Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“¿A nosotros nos van a dar lecciones de izquierda?”

Los principales líderes territoriales del PSOE expresan su malestar con Iglesias. Piden contundencia ante el desafío secesionista

Susana Díaz, a su llegada al comité federal del PSOE. Uly Martín / ATLAS

El Comité Federal del PSOE evidenció dos certezas: el recelo que Pablo Iglesias despierta en los principales líderes territoriales y una respuesta contundente que no permita la menor sospecha de la defensa por parte de los socialistas de la unidad de España ante el desafío soberanista en Cataluña.

Javier Fernández, presidente de Asturias y uno de los principales referentes del socialismo, se mostró especialmente crítico con Iglesias, al que calificó de “perdonavidas”. “El lunes en EL PAÍS escribía un artículo en el que aludía a que había unas bases de izquierdas y unos aparatos de derechas. Unos militantes buenos y unos militantes malos. Es una situación dramática porque hablamos de un tipo que en meses fue capaz de pasar de revolucionario a reformista, del chavismo a la democracia nórdica. La identidad de una fuerza política también se construye frente a los contrarios”, observó el presidente autonómico.

“[Iglesias] está diciendo claramente que quiere ocupar nuestro espacio político, que dice que los socialistas son muy buena gente gobernada por una hueste de mandarines (…) Está propiciando un motín de las bases contra sus dirigentes. No nos ataca por lo que hacemos, nos ataca por lo que somos”, insistió Fernández, que mantiene una relación tirante con Podemos en el Parlamento regional.

Reticencias en los líderes regionales

Javier Fernández, presidente de Asturias, sobre Pablo Iglesias: “En meses fue capaz de pasar de revolucionario a reformista, del chavismo a la democracia nórdica”.

Guillermo Fernández-Vara, presidente extremeño: “Si no dejamos claro que el PSOE nada tiene que ver con el independentismo ni por activa ni por pasiva, en Extremadura nos matan”.

Eduardo Madina: “No me trago esa ficción de que la izquierda es mayoritaria aritméticamente [en el Congreso]. La suma de Podemos, PSOE más IU sigue sumando hoy menos que la suma de PP y Ciudadanos”.

Javier Lambán, presidente de Aragón, sobre el anuncio de Sánchez: “Es una consulta a los círculos del partido”.

En cuanto a la posición del PSOE frente al desafío secesionista en Cataluña, el dirigente asturiano, una de las voces más respetadas dentro de su partido, fue contundente: “Hace unas semanas decidimos que no íbamos a pactar con partidos que se preocupan menos de la estructura social de España que de su estructura territorial; en democracia se puede debatir de todo pero no en las fronteras que quieren”.

Guillermo Fernández-Vara mantuvo sus críticas tanto al partido de Iglesias como a los independentistas. “Podemos lo que defiende no es un gobierno de coalición, sino una coalición de gobierno. Seremos responsables ante la ciudadanía de lo que hagamos nosotros y de lo que hagan ellos”, aseveró el presidente de Extremadura mientras ironizaba con el reparto de ministerios que Iglesias planteó la semana pasada: Economía, Defensa o Interior, entre otros. “Por favor, que nadie sufra en los departamentos [exigidos], no me traigas pobres y desharrapados que no quiero saber nada de ellos”, cargó Fernández-Vara.

El presidente extremeño también advirtió de la respuesta del PSOE a la crisis política en Cataluña. “Si no dejamos claro que el PSOE nada que tiene que ver por activa y pasiva con el independentismo, si hay cualquier sombra de duda en la población, en ese ciudadano que siempre ha sido fiel al PSOE, que nos ha visto como un partido moderado… Tenemos mucho que perder”.

Javier Lambán, presidente de Aragón se refirió a la “consulta a los círculos del partido” anunciada por Pedro Sánchez, en una alusión a la estructura asamblearia de Podemos que provocó cierto revuelo en el Comité Federal. El mandatario aragonés, como los principales líderes territoriales, advirtió de la respuesta al secesionismo: “No podemos ir al gobierno con la aceptación por activa o por pasiva de los independentistas. Pedro Sánchez no puede ser presidente con el permiso de los independentistas. Eso no sería un gobierno socialista, sería el patíbulo definitivo del PSOE”.

“¿A nosotros nos va a dar lecciones de izquierdas quién? ¿Unos tipos que se piden la dirección del CNI? ¡Hombre!”, apuntó Miquel Iceta, secretario general del PSC, en su turno de palabra, en el que se mostró mordaz con Podemos. “El día que salió Pablo Iglesias tenía que haber salido alguien diciendo que se había olvidado de pedir el tren eléctrico. A mí este señor no me puede humillar”, dijo del reparto de carteras propuesto por Podemos.

“El problema de este país es el PP”, afirmó el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que centró su intervención en la gestión de su Ejecutivo frente a los casos de corrupción que afectan los últimos días al PP en la región que preside. “Valencia no es Sicilia (...), al final la mancha [de la corrupción] nos llega a todos”, lamentó.

Eduardo Madina fue otro que expresó su recelo, no ya a un pacto con Podemos, sino a la suma de escaños de la izquierda en el Congreso. “Mantener los fundamentos de la ficción suele ser interesante en términos cinematográficos o literarios, pero en niveles políticos conduce a la frustración. No me trago esa ficción de que la izquierda es mayoritaria aritméticamente [en el Congreso]. La suma de Podemos, PSOE más IU sigue sumando hoy menos que la suma de PP y Ciudadanos. No ha variado”, afirmó en el cónclave socialista. “No sabía que quienes decimos que 163 [los 123 diputados del PP más los 40 de Ciudadanos] es más que 161 [los 90 del PSOE, los 69 de Podemos y sus confluencias territoriales y los dos de IU] somos menos de izquierdas que quienes decimos lo contrario”, insistió Madina, segundo en las primarias en las que Pedro Sánchez fue elegido secretario general del PSOE.