La lluvia da tregua a la lucha contra los incendios de Cantabria

El Ejecutivo de Revilla estudia desactivar la alerta por la ausencia de incidentes reseñables

Uno de de los montes próximos a la localidad cántabra de Viérnoles. Foto: P. P. Hoyos (EFE) / Vídeo: ATLAS

Las lluvias caídas este lunes en Cantabria han sofocado las llamas que llevan días asolando la comunidad autónoma. La región ha sido la más castigada por los incendios estos días, cuyas llamas han arrasado hasta 2.000 hectáreas de bosque de alto valor ecológico. Una circunstancia que llevó al Gobierno de Miguel Ángel Revilla a encender la máxima alerta y que este martes ha estudiado desactivar ante "la situación de absoluta normalidad que ahora predomina en sus montes", según han especificado en un comunicado. El terreno húmedo que han dejado las precipitaciones y los trabajos de extinción son los principales motivos de "la ausencia de incendios". Circunstancia que se ha repetido en Asturias, donde solo quedan ocho focos controlados.

Las incidencias reseñables han cesado en Cantabria en lo que va de martes. Solo se mantienen varios rescoldos de incendios anteriores en algunas zonas de Ramales de la Victoria, Anievas, Terán o Arenas de Iguña, pero que han sido sofocados con rapidez sin necesidad de movilizar a los equipos aéreos.

El despliegue de medios humanos y materiales ha sido "inédito" en la comunidad autónoma, sobre todo el lunes, cuando se registraron hasta 90 focos activos. En el operativo han intervenido 700 efectivos repartidos entre la Unidad Militar de Emergencias (UME), personal del Gobierno regional, Guardia Civil y voluntarios.

El presidente de Cantabria ha ratificado este martes que "la pesadilla ha terminado", y que ahora es momento de estudiar si pedirán ayudas al Gobierno central. Revilla ha manifestado su "sorpresa", porque, según ha comentado, ni Mariano Rajoy ni la ministra de Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, le han llamado para preocuparse por los incendios forestales, "los más graves" que se han registrado de la región.

Las precipitaciones también benefician a Asturias

La lluvia caída durante la noche de este lunes ha favorecido la extinción de la mayor parte de los incendios forestales en Asturias, donde en la mañana de este martes solo quedaban ocho focos controlados, según informa EFE.

Los puntos en los que aún queda humo, pero no llamas, se sitúan en los concejos de Parres, Siero, Coaña, El Franco, Cabrales, Santo Adriano, Riberra de Arriba y Llanes.

ampliar foto
Un bombero apaga un incendio en Ribera de Arriba (Asturias), este lunes. EFE

En los últimos 10 días se han declarado decenas de incendios que han arrasado cientos de hectáreas de monte bajo y arbolado, cuya cifra exacta está pendiente de cuantificar por los servicios de emergencia. Mientras tanto continúa la investigación iniciada por la Guardia Civil y los bomberos de Asturias para determinar la posible intencionalidad de algunos de los fuegos, que se multiplicaron por toda la geografía asturiana ante las condiciones meteorológicas adversas.

200 hectáreas arrasadas en Berango y Sopela (Bizkaia)

El incendio forestal declarado en la tarde de este domingo en Berango (Bizkaia) ha quedado extinguido en la medianoche de este martes sin incidencias personales. En un primer balance, el fuego ha afectado a alrededor de 200 hectáreas, el 70% de las cuales corresponden a Berango y el 30% a Sopela, según cifras de la Diputación Foral de Bizkaia.

Más de un centenar de profesionales de la Diputación han participado en las tareas de extinción desde el domingo: 50 bomberos y 70 efectivos, entre agentes forestales y personal de Basalan.

Más información