Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
OPINIÓN

El Gobierno del cambio

"Es legítimo que el PSOE prefiera entenderse con Ciudadanos y con el PP, pero debe respetarse que nosotros nos dejemos la piel para intentar un Gobierno de progreso"

El resultado de las elecciones del 20-D puso fin al sistema del turno en España. Se abrió así la posibilidad histórica de que en nuestro país haya un Gobierno que no esté dominado en exclusiva por las viejas maquinarias partidistas que se han repartido el poder durante las últimas décadas. Por primera vez, es posible que en España haya un Gobierno plural y progresista lo suficientemente desvinculado de las prácticas del pasado como para garantizar la aplicación de un programa de rescate social inmediato para los 100 primeros días, que lidere los cambios constitucionales que demandan los ciudadanos, que aporte soluciones democráticas y nuevas fórmulas de encaje a la crisis territorial, y que descolonice con savia nueva las instituciones.

Frente a la rumorología, a las filtraciones interesadas y al juego de sombras y medias verdades que ha provocado que la Mesa del Congreso esté controlada por PP y Ciudadanos tras llegar a un acuerdo con el PSOE, nosotros hemos hecho una propuesta clara. Hemos dicho que es posible que los más de cinco millones de votantes que dieron su confianza al PSOE, y los seis millones que apostaron tanto por Podemos y las confluencias en las que participamos como por IU-Unidad Popular, vean satisfecha su aspiración de que España cuente con un Gobierno plural y progresista. No podemos fallar a esos 11 millones de votantes ni a aquellos que, bajo ningún concepto, quieren que el PP siga gobernando. Este Gobierno del cambio sería, de hecho, uno de los Gobiernos con mayor base electoral en la historia de España, e incorporaría una tradición habitual en la cultura europea: la de los Gobiernos de coalición.

Existen enormes presiones de los grupos de poder, en España y en el extranjero, para que las viejas maquinarias sigan manteniendo el Estado en sus manos, en este caso con la connivencia de Ciudadanos, que, una vez desinflada su burbuja, se ha mostrado como el mejor aliado del proyecto gatopardiano de las élites para que todo siga igual mediante un pacto de búnker PP-PSOE-Ciudadanos. Ciudadanos no representa ni cambio ni progreso; es más bien la bisagra para que el viejo turnismo se atrinchere y resista el impulso de la nueva Transición. Frente al “inmovilismo pactado”, la historia ofrece una oportunidad de avance social y democrático que debe abrirse paso para alterar la correlación de fuerzas en Europa y limitar los excesos del ordoliberalismo alemán.

Lo hemos dicho muchas veces y lo seguimos pensando: no confiamos en los aparatos del PSOE, pero admiramos a sus bases y a sus votantes. Mientras que los viejos aparatos y sus profesionales no desaprovechan ninguna oportunidad para hacer lo contrario a lo que predican, pactando con lo que ellos mismos llamaron “las derechas”, las bases socialistas simpatizan más con nosotros que con esas derechas, y saben que nuestra presencia en el Gobierno, desde la vicepresidencia hasta los ministerios estratégicos que nos correspondan, es la mejor garantía de que su partido no les vuelva a defraudar. Fue una mala noticia el acuerdo que entregó la Mesa al PP y a Ciudadanos; no solo porque prefigura la imagen de un Gobierno a tres que no quieren las bases socialistas, sino porque va a dificultar la acción legislativa progresista en la Cámara. Es legítimo que el PSOE prefiera entenderse con Ciudadanos y con el PP antes que con nosotros, pero debe respetarse que nosotros nos dejemos la piel para intentar un Gobierno de progreso. Sabemos además que la mejor vacuna contra la traición, las filtraciones falsas y el doble juego es hacer a los ciudadanos testigos de lo que se dice y se hace. Por eso hemos invitado a Sánchez a un diálogo público y abierto a la ciudadanía, sin perjuicio de las reuniones que deban tenerse. En las reuniones se fija el texto de los acuerdos que después deben hacerse públicos, pero en los diálogos públicos se contrastan propuestas y argumentos.

La retirada “temporal” de la candidatura de Mariano Rajoy ha acelerado las posibilidades de que el Gobierno del cambio se concrete. No hay tiempo que perder ni que regalar a los que se aprestan a sugerir que, prescindiendo si hace falta de Sánchez y Rajoy, una gran coalición del PP, el PSOE y Ciudadanos podría ser viable. Frente al plan restaurador de los inmovilistas, el momento requiere esa “l’audace, encore de l’audace, toujours de l’audace” por la que Danton pasó a la historia.

Estamos en un momento en el que la intuición histórica, eso que Isaiah Berlin llamaba “sentido de la realidad”, nos debe llevar a jugar un papel que responda a los anhelos de la mayoría. Por eso, estamos preparados para formar Gobierno. He podido conversar con Alberto Garzón y está dispuesto a que avancemos en la dirección del cambio. He hablado con dirigentes de otras fuerzas que están abiertos al diálogo y que no quieren que gobierne el PP. Este domingo he hablado con Sánchez, y espero, de corazón, que se permita estar a la altura.

Pablo Iglesias es secretario general de Podemos.

 

En una primera versión de este artículo, publicado en la web de EL PAÍS este domingo, el autor indicaba que no había logrado hablar aún con Sánchez. Tras producirse posteriormente la conversación entre ambos, el artículo ha sido actualizado por el autor.