Defensa da por desaparecidos a los militares accidentados en el Atlántico

La versión de que habían sido rescatados por un pesquero marroquí está en duda porque los españoles no han dado señales de vida

 Atlas

Un día después del accidente sufrido el pasado jueves por un helicóptero Super Puma del Ejército del Aire, a 280 millas de Gando (Las Palmas), siguen sin ser localizados los tres tripulantes, según confirmó anoche Pedro Morenés, ministro de Defensa. Este departamento informó erróneamente, la noche del jueves, que los tres militares —un capitán, un teniente y un sargento— habían sido rescatados por un pesquero marroquí y que estaban siendo llevados al puerto de Dakhla, en el Sáhara Occidental. "No descartamos ninguna hipótesis", dice Morenés.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, admitió este viernes por la noche en Canarias que los militares que iban a bordo del helicóptero siniestrado “siguen desaparecidos”. Hasta ahora, los servicios de rescate no han podido acceder a la cabina del Super Puma accidentado, por lo que no se descarta que los ocupantes se hundieran con el aparato.

Uno de los implicados es el único superviviente de otro siniestro de un  helicópetero en marzo de 2014

No obstante, el ministro precisó que el helicóptero "puede haber amerizado" sin producirse la desgracia, argumentando que el aparato "no está destrozado" y no se han encontrado signos de "violencia" en la caída. "Hasta ahora no hay contacto real. No los hemos encontrado ni en superficie, ni en ningún pesquero, ni sabemos si están en el helicóptero. No descartamos ninguna hipótesis", reconoció Morenés en una comparecencia en la base grancanaria de Gando.

El ministro lamentó la "distorsión informativa" que supone que en Defensa difundiera en la noche del pasado jueves una nota asegurando que los tres tripulantes habían sido rescatados. Atribuyó ese error a una comunicación del Gobierno marroquí que llegó apuntalada por categorizarse como de "verificación absoluta". "Por eso lo comunicamos a los medios de comunicación", agregó.

España reanudó este viernes la búsqueda de los tres militares que viajaba a bordo de un helicóptero Super Puma que el pasado jueves cayó al Atlántico a 280 millas de Gando (Las Palmas) y a unas 40 al suroeste de Dakhla, antigua Villa Cisneros, en el Sáhara Occidental. Aviones de la patrulla marítima CN-235 (Delta-4) rastrean la zona a la búsqueda de posibles náufragos, mientras que la Armada ha desplazado hasta Dakhla un equipo de buceadores para examinar los restos del helicóptero, ya hundido. El buque El camino español del Ejército de Tierra navega rumbo a dichas aguas.

La versión de que los tres militares habían sido rescatados el jueves por la noche por un pesquero marroquí ha resultado inveraz.

Tampoco se han confirmado las noticias que el jueves indicaban que un helicóptero marroquí había divisado sobre las 19.30 una lancha con bengalas cerca de donde cayó el Super Puma español. Un caza F-18 y un CN-235 (Delta-4) del Ejército del Aire salieron desde Canarias en su búsqueda pero, aunque avistaron los restos del aparato, no hallaron rastro de la balsa. Ya entrada la noche, Marruecos informó de que un pesquero (inicialmente se dijo que era una patrullera de la Gendarmería) los había rescatado. Ha resultado ser falso.

El aparato accidentado ahora, un AS332 del 802 Escuadrón de Servicio de Búsqueda y Salvamento del Ejército del Aire, desapareció del radar a las 15.05 del jueves (hora peninsular española). En ese momento se activó la baliza de la aeronave y comenzó a emitir señales de alerta, pero no fue posible conectar vía radio por la falta de cobertura en la zona.

El helicóptero había despegado de la localidad mauritana de Nuadibu, donde hizo escala para repostar, a las 14.13 y tenía prevista su llegada a Gando (Gran Canaria) a las 17.45 del jueves. Los militares procedían de Dakar (Senegal), donde habían permanecido dos semanas participando en un programa de adiestramiento de las Fuerzas Armadas senegalesas.

Más información