Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera ola de calor del verano afecta a toda la Península y Baleares

Las temperaturas altas se mantendrán, al menos, hasta el próximo martes

19 provincias están en alerta amarilla este viernes.
19 provincias están en alerta amarilla este viernes.

Una ola de calor afectará a la Península y Baleares durante este fin de semana. Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) este fenómeno se mantendrá al menos hasta el próximo martes. Se trata, según Aemet, de la primera ola de calor que se registra este año en la Península.

La ola de calor persistirá este sábado en la Península y se ha decretado la alerta amarilla (riesgo) por temperaturas máximas en 21 provincias, que son Cádiz, Granada, Huesca, Zaragoza, Teruel, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Salamanca, Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona, Ibiza y Formentera, Valencia, Cáceres, Badajoz, y Murcia. Mientras, en las provincias de Madrid, Jaén, Huelva, Córdoba y Sevilla se ha subido el nivel de alerta a naranja (riesgo importante). En el caso de estas dos últimas se superarán los 40º. En el interior de la Comunidad Valenciana se llegará a los 39º.

Esta primera ola de calor peninsular -en mayo, Canarias sí vivió este fenómeno- está causada por "una masa de aire muy cálido" que empezó a entrar en España a mediados de semana, según Aemet. Penetró por el oeste y el sur y "dará lugar a un progresivo ascenso de las temperaturas".

Aemet define una ola de calor como un episodio en el que durante al menos tres días se registran temperaturas máximas "por encima del percentil 95%" de la serie histórica de máximas diarias de julio y agosto entre 1971 a 2000. Es decir, no basta con que haga calor -que es lo que ocurre en verano-, sino que deben ser temperaturas por encima de la media habitual y que se mantengan en el tiempo. 

Aemet tiene registradas 80 olas de calor desde 1975, lo que supone una media de dos por año. La peor de estos últimos 40 años en la Península, según los archivos de esta agencia, se remonta a julio y agosto de 2003. El fenómeno duró 16 días y terminó afectando a 38 provincias. Y la temperatura máxima de la ola fue de 37,2 grados. Además, aquel verano de 2003 fue muy caluroso en su conjunto. Fue, según Aemet, "el más cálido desde que se tienen registros". En el caso de Canarias, la peor se registró entre agosto y septiembre de 1976 y duró 14 días.