Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los yihadistas detenidos fingían tener una ONG y enviaban armas a Siria

Habían constituido una empresa con la que cargaban contenedores de explosivos y armas y los enviaban a Siria e Irak

Los arrestos, por presunta relación con Jabhat al Nusra y el ISIS, elevan a 83 los efectuados desde 2015

Barcelona / Madrid

La Policía Nacional detuvo este domingo en diferentes poblaciones de Alicante, Valencia y la ciudad autónoma de Ceuta a siete presuntos integrantes de una célula yihadista que enviaba armas a las principales organizaciones terroristas de Irak y Siria, Jahbat al Nusra y Daesh. Los envíos se hacían pasar por ayuda humanitaria. El grupo que operaba en España se dedicaba también a la financiación y al blanqueo de capitales.

La policía traslada a uno de los detenidos en Ceuta este domingo. REDUAN EFE / ATLAS

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, informó de que los siete detenidos hoy en Alicante, Valencia y Ceuta por pertenecer a un célula yihadista poseían un “complejo empresarial logístico con el que abastecían” a las organizaciones terroristas de Estado Islámico y del Frente Al-Nusra de “armas, precursores, material para construir explosivos, dinero y equipamiento militar y tecnológico”. El titular de interior ha asegurado que la organización criminal no sólo estaba asentada en España sino que en parte de Europa y gracias a su entramado había conseguido realizar varios envíos a Siria e Irak simulando ser una ONG de carácter humanitario que realizaba envíos a las zonas de conflicto. 

Los detenidos utilizaban diferentes puertos españoles y entre los arrestados se encuentra el líder de la organización, que “tiene estrechas relaciones con el Daesh e incluso captaba a mujeres para enviarlas a la zona de conflicto para emparejarlas con yihadistas”, según explicó Fernández Díaz. La organización utilizaba las redes sociales y perfiles para expandirse por Europa y contaba con una red de financiación para adquirir los materiales que después enviaban en contenedores. Se les acusa también de blanqueo de capitales, de la compra en el mercado negro de armas y explosivos y de financiarse mediante técnicas ilegales y estafas de carácter informático.

La Policía Nacional inició la investigación en 2014 tras tener sospechas de que se estaban realizando envíos desde España a grupos terroristas yihadistas. La madrugada del sábado al domingo los agentes realizaron doce entradas simultáneas en pisos, locales y almacenes de la organización. Fruto del operativo detuvieron a siete supuestos yihadistas en Onteniente (Valencia), en Ceuta y en las localidades alicantinas de Crevillente, l'Alqueria d’Ansar, Muro d’Alcoi, Alcoy y Alicante. Todos los arrestados son de origen sirio, jordano o marroquí aunque cinco de ellos habían conseguido la nacionalidad española. La investigación sigue abierta y el ministro no descartó nuevas detenciones.

La operación, que continúa abierta, se está desarrollando bajo la dirección del titular del Juzgado Central de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional y en coordinación con la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Con la detención de esos siete presuntos yihadistas, el número de personas arrestadas en España en 2015 y 2016 vinculadas a este tipo de terrorismo se eleva a 82, según datos del Ministerio del Interior. En lo que va de 2016 la Policía ha efectuado dos operaciones contra el yihadismo.