Israel paga 200.000 euros por la muerte del cabo Soria

Este jueves hace un año que el cabo murió por el disparo de un obús en el sur de Líbano

Israel ha pagado 200.000 euros a la viuda y a la hija del cabo Francisco Javier Soria Toledo, que hace este jueves un año murió por el disparo de un obús de artillería de 155 milímetros en una posición de la ONU en el sur de Líbano.

Fuentes gubernamentales subrayaron que es el primera vez que Israel acepta indemnizar por la muerte de un casco azul, lo que supone una asunción implícita de responsabilidad. Esta indemnización es independiente de la que abonan la ONU y el Ministerio de Defensa.
El ministro Pedro Morenés aseguró en el Congreso, en abril pasado, que la muerte del cabo Soria se debió a una “cadena de errores” y “negligencias” del Ejército israelí, que no tuvo ninguna “intencionalidad” de matar.

Pero ni esta explicación ni el dinero han disuadido a los padres del casco azul español de reclamar una investigación judicial independiente. Tras haber pedido a la justicia militar que se inhibiera de la investigación por estimar que no era competente, el caso llegó en junio pasado a la Audiencia Nacional, donde el asunto ha estado paralizado seis meses.

Petición a Exteriores

Por fin, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, envió el pasado martes un requerimiento al Ministerio de Exteriores para que le facilite cualquier dato que tenga sobre el asunto y para que pregunte a Israel si se tramitan diligencias por esta muerte en algún órgano judicial de dicho país. Comprobar que el caso no se está investigando es una gestión previa a la admisión de la querella.

Salvo casos excepcionales, las muertes causadas por el Ejército israelí se solventan con investigaciones internas, no de carácter judicial. “No podemos trasladar a nuestros militares el mensaje de que no los defendemos”, alegan fuentes israelíes.

En cambio, donde el caso ya ha desembocado en un juzgado es en Líbano, después de que el fiscal militar remitiera las diligencias a un juez en diciembre pasado. Fuentes diplomáticas aseguran que la decisión del fiscal libanés es de puro trámite, pues en Líbano siempre se abre un proceso judicial cuando se producen víctimas por un ataque israelí. Pero la posibilidad de que prospere es prácticamente nula, pues Líbano e Israel no tienen relaciones diplomáticas y el juez libanés ni siquiera puede pedir la cooperación del país vecino.

Más información