Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Colas de hasta cinco horas en los consulados para poder votar el 20-D

Los españoles en el extranjero cuestionan el corto plazo que tienen para tramitar su inscripción en las oficinas diplomáticas para poder sufragar en las elecciones generales

Las colas en el Consulado en Londres, el pasado lunes.

Los españoles en el extranjero se han encontrado con largas colas en los consulados —algunas de entre tres y cinco horas, en el caso de Londres o Hamburgo— cuando se han acercado para comprobar si constaban en el censo electoral o para tramitar su inscripción. El objetivo es poder votar en los comicios generales del próximo 20 de diciembre. Los electores emigrados han criticado el corto plazo —de apenas ocho días— y la discrecionalidad de algunas oficinas diplomáticas a la hora de pedir documentación que otras delegaciones no solicitan, por ejemplo, partidas de nacimiento. 

El censo electoral para las generales es el cerrado el pasado 1 de agosto, según los plazos que marca la ley. Sin embargo, una vez publicada la convocatoria de elecciones, la norma también contempla un periodo de ocho días que, en teoría, obliga a los consulados españoles a recibir solicitudes de inscripción en el CERA (Censo de Extranjeros Residentes Ausentes) mediante reclamación.

Sin embargo, muchos electores no conocían esta información y, aun conociéndola, se han encontrado con que el plazo era ajustado. La ley electoral establece que el periodo de reclamación para el censo se abre entre el sexto y el decimotercer día posterior a la convocatoria electoral; es decir, en este caso, entre el lunes 2 y el lunes 9 de noviembre. Sin embargo, muchos españoles se volcaron en las oficinas diplomáticas durante el único fin de semana que tenían para hacerlo —el sábado 7 y, en algunos consulados, el domingo 8 de noviembre— porque entre semana trabajan o estudian.

A ellos se sumaron los electores que viven en ciudades tan alejadas de los consulados que les resulta difícil acercarse entre semana. Este ha sido el caso de la española María del Mar Castillo, una profesora que vive en Santa Fe (Nuevo México), en Estados Unidos. "Mi consulado más cercano está en Houston (Texas), a 1.500 kilómetros de distancia o 13 horas en coche. Sin parar, claro, y solo de ida".

María del Mar cuenta que la primera semana de octubre envió al Consulado en Houston todos los papeles que le pidieron. La oficina le contestó por correo hace dos semanas: le pidieron que se comunicara con ellos una semana después para verificar si estaba inscrita. "Así lo hice, pero me respondieron diciendo que, como me había inscrito después del 1 de agosto, tenía que acercarme personalmente con mi pasaporte a rellenar un formulario para estar inscrita y poder votar".

Experiencias como esta son frecuentes, según ha documentado Marea Granate, un colectivo que agrupa a españoles emigrados y que cuestiona las trabas del sistema. "Los españoles en Irlanda del norte tienen que ir hasta Edimburgo porque no los dejan ir a Dublín. El consulado de París atiende a todo el norte de Francia e, incluso, hemos recibido casos de españoles que viven en la isla de Reunión y tienen que ir hasta París. Al final, si trabajas o estudias, solo tenías un día o dos para ir al consulado, en el caso de aquellos que atendieron el domingo", cuenta María Almena, española residente en París e integrante de Marea Granate.

La plataforma DosMillonesDeVotos, integrada por medio centenar de juristas, había pedido al Ministerio de Asuntos Exteriores que los consulados ampliaran sus "limitados horarios" (la atención al público concluye a las 14.00 en la mayoría), habilitaran un teléfono de asistencia y permitieran las subsanaciones del censo o registros de manera no presencial (a través de, por ejemplo, un correo electrónico o teléfono). "Si ya te habías inscrito en el consulado, pero has cambiado de domicilio y quieres subsanar esa información en el censo, no tendrían que pedirte que te acerques personalmente. Más cuando el periodo de reclamación es muy limitado y cada consulado define si atiende o no después de las dos de la tarde o si trabaja el fin de semana", afirma el español Víctor Casanova, que reside en Nueva York (Estados Unidos) y que es parte de la plataforma.

Fuentes de Exteriores sostienen que la afluencia de público suele ser mayor cuando está por vencer un plazo. "Las colas han sido episodios puntuales", añaden desde el departamento, " y para hacer frente a esta mayor afluencia hemos reforzado los consulados con más personal y con horarios de atención más prolongados".

Otra opción: el ERTA

Los españoles en el extranjero que no están en el CERA tienen una segunda opción: registrarse en el ERTA (Españoles Residentes Temporalmente Ausentes). Sin embargo, Exteriores señala que este registro está pensado para españoles que se encuentran fuera de España de manera temporal y no para aquellos que residen en el extranjero permanentemente. Sin embargo, DosMillonesDeVotos y Marea Granate cuestionan que, para acreditar la "situación de temporalidad", los consulados piden diferente documentación y, por tanto, la tramitación se vuelve discrecional.

Por ejemplo, Marea Granate ha recibido casos de españoles en Colombia a los que les han pedido la partida de nacimiento para poder ser registrados como temporales. En Australia, en cambio, tienen el caso de españoles que, a pesar de llevar seis meses en el país, les piden registrarse como permanentes. En anteriores procesos electorales, Londres ha pedido declaraciones juradas de llevar menos de dos meses en Reino Unido. Almena destaca que los consulados deben estar para facilitar, no para entorpecer. "Es una arbitrariedad tener esta mano libre para poner criterios más restrictivos a los españoles y que no aparecen en ninguna ley".

¿Cómo votar desde el extranjero?

a) Estoy fuera, pero no estoy inscrito en el consulado. A partir del 28 de octubre, un día después de convocadas las elecciones generales, y hasta el 21 de noviembre los electores pueden acercarse personalmente al consulado para inscribirse en el ERTA (Españoles Residentes Temporalmente Ausentes) y pedir el voto (el llamado "voto rogado"). Para ello deben entregar una fotocopia del pasaporte o DNI. Quienes residen en el extranjero de manera permanente podían aprovechar el periodo de reclamación —que se abrió entre el 2 y el 9 de noviembre— para ir al consulado y pedir ser incluido en el CERA (Censo de Extranjeros Residentes Ausentes). Los que siguieron esta segunda opción deben rogar el voto hasta el 21 de noviembre.

b) Estoy fuera y ya estoy en el ERTA. El español que se encuentra en el extranjero debe acercarse al consulado y pedir el voto entre el 28 de octubre y el 21 de noviembre. La inscripción ya no es necesaria al estar en el ERTA, pero sí debe "rogar el voto" para poder sufragar. También tiene que entregar una fotocopia del pasaporte o del DNI.

c) Vivo fuera y ya estoy en el CERA. No necesita acercarse al consulado, pero tiene que "rogar el voto" (por teléfono, fax o correo) entre el 28 de octubre y el 21 de noviembre. El elector podrá enviar su voto por correo al consulado hasta el 15 de diciembre, cinco días antes de las elecciones. Una segunda opción es, después de "rogar el voto", votar en urnas en el consulado, entre el 16 y 18 de diciembre. Sin embargo, el elector debe consultarlo en la oficina diplomática más cercana a su residencia porque no en todas habrá esta opción.

Más información