Selecciona Edición
Iniciar sesión

Detenidos en Ceuta cuatro presuntos yihadistas dispuestos a atentar

Según el ministro del Interior, son dos parejas de hermanos "fuertemente radicalizados"

Agentes de policía, durante la operación policial. / efe /VÍDEO: ATLAS

La Policía Nacional ha iniciado esta madrugada una operación antiterrorista en la que ha detenido a cuatro presuntos yihadistas en Ceuta, dos parejas de hermanos "fuertemente radicalizados", muy adiestrados y que estaban "dispuestos a cometer un atentado" e incluso "inmolarse", según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha añadido que la célula desarticulada guarda "gran paralelismo" con los terroristas que recientemente atentaron en París contra la revista Charlie Hebdo.

Los detenidos, de nacionalidad española y origen marroquí, tenían la "fuerte determinación de atentar" y una fuerte "preparación psicológica, además de física y del manejo de las armas", ha asegurado el ministro en la convención que este fin de semana celebra el Partido Popular en Madrid.

Los primeros indicios recabados han permitido determinar que no se trata de una célula de captación destinada a enviar combatientes a Siria, como las que se han desarticulado en los últimos años en la ciudad autónoma, sino un grupo operativo vinculado a Al Qaeda que podría preparar una acción terrorista aún no documentada. La policía trata de acreditar ahora que los arrestados contaban con infraestructura para llevar para llevar a cabo un atentado en territorio español.

Los cuatro detenidos, que formaban parte activa de la célula, actuaban siguiendo las consignas impartidas por el líder de la organización terrorista "yihadista de referencia" Estado Islámico (DAESH), Abu Bker Al Baghdadi, según ha indicado el Ministerio del Interior en un comunicado, informa Europa Press.

La operación, denominada "Chacal", se ha completado con dos registros domiciliarios. En estos la Policía ha localizado una pistola automática del calibre 9 milímetros metros parabelum, uniformes de combate, capuchas del tipo pasamontañas, placas de matrícula de vehículos españoles, machetes de grandes dimensiones, otro tipo de armas blancas y armas cortas no de fuego, munición de diverso tipo, material informático y diversa documentación que será sometida a estudio.

El departamento que dirige Fernández Díaz ha advertido de una serie de elementos que ponen de manifiesto "la peligrosidad" de los detenidos, así como la similitud con el perfil de los terroristas franceses. En concreto, señala como "elementos coincidentes" que las dos parejas de hermanos detenidas han adquirido un alto nivel de "radicalización", asumiendo incluso su propia muerte en el transcurso de la comisión de un acto terrorista, así como que todos estaban entrenados física y mentalmente para llevar a cabo la "yihad" y adoptaban numerosas y complicadas medidas de seguridad en sus desplazamientos y comunicaciones. Interior ha indicado además que los detenidos tenían acceso a la adquisición de armas de fuego en el mercado negro y habían realizado prácticas con ellas y contaban con "determinación" para su uso en un potencial atentado terrorista.

El dispositivo se puso en marcha hace dos semanas cuando uno de los detenidos publicó en su perfil de Facebook un vídeo realizando entrenamientos militares y haciendo cantos coránicos y llamamientos a la yihad, según fuentes cercanas a la investigación. La policía busca ahora más material incriminatorio en las viviendas registradas en el barrio del Príncipe, vivero de donde han salido varios jóvenes para luchar en las filas del Estado Islámico en los últimos años.

La operación, llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información, ha sido dirigida y coordinada por el fiscal de la Audiencia Nacional Daniel Campos, que está presente en los registros, y el titular del Juzgado Central número cinco. Las detenciones se han realizado ante la situación de alarma internacional desatada a raíz de los atentados en París contra la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío en los que fallecieron 17 personas.

Esta nueva operación se produce un día después de que se anunciara una macrooperación conjunta de España, Francia y Marruecos con más de 100 detenidos contra una red de tráfico de hachís que se sospecha que financiaba el yihadismo. Los traficantes se organizaban como células terroristas, movían toneladas de droga y millones de euros al mes por todo el territorio nacional, además de manejar armas de guerra.

En diciembre pasado, la policía desmanteló en España y Marruecos una red de reclutamiento de mujeres para enviarlas a Irak y Siria para servir al Estado Islámico. Las detenciones se produjeron en Ceuta, Melilla y Barcelona.