Selecciona Edición
Iniciar sesión

Sánchez solo dialogará con Iglesias si relega en su plan la autodeterminación

El PSOE ve posible coincidir con Podemos en política económica y medidas sociales

El equipo negociador del PSOE avanza en los puntos de acuerdo programáticos con Ciudadanos e Izquierda Unida mientras aguarda con enorme expectación la oferta que les quiera hacer Podemos para calibrar si tiene voluntad de acordar. El contenido será un potente indicativo de lo que pretende la formación morada, pero el hecho de que vayan a hacer una oferta significa, al menos, que están dispuestos a hablar. Hace una semana Iglesias supeditaba la negociación a que Pedro Sánchez optara ente ellos o Ciudadanos, al pretender una negociación exclusiva. El PSOE, antes de recibir el documento que Podemos le enviará en breve, cree posible encontrarse en materia social, económica y de regeneración democrática. No habrá confluencia si defienden la celebración de un referéndum en Cataluña.

En el equipo negociador dan por supuesto que Podemos tiene un debate interno sobre los grados de intensidad en la defensa del “derecho a decidir”, dirigido especialmente a Cataluña. La exigencia del mismo tiene distintas modulaciones según sea el emisor. La corriente central, distinta de las Mareas y de En Comú Podem, señalan su disposición a “escuchar el modelo territorial que propone” el PSOE, que gira en torno a la reforma de la Constitución, con un mayor reconocimiento de la identidad de las comunidades históricas, y que concluirá necesariamente con un referéndum en toda España. Si cuando empiecen las discusiones Podemos se aviene a orillar el derecho de autodeterminación, el diálogo podrá avanzar.

La única solución posible vendrá si la organización que lidera Pablo Iglesias no coloca esa demanda como condición imprescindible para un acuerdo y mantiene la defensa del “derecho a decidir” como declaración de principios no excluyente para llegar a un pacto de gobierno.

Las fuentes consultadas ponen como ejemplo la posición del PNV, que, sin renunciar en absoluto al autogobierno del País Vasco, apostilla que la discusión ahora está en “la formación de un Gobierno del Estado”, como señalaron su presidente, Andoni Ortuzar, y el portavoz parlamentario en el Congreso, Aitor Esteban. Nadie renuncia a sus principios pero por delante se coloca la agenda socioeconómica y de regeneración democrática, que es la que compromete el candidato para ser apoyado en su investidura, señalan las mismas fuentes.

Rechazo al independentismo catalán

En el equipo negociador diferencian entre la posición de Podemos y la de Democràcia i Llibertat, con cuyos portavoces, por separado, se entrevistará mañana Pedro Sánchez. A ellos no les pedirá el apoyo para su investidura, sino que les manifestará su total desacuerdo con la agenda secesionista que han diseñado.

Al final de la semana que hoy empieza, el equipo negociador del PSOE pretende tener los elementos suficientes como para saber si es posible tener una base suficiente de apoyos “a izquierda y a derecha” que busca Pedro Sánchez, pero no simplemente como fórmula retórica sino con la voluntad de que así pudiera ser. Un acercamiento a Podemos podría equivaler al distanciamiento de Ciudadanos.

 

Más información