Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Siete detenidos por captar a 12 mujeres para el Estado Islámico

Operación conjunta entre España y Marruecos en Ceuta, Melilla, Barcelona y Castillejos

Detenidas cuatro reclutadoras, una de ellas menor y otra natural de Chile

La policía ha desmantelado en España y Marruecos una red de reclutamiento de mujeres para enviarlas a Irak y Siria para servir al Estado Islámico como “guerreras yihadistas” o amantes de combatientes. La red había captado a través de Internet y WhatsApp a 12 jóvenes, muchas de ellas de Ceuta y Melilla. Las reclutadoras directas eran cuatro mujeres jóvenes, dos de ellas de Melilla —una menor de edad—, otra de Ceuta, y otra, detenida en Barcelona, natural de Viña del Mar (Chile). La Comisaría General de Policía detuvo este martes, además, a una quinta persona relacionada con esta red, un hombre que ayudaba a las reclutadoras. Las fuerzas marroquíes detuvieron, por su parte, a dos hombres en Castillejos, la localidad marroquí pegada a Ceuta.

MÁS INFORMACIÓN

La red estaba dirigida por los dos detenidos en Marruecos, aunque estos siempre quedaban en la sombra y no daban la cara. Ambos dejaban el trabajo de captación y leva de acólitas a mujeres jóvenes. Las cuatro detenidas en España eran reclutadoras. “Y eran muy eficaces”, según fuentes de la lucha antiterrorista. Las cuatro, según el Ministerio del Interior, “eran convencidas y muy radicales de la causa”, y tenían un manejo fluido de las redes sociales.

Su trabajo comenzaba fundamentalmente en Facebook, donde las reclutadoras insertaban “machaconamente” mensajes sobre “la crisis de valores existente en la sociedad occidental actual”. Esa decadencia solo puede superarse, les contaban a las interesadas, con el islamismo más rigorista.

Las que contestaban y mostraban su interés eran redirigidas a foros privados de WhatsApp, donde empezaba el bombardeo de las reclutadoras para que pasaran a la acción. Y solo si, en foros más restringidos, alguna de las contactadas daba su sí a la yihad más radical, las reclutadoras se encontraban con las reclutadas cara a cara con ellas y ponían su oferta de redención sobre la mesa.

Las fases de la captación

Interior asegura que la red desarticulada tenía un protocolo de captación con tres fases:

El principio: las reclutadoras ponían mensajes en Facebook (sobre todo) sobre la supuesta decadencia de Occidente. Quienes respondían con interés eran “filtradas” hasta la siguiente fase del proceso.

El segundo paso: las que se interesaban eran dirigidas a foros restringidos de Whatsapp, donde empezaba la “reprogramación” a fin de invitarlas a “pasar a la acción”.

Fase final: las que continuaban el camino eran llevadas a foros aún más cerrados, de difícil acceso. Cuando ya se las consideraba reclutadas, llegaba el momento del contacto cara a cara. Y el viaje

Tres de los supuestos captadores directos fueron detenidos poco antes de las siete de la mañana de este martes en Melilla. Una de las arrestadas fue llevada comisaría vestida con un niqab. Los agentes entraron en varias viviendas de los barrios de El Rastro y Cabrerizas, habitado en su mayoría por musulmanes. Las otras dos mujeres, igualmente dedicadas a la leva, fueron detenidas en Barcelona y Ceuta.

El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, confirmó en Santiago de Chile que la detenida en la capital catalana es originaria de ese país, concretamente de la ciudad de Viña del Mar, a 125 kilómetros al noroeste de Santiago, en la región de Valparaíso. Esta información fue también corroborada por el ministro de Interior chileno, Rodrigo Peñailillo.

Las doce captadas por la red, que están identificadas, tienen un perfil muy similar, según los responsables de la lucha antiterrorista: son jóvenes, algunas incluso menores de edad, con bajas expectativas socio-laborales y usuarias de las redes sociales “sin supervisión”.

Interior describe así la oferta que las captadoras hacían a las postulantes ya seleccionadas por la red: “Las reclutadoras activas ahora detenidas ofrecían a las jóvenes una visión completamente falsa e idealizada de lo que sería la vida en lo que denominan Califato del Estado Islámico, zona sirio iraquí controlada por DAESH [acrónimo en caracteres latinos del nombre en árabe Estado Islámico de Irak y el Levante, y es la denominación que se usa ahora en diplomacia para evitar la propaganda y fuerza del Estado Islámico], bien como verdaderas ‘guerreras yihadistas’, bien como protagonistas de una vida sentimental perfecta al lado de un muyahidin. Nada más lejos de la realidad de padecimientos y vejaciones que les aguardan”.

Las mujeres que se integran en la yihad en Siria o Irak se dedican habitualmente a cocinar y a contraer matrimonio con algún combatiente para engendrar hijos, según varios expertos en la materia. Estos no conocen ningún caso de mujer reclutada en Occidente que haya luchado con las armas. No obstante, hay brigadas de combate Siria compuestas íntegramente por mujeres.

Varias de las ya reclutadas y enviadas para servir al Estado Islámico son de Ceuta y Melilla (la zona de trabajo de la red desmantelada), aunque las fuentes consultadas no han precisado ni el número de ellas que son españolas ni su identidad.

El pasado 3 de agosto, dos mujeres, una de 19 años y la otra de solo 14, fueron capturadas en el paso de Beni Enzar, cuando se disponían a cruzar desde Melilla a Marruecos para unirse a otras correligionarias y desde allí volar a las zonas de combate. Las dos muchachas pretendían encontrarse en Marruecos con una red de reclutadores de Al Qaeda, que iba a trasladarlas “de forma inminente” a Irak o Siria para sumarse como combatientes a la yihad.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz interrogará el jueves que viene a tres mujeres y un hombre arrestados en España, que ya han sido trasladados a Madrid.

Más información