños, incluidos los aguirristas.

En 2008 no, pero ahora la necesidad de abrirse a la militancia es una opinión generalizada entre responsables de muchas organizaciones territoriales del PP. El presidente del partido en Andalucía, Juan Manuel Moreno, la agrupación más importante (162.000 militantes), propuso esa solución en la conferencia política del pasado verano para facilitar la renovación interna, junto a la limitación de cargos. Le hizo el encargo el actual vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo. Preguntado por estas propuestas el pasado lunes, Maillo aceptó que estos nuevos modelos de elección de cargos se tendrán que imponer más pronto que tarde en el PP a todos los niveles.

Fórmulas de votaciones más o menos abiertas a los militantes ya se han experimentado en el PP, como recordaba este martes Cifuentes, para la elección de candidatos en los anteriores congresos de Galicia, Baleares o en las Nuevas Generaciones del partido.

La “nueva etapa” que la presidenta madrileña pretende extender al partido en el que lleva 30 años militando pasa necesariamente por “un afiliado, un voto; sin delegaciones ni intermediarios”. Preguntada por si ella misma piensa presentarse a ese congreso para elegir al nuevo presidente del PP madrileño, Cifuentes aseguró que “posiblemente” sí. De momento no hay fecha porque se celebrará después del congreso para elegir al líder del PP nacional y este depende de lo que ocurra con la formación del Gobierno central.

El problema del calendario

El calendario es otro problema para que el PP asuma ya un cambio radical en el modelo de elección de líderes. La dirección nacional ha contenido las ansias de distintas regiones de anticipar sus cónclaves hasta que se aclare la situación de interinidad del Gobierno central. Rajoy no quiere distracciones con disputas internas, más que previsibles. Esa era la orden, con algunas excepciones, como los permisos para aclarar los liderazgos en Galicia y Euskadi, donde hay elecciones en otoño.

La cúpula del PP busca una salida diferente para la Comunidad Valenciana, descabezada y saturada por corrupción. La nueva presidenta, Isabel Bonig, elegida en una junta directiva extraordinaria, pide un congreso para refundar la organización. Y también es partidaria de las primarias y dejar votar a todos los militantes, en este caso el segundo grupo en importancia de todo el país. La dirección nacional está a favor de anticipar ese cónclave, pero duda si permitir que se celebre antes incluso del nacional.

El SMS de Aguirre

Desde que presentó su dimisión como presidenta del PP madrileño. Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes solo se han comunicado mediante un SMS en el que la primera felicitaba a la segunda por su nombramiento como presidenta de la gestora del PP madrileño.

La presidenta de la Comunidad advirtió este martes que ocupa el cargo “sin ataduras”, “sin tapar ni presuponer nada”. “Si detecto algún delito, directa al juzgado de guardia”.

De momento no ha decidido si mantendrá en su puesto a Beltrán Gutiérrez, el exgerente del PP madrileño investigado por cohecho y blanqueo. Cifuentes dijo respetar la decisión de Aguirre de continuar como portavoz municipal, pero sí recomendó a Rita Barberá que renuncie a su aforamiento.

Más información