Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

PSOE y Ciudadanos abren un diálogo que puede durar meses

La negativa del PSOE a sentarse con el PP y el antagonismo de Podemos y Ciudadanos hacen que los negociadores no descarten que Sánchez pierda el primer debate de investidura

El PSOE y Ciudadanos han preparado a sus respectivos equipos negociadores, que este viernes se reunieron por primera vez para dialogar sobre la formación de un hipotético Gobierno, para una tarea que puede durar hasta tres meses. Los representantes de estas formaciones reconocieron este viernes su “voluntad real” de llegar a un acuerdo. Sin embargo, la negativa del PSOE a sentarse con el PP y el antagonismo de Podemos y Ciudadanos han hecho que los negociadores no descarten que Pedro Sánchez pierda el primer debate de investidura y que deba esperar otra oportunidad.

La formación emergente “defenderá” el contrato único

José Manuel Villegas, vicesecretario de Ciudadanos, anunció este viernes que su partido defenderá en las negociaciones una de las propuestas que más le separan del PSOE: un contrato único con indemnizaciones progresivas por despido en función de la antigüedad.

“Nuestra fórmula, que aportamos a la negociación, es el contrato único”, dijo. “Sin duda la vamos a defender”.

En su plan, Ciudadanos reclama no subir impuestos y también propone un pacto nacional contra la violencia de género. En enero, Albert Rivera ya abrió la puerta a abandonar su polémica propuesta de equiparar las penas de violencia doméstica con las de género, elevándolas todas al tipo máximo, lo que en la práctica supone eliminar el agravante para los hombres.

Si llegan a un acuerdo, las dos formaciones no contarán con los votos necesarios para que Sánchez sea presidente. Necesitan a otros partidos. El PSOE querría que fueran Podemos e IU, pero Ciudadanos y el partido de Pablo Iglesias se han declarado incompatibles. Rivera querría que fuera el PP, pero los dos partidos mayoritarios se niegan a negociar la investidura del candidato del otro. Los vetos bloquean la situación.

En consecuencia, los colaboradores de Albert Rivera creen que pueden tener casi un trimestre para mediar entre los dos partidos mayoritarios, ya que está previsto que Sánchez disponga de un mes para contactar con el resto de formaciones, y que si no consigue la investidura como presidente se abra un plazo de otros dos antes de que sea obligatorio convocar elecciones. En Ciudadanos esperan que ese tiempo “erosione” la posición del PP. Y aseguran, también, que las conversaciones se acelerarán si Sánchez no saca adelante el primer debate de investidura y la posibilidad de que se celebren nuevas elecciones se convierte en una certeza. El PSOE comparte ese análisis.

“Todos son puntos de partida, lo importante son los puntos de llegada”, opinó Antonio Hernando, portavoz parlamentario del PSOE. “Debemos pensar que las concesiones no son rendiciones”.

“Queremos destacar que se ha expresado por las dos partes la voluntad real y sincera de llegar a un acuerdo”, valoró José Manuel Villegas, jefe de gabinete de Rivera, que subrayó que Ciudadanos considera básico incorporar al PP al acuerdo. “No tiene sentido pactar una agenda de reformas profundas sin el PP”.

Los socialistas acudieron a la cita sin ningún documento programático, ya que este sábado Sánchez se reúne con el PNV y quiere incorporar a su propuesta varias de las aportaciones de los partidos con los que se ha reunido esta semana. A su vez, los representantes de Ciudadanos llegaron a la reunión con una larga lista de medidas divididas en cinco bloques.

Dada la complejidad de los temas a tratar, la formación emergente ha preparado un segundo equipo de expertos para asesorar a sus negociadores titulares si las negociaciones avanzan. En ese grupo se integrarán tanto diputados como algunos de los expertos que ayudaron al partido en la elaboración de su programa electoral. Así, según fuentes del Congreso, el partido recurrirá a Francisco de la Torre cuando haya que descender al detalle en el debate sobre la política fiscal; a Andrés Betancort cuando se afronte la reforma constitucional; o a Marta Rivera de la Cruz y Toni Cantó cuando la política cultural esté sobre la mesa. Esos dos equipos serán auxiliados a su vez por los asesores del partido.

“Es la hora de la política, luego vendrán los técnicos”, resumió uno de esos especialistas consultados por la formación. “Aunque hemos hecho una primera propuesta general, queremos llegar a los detalles, y sobre todo hacer los números, cuantificar el coste de cada cosa”, dijeron en Ciudadanos.

Las negociaciones empezaron este viernes y continuarán la tarde de este lunes. La primera parada será el debate de investidura, cuya fecha debe decidir Patxi López, presidente del Congreso de los Diputados. Los dos partidos, sin embargo, reconocen que el Gobierno no tiene por qué resolverse ahí. Nadie olvida que la presidencia de la Generalitat se desbloqueó el último día de plazo.