Reforma laboral y Constitución, escollos entre PSOE y Ciudadanos

Los dos partidos escenifican en público sus coincidencias en economía, educación o Europa, pero se citan para seguir negociando la próxima semana

La reforma laboral y la de la Constitución son ahora mismo los dos grandes escollos que tienen que superar Ciudadanos y el PSOE para llegar a un acuerdo que sirva como base para la investidura de Pedro Sánchez, según fuentes de la formación emergente. José Manuel Villegas, su vicesecretario general, se dio ayer una quincena de plazo para definir si hay opciones de cerrar un pacto. “Partimos del principio de que ningún obstáculo es insalvable”, advirtió.

La segunda reunión entre los equipos de los dos partidos, ya con las propuestas de los socialistas sobre la mesa, se cerró ayer con coincidencias en aspectos clave como la economía, la fiscalidad, la educación, la regeneración democrática o la necesidad de renegociar el objetivo de déficit con Europa, retrasando su cumplimiento a 2017. En esos apartados hay “espacio para llegar a acuerdos con relativa facilidad”, según Villegas. Así, los representantes de los dos partidos se reunirán de nuevo la próxima semana, ya tras intercambiar documentos sobre puntos específicos.

Hasta que llegue el momento de los detalles, que pueden provocar más desencuentros, a los dos partidos les separan dos cuestiones que definirán si el PSOE se acerca a Podemos o a Ciudadanos.

Primero, sus opuestas ofertas laborales: contrato único con indemnizaciones crecientes por antigüedad, en el caso de Ciudadanos —universalizaría el despido libre, según los socialistas—; y la derogación de la reforma laboral en el caso del PSOE — “No vale volver a la época de Zapatero, con un 25% de paro”, dijo Villegas—. Los dos partidos explorarán fórmulas para combinar la propuesta de un complemento salarial de Ciudadanos y el ingreso mínimo vital del PSOE.

Y segundo, la reforma constitucional: el PSOE relega esta cuestión al último punto de su documento, y Ciudadanos exige más detalles, Ciudadanos exige más detalles al PSOE; que especifique su defensa del artículo uno frente al reto independentista de la Generalitat catalana y la petición de una consulta por parte de Podemos, y que cuente con el PP. “Pedro Sánchez se equivoca no haciéndole partícipe”, dijo ayer Villegas, cuyo partido no participará de una reforma sin la formación de Mariano Rajoy.